¿Causas de burnout?

El burnout se puede producir de varias maneras. En cuanto a cuales pueden ser las causas de un burnout, en general suele tratarse de la combinación de 2 elementos: la alteración de un equilibrio y de una manera de hacer frente a la situación (‘afrontamiento’) inadecuada .

Desequilibrio + mala elección de afrontamiento => burnout

La mayoría de las veces las causas de burnout están compuestas por estos dos elementos básicos.

¿Qué es un desequilibrio?

El primer elemento en el origen de las causas de burnout es el desequilibrio. En reglas generales, las personas viven gracias a un equilibrio. Por dar un ejemplo, en su relación de pareja. Uno de los dos da y el otro recibe. En lo relativo a la duración de la relación, invierten los papeles de tal forma que pueda mantenerse un equilibrio entre dar y tomar. Cabe la probabilidad de que una de las dos partes de repente decida que sólo quiere recibir, y esto puede afectar negativamente a la otra persona. A menudo, teniendo en cuenta que la persona que tiene que dar ya no está en condiciones de seguir dando, este reciente desequilibrio va a dar lugar al término o al deterioro de la relación.

Por lo tanto las personas viven en función de un equilibrio. Este equilibrio es fundamental en nuestra vida. De esta forma, en el trabajo, vamos a necesitar momentos positivos que van a permitir que nuestro nivel de estrés disminuya o para restablecer nuestra motivación. Dentro del contexto de las causas de burnout, podríamos interpretar este equilibrio como una especie de balanza. Para garantizar que vamos a poder seguir rindiendo de manera óptima, tiene que prevalecer un equilibrio entre la carga de trabajo y los elementos que nos ayudan a progresar y a seguir adelante en la vida. La carga de obligaciones profesionales puede, entre otras cosas, ser más importante y entonces vamos a experimentar más estrés. Puede llegar a ocurrir que esto dé lugar a las causas de burnout. Si por lo contrario se tiene buenos compañeros de trabajo, con los cuales podemos llevarnos bien, las causas de burnout tendrán menos probabilidades de tomar el control. Mediante la incorporación de un elemento positivo suplementario, podemos lograr reducir con más facilidad los factores negativos que desequilibran la balanza. Esto es a lo que nos referimos por equilibrio.

Causas del burnout: ¿qué es lo que genera un desequilibrio?

Acontecimientos sobrecogedores

Entre las causas de burnout podemos clasificar los acontecimientos traumáticos o sobrecogedores, ya que provocan estrés y, en consecuencia, destruyen el equilibrio. Van a aumentar la presión que ya soportas. Algunos ejemplos de acontecimientos sobrecogedores son los siguientes:

  • El fallecimiento de un familiar
  • El término de una relación de pareja
  • Problemas de salud física y/o mental

Al tener un gran impacto en tu salud mental, es probable que este tipo de acontecimientos alteren tu equilibrio. En otras palabras, pueden provocar que tu vida dé un giro de 180 grados. Además, estos acontecimientos pueden también contribuir a que estés cada vez más preocupado por todo y que entonces sufras más estrés. Cada persona vive de forma distinta la misma situación, por lo que cuando se trata de un acontecimiento sobrecogedor en el contexto de las causas del burnout, nos estamos refiriendo entonces a una experiencia subjetiva. El problema no radica en cómo los demás valoran tu situación, sino que se trata de cómo eliges tú afrontar la situación y cuál es el alcance de tu sufrimiento.

Fracasos de la vida cotidiana

No sólo el tipo de acontecimientos que contribuyen a cambiarte la vida son los que pueden actuar como causa del burnout. Los fracasos de la vida cotidiana pueden instalarse para acabar explotando al cabo de cierto tiempo. Por ejemplo, haces un buen trabajando y estás progresando considerablemente, pero siempre hay alguien que viene a traerte más carga de trabajo. Al cabo de un tiempo, esto puede llegar a ser muy frustrante y puede acabar desgastando tu buen carácter. Por lo tanto, esto también se puede clasificar dentro de las causas de burnout. A menudo la acumulación progresiva de estos fracasos es lo que va a provocar las causas del burnout. Cuando se trata de casos extremos, podría bastar con un solo fracaso para desembocar en las mismas consecuencias negativas.

¿En qué consiste la manera de hacer frente o ‘afrontamiento’?

En 2003, Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis (La relación entre el estrés en el trabajo, el burnout y la depresión clínica) determinaron que el burnout se caracteriza por el hecho de que uno no tiene el control adecuado sobre el trabajo que desempeña. Estamos estresados y tenemos la sensación de haber perdido nuestro objetivo. La forma en la que elegimos hacer frente a una situación forma parte de las causas de burnout, ya que se trata de cómo decides tú hacer frente al desequilibrio. Por ejemplo, cada vez te dan una carga de trabajo más considerable y ya no consigues rendir tanto como lo solías hacer antes. Entonces es probable que empieces a trabajar aún más duro, y esto a su vez va a conducirte rápidamente al estrés y probablemente a la depresión; o por lo contrario puedes aprender a eliminar el estrés con el fin de obtener un mejor rendimiento en tu trabajo. Por lo tanto tienes la oportunidad de decidir reaccionar de diferentes formas, algo que también está en el origen del burnout.

Causas de burnout: ¿Qué es lo que provoca que elijamos una forma equivocada de hacer frente a determinadas situaciones?

Identificación con el trabajo

Algunas personas, en particular cuando ocupan altos cargos, se identifican totalmente con el trabajo que desempeñan (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). Estas personas van a desempeñar una gran carga de trabajo, pero también está la otra cara de la moneda. Debido a que se sienten identificadas con su trabajo, estas personas también se van a identificar con los fracasos de la empresa y/o probablemente con un negocio fallido. Además estas personas se van a atribuir la responsabilidad del fracaso y esto les va a dejar completamente perturbados. Esto a su vez puede acabar conduciendo a determinadas causas de burnout. Con frecuencia, este tipo de personas piensan que siempre deberían esforzarse más, lo que probablemente de lugar a un burnout.

Control insuficiente/inapropiado sobre su trabajo

Se trata también en este caso de una de las causas del burnout. Un control insuficiente/inapropiado significa que ya no sabemos como asumir la responsabilidad de nuestra carga de trabajo. Muchas personas están inmersas por el trabajo, son presas del pánico y se vuelven estresados. A menudo el estrés y el pánico van a acarrear como consecuencia el que nuestro rendimiento sea más lento, y esto a su vez va a dar lugar a que perdamos tanto el control de nosotros mismos como el de nuestras obligaciones.

Con frecuencia estas personas se imponen a si mismas exigencias desmesuradas y quieren abarcar más de la cuenta. Debido a que están permanentemente imponiéndose demasiada presión, acaban estando agotadas y obsesionadas (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). Al cabo de cierto tiempo, ya no pueden seguir rindiendo debido a que han llevado la situación al límite. Es por esto por lo que un control insuficiente/inapropiado sobre uno mismo y sobre sus obligaciones se encuentra entre las causas de burnout.

Este tipo de causas de burnout se observan con frecuencia en el ámbito de la atención sanitaria. En este sector suelen trabajar personas que están permanentemente dedicándose a ayudar a los demás. Año tras año, siguen llevando al límite su dedicación para ayudar a los demás. Esto puede dar lugar a un desequilibrio y probablemente a un burnout. Con el tiempo uno acaba agotado.

Personalidad

Tu personalidad juega un papel importante en la manera que eliges hacer frente a los elementos negativos. De hecho, tu personalidad puede dar lugar a que elijas una manera correcta de hacer frente a la situación o por lo contrario una equivocada. Por esta misma razón la personalidad también entra dentro de las causas de burnout.

Con frecuencia, las personas que se sienten implicadas por los demás o por su trabajo son las primeras en padecer burnout. De hecho, se trata de personas que están permanentemente volcándose en los demás y que a menudo se atribuyen la responsabilidad de los fracasos. No dejan de imponerse demasiada presión hasta que dejan vía libre a las diferentes causas del burnout. Suelen querer ayudar a todo el mundo y por esto mismo se imponen demasiadas obligaciones.

Además de la relación entre la personalidad y la manera en la que se elije hacer frente, la personalidad también ejerce otro tipo de influencia sobre las causas del burnout. Entre otros, te presentamos los siguientes elementos que pueden protegerte contra las causas del burnout:

  • Compartir tus sentimientos hablándolo con otras personas
  • Establecer explícitamente los límites para los demás
  • Llevar un estilo de vida optimista

Si tienes dificultades con los 3 elementos mencionados previamente, es probable que también te resulte difícil pedir ayuda a otras personas y que en consecuencia te dejes sorprender por las causas del burnout. Sin embargo, si te abres a los demás y hablas de tus sentimientos, es mucho más probable que puedas dejar que estos elementos positivos entren en tu vida. Mantener unos límites estrictos también es un punto muy importante. Las personas que corren más riesgo de sufrir las causas del burnout suelen volcarse demasiado en los demás y acaban por ahogarse bajo la carga de obligaciones.

Lugar de control (‘Locus of Control, LC interno o externo’)

Ya hemos mencionado anteriormente que determinadas personas se identifican considerablemente al fracaso o al éxito de su trabajo e incluso de su empresa. Esto es lo que denominamos el ‘Locus of Control, LC’, el lugar de control. Un ‘lugar de control’ designa el lugar en el que tú estableces la causas de la situación. Por ejemplo, has pasado un examen y has suspendido. Para la misma situación, las personas que tienen un ‘lugar de control externo’ dirán que las preguntas no se entendían bien, mientras que las personas que tengan un ‘lugar de control interno’ van a penser que son idiotas. Por lo tanto, el lugar de control también forma parte de las causas del burnout.

Si tienes un lugar de control externo, esto viene a significar que vas a atribuir la causa del fracaso a determinados factores externos frente a los cuales tú no tienes ningún control. Por dar un ejemplo, el fracaso de una presentación. Si desarrollas una presentación en grupo y que tu jefe piensa que no es buena, la persona que tiene un lugar de control externo dirá sin problemas que la culpa corresponde a los demás miembros del equipo. Por ejemplo que otro se ha puesto demasiado nervioso hablando y eso lo ha estropeado todo. Aunque esto ayude a reducir las causas del burnout en términos de identificación, los estudios han demostrado que por lo general estas personas están bajo más estrés, ya que justamente tienen la sensación de no tener el control sobre la situación (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003).

Si tienes lo contrario a un lugar de control externo, vas a considerar que tú eres la causa del fracaso. Es lo que denominamos un ‘lugar de control interno’. Si consideras que tienes este tipo de lugar de control, vas a atribuirte los fracasos de forma sistemática. Por ejemplo, en el caso de que la empresa haya perdido un contrato en el que tú no tienes absolutamente nada que ver, es probable que consideres que el contrato se ha perdido porque has causado demasiado estrés a tus compañeros de trabajo. Esto aumenta aún más si cabe las probabilidades de que las causas de burnout se manifiesten. Lo que aquí se puede considerar como positivo, es que puede que este tipo de personas experimenten un poco menos de estrés debido a que tienen siempre la impresión de ser ellos los que controlan la situación aunque fracasen. (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003).