X Cerrar

El miedo a ruborizarse o ‘ereutofobia’ es una fobia específica por la que las personas afectadas sufren de ansiedad ante la perspectiva de ruborizarse. El miedo a ruborizarse se suele considerar como una fobia social ya que la causa principal de la ansiedad en los casos de miedo a ruborizarse es la ansiedad por ‘quedar en ridículo’. Si sufres del miedo a ruborizarte, a lo que tienes miedo en realidad es a la reacción que pueda tener la gente cuando te ruborizas.  Por lo tanto, el hecho de ruborizarse es en definitiva una especie de representación del malestar social y de la ansiedad que puedas sufrir al mero hecho de pensar que puedes ponerte en ridículo.

El miedo a ruborizarse, tal y como su nombre lo indica, se caracteriza principalmente por la ansiedad a la idea de ruborizarte. Por lo general esta ansiedad se suele manifestar estando en situaciones sociales, pero también puede aflorar al mero hecho de pensar en situaciones sociales. Por lo tanto, el miedo a ruborizarse se suele manifestar más a menudo si estás hablando con alguien de forma activa o estás en presencia de mucha gente. Pensamientos tales como ‘no vayas a ponerte ahora en ridículo’, o ‘no vayas a ruborizarte ahora’ no cesan de venirte a la mente. No obstante, estos pensamientos son por sí mismos suficientes para acabar provocando que te ruborices.

Cuando estás siendo victima del miedo a ruborizarse, también tienes miedo a que la gente piense que eres raro porque te ruborizas. Por lo tanto, lo que constituye el punto de partida de la ansiedad no es tanto el hecho de ruborizarse como el hecho de sentirse avergonzado. Las personas que tienen miedo a ruborizarse están a menudo convencidos de que el ruborizarse no está bien visto socialmente. Por lo que si te ruborizas, esto a la gente le puede parecer extraño.

¿De qué manera puede el miedo a ruborizarte tener un impacto negativo en tu vida?

Además de la constante preocupación por ruborizarte, a menudo tu vida va a sufrir seriamente las consecuencias del ese miedo a ruborizarte. En primer lugar, los pensamientos a los que no paras de darles vueltas ante la posibilidad de ruborizarse son agotadores. Obviamente no fomentan ni tu autoestima ni la seguridad que puedas tener de ti mismo. Por otro lado, el miedo a ruborizarte afecta a diferentes tipos de situaciones sociales. Por lo que no se trata sólo de tener que ir a hacer algo entre amigos; ir al supermercado por ejemplo también puede llegar a ser toda una aventura. Además, las personas que tienen miedo a ruborizarse a menudo también se sienten solas. Van a procurar evitar cualquier situación social, y ello puede conducir a un aislamiento. No cabe duda, por lo tanto, que el miedo a ruborizarse puede tener consecuencias sumamente graves en tu salud psíquica y tu bienestar.

¿Cómo luchar contra el miedo a ruborizarse?

Para luchar de forma efectiva contra el miedo a ruborizarse, puedes empezar por atacar los patrones de conducta negativos subyacentes que conducen al miedo a ruborizarse. La terapia de la conducta (o cognitivo-conductual) es una forma de terapia que ya ha demostrado sobradamente su efectividad en la lucha contra diferentes tipos de ansiedad.

Mis15Minutos.com‘ es un programa de autoayuda en línea que combina ciertas técnicas de la terapia conductual con técnicas de terapia sistémica con el fin de poder garantizar el que tú puedas eliminar completamente los patrones de conducta negativos que te conducen al miedo a ruborizarte. El programa te ofrece un amplio punto de vista sobre el miedo a ruborizarse y te orienta y asiste en tu lucha contra los patrones negativos subyacentes vinculados al miedo a ruborizarse.

¡Evalúa tu miedo a ruborizarte!

¿Necesitas saber hasta qué punto sufres de ansiedad o de qué manera afecta esta ansiedad a tu vida diaria? Entonces pasa aquí mismo el test de ansiedad gratuito.

AL AUTODIAGNÓSTICO