¿Tensiones?

¿Tensión ? ¿Dolor ? ¿Músculos tensos?

Las tensiones pueden provocar mucho dolor, especialmente si persisten durante un tiempo prolongado. A menudo podemos observar que las tensiones pueden ser tanto psíquicas como físicas. Nos resulta difícil poder descansar. Al mismo tiempo, sentimos que tenemos los músculos tensos, y que no hay nada que pueda ayudar a relajarlos. Las tensiones pueden aparecer repentinamente y después desaparecer pasado cierto tiempo. Las tensiones crónicas sin embargo van a persistir durante varios meses y causar dolor.

¿Cuáles son las causas de las tensiones?

Las tensiones pueden ser debidas tanto a factores psicológicos como a factores físicos, como por ejemplo las enfermedades o los trastornos. Es conveniente averiguar cuales son las causas, para que así puedas hacer frente a las tensiones con un método eficaz. Para aportarte una perspectiva de cuales pueden ser los factores psíquicos y físicos, te resumimos a continuación algunas de las principales causas.

¿Las causas psicológicas de las tensiones?

En la mayoría de los casos, las tensiones son debidas a determinadas tensiones psíquicas. Estar siempre preocupado es un ejemplo de tensión mental que puede llegar a causar tensiones tanto físicas como psicológicas. Al estar preocupados imponemos una carga extra a nuestro sistema emocional, y si esto persiste, puede acabar transformándose en agotamiento extremo. A continuación detallamos algunos ejemplos de factores psicológicos que pueden provocar tensiones:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Emociones
  • Preocupaciones
  • Frustraciones
  • Emociones no integradas por malas experiencias

Los ejemplos que acabamos de enumerar se traducen con frecuencia por un agotamiento extremo, el cual a su vez al cabo de cierto tiempo va a manifestarse también físicamente.

¿Las causas físicas de las tensiones?

Además de las causas psicológicas, también existen diferentes causas físicas que pueden dar lugar a las tensiones. Por ejemplo, la migraña se suele asociar a ciertas tensiones musculares, principalmente en la nuca. Una postura incorrecta en el trabajo puede provocar dolores. Determinados trastornos también pueden verse acompañados de dolores musculares y de tensiones musculares.

¿Cuál es la solución para las tensiones?

Es necesario analizar primero las causas y a continuación determinar cuáles de estas causas son las que provocan tus tensiones. Esto te va a poder dar una pauta en cuanto al tipo de tratamiento que va a ser el más eficaz en tu caso en concreto. Las causas físicas se resuelven con mayor eficacia con la ayuda de un tratamiento medicinal. Para ello puedes consultar a un médico de cabecera o un especialista. Sin embargo para hacer frente a las causas psicológicas es más recomendable seguir algún tipo de asistencia de apoyo o terapia. Mis15Minutos.com propone este modelo de terapia. Este programa te permite seguir diariamente una terapia con nuestra asistencia personalizada, mediante técnicas de psico-educación y técnicas terapéuticas sistémicas/orientadas en las soluciones. El programa también propone la terapia cognitiva con el objetivo de proporcionar asistencia a las personas en depresión o que sufren estrés excesivo. ¿Quieres saber si tus tensiones son la consecuencia de determinados factores psicológicos? Pasa aquí gratuitamente el test de dolor vinculado al estrés.