¿Problemas intestinales?

¿Te sientes hinchado? ¿Tienes problemas con el tránsito intestinal? ¿Flatulencias? Todos estos síntomas podrían estar indicando la existencia de problemas intestinales. Nuestros intestinos forman una parte fundamental de nuestro proceso digestivo. Son ellos los responsables de absorber los nutrientes y de asegurar que los productos residuales sean correctamente evacuados. Si bien su función es realmente importante, puede llegar a ocurrir que los intestinos no siempre sean capaces de desempeñar su función a la perfección. En tal caso, es cuando se pueden originar diversos problemas de intestino.

1 de cada 10 personas sufre algún problema intestinal. Entre los diferentes problemas intestinales podemos destacar el estómago hinchado, los dolores de estómago, y las flatulencias. En ocasiones, estas dolencias son temporales, mientras que otras veces lo que ocurre es más grave. Por ejemplo, la combinación entre un estómago hinchado y flatulencias puede indicar la existencia de SCI. El SCI, más conocido como el síndrome de colón irritable, suele aparecer sobre todo en las mujeres y puede provocar muchas molestias.

Por otra parte, la diarrea o el estreñimiento también pueden llegar a ser una señal de que existe algún problema de intestino. Estos problemas pueden ser debidos a una amplia variedad de causas. En algunos casos, los problemas de intestino pueden incluso indicar la existencia de otros trastornos más graves. En tal caso, podría llegar a ser necesario ser hospitalizado. Por lo tanto, podría ser de gran utilidad vigilar los problemas de intestino así como sus posibles causas. Para ayudarte con este tema, podrás encontrar a continuación una serie de informaciones importantes con respecto a los síntomas de los problemas de intestino, los diferentes tipos de trastornos que existen, y cuáles son los posibles tratamientos para los problemas de intestino.

¿Cuáles son los problemas de intestino?

Los problemas de intestino pueden ser debidos a una gran variedad de causas. Entre otras cosas, el estrés, la obesidad, los parásitos e incluso ciertos trastornos pueden dar lugar a determinados problemas de intestinos. Por lo tanto, los problemas de intestino pueden llegar a producirse tanto a causa de un problema físico como también siendo una forma de manifestarse de determinados problemas psicológicos. De esta forma, es de gran utilidad poder determinar la causa de los problemas de intestino así como hacer frente a esta causa. Sin embargo, cuando por ejemplo la causa es psicológica, recurrir a los fármacos no va a resultar conveniente.

Para ayudarte a reconocer los problemas de intestinos, a continuación podrás encontrar una descripción general de los síntomas más frecuentes:

¿Problemas de tránsito intestinal?

Con frecuencia, las personas con problemas de intestino suelen sufrir problemas de tránsito intestinal. Estos problemas pueden manifestarse tanto bajo la forma de una diarrea como de estreñimiento. Por ejemplo, el estreñimiento es un tipo de problema en el que la materia fecal ha estado durante demasiado tiempo en el intestino, esto puede dar lugar a materias fecales duras, y esto a su vez puede llegar a causar un gran dolor. La diarrea y el estreñimiento también pueden llegar a producirse de forma simultánea en el mismo día. Otras incidencias que también suelen aparecer con frecuencia son mucosas y/o sangre junto con las deposiciones. La materia fecal también puede llegar a tener un olor muy desagradable o quedarse adherida en la taza del baño. En ocasiones también puedes observar que hay alimentos que no han sido totalmente digeridos dentro de tus deposiciones.

¿Dolores de estómago?

Dentro de otro grupo de problemas de intestino están los dolores de estómago. En este grupo, podemos incluir dolencias como los dolores de estómago, estómago hinchado, y calambres. Las náuseas también se pueden incluir en este grupo. Las personas con problemas de intestino también sufren con frecuencia un dolor de estómago permanente.

¿Problemas debidos a una mala digestión?

En un tercer grupo de problemas de intestino, podemos incluir los problemas que tienen que ver con una mala digestión. En este caso, los problemas como lo pueden llegar a ser la pérdida de peso, los trastornos del sueño, un cansancio constante, e incluso la perdida anormal del cabello forman parte de este grupo. A causa de una mala digestión, los síntomas pueden hacer su aparición en diferentes partes de tu organismo. Los problemas de intestino pueden incluso provocar anemia. Por otra parte otro síntoma de los problemas de intestino también puede ser la falta de minerales y vitaminas.

No todas las dolencias se originan de forma simultánea. Entre otras cosas, las dolencias pueden llegar a ser muy distintas según cada persona. Su manifestación incluso puede depender de la misma causa de los problemas de intestino. Por otra parte, no todos los síntomas se manifiestan al mismo tiempo. Puede llegar a suceder que determinados síntomas se manifiesten con años de diferencia.

¿Cuáles son las causas de los problemas de intestino?

Los problemas de intestino pueden tener diferentes causas. Tanto las causas físicas como las psicológicas pueden llegar a ser el origen del problema. A continuación, podrás encontrar un resumen general de las causas más importantes de los problemas de intestino.

¿Disminución de los anticuerpos?

En el momento en el que tu organismo se debilita, las probabilidades de que puedas caer enfermos aumentan, y por lo tanto también la de contraer problemas de intestino. Las inmunoglobulinas son los anticuerpos que van a permitir que nuestro organismo esté protegido. Estas inmunoglobulinas también están presentes en el aparato digestivo, lo cual viene a decir que cuando estas sustancias se ven reducidas, las probabilidades de que se origine una infección o alguna enfermedad van a ser más elevadas.

¿Consumo de alcohol?

En caso de un consumo abusivo, el alcohol puede llegar a causar graves daños a nuestro organismo. Por lo que tanto el intestino como el estómago van a sufrir las correspondientes consecuencias. La membrana mucosa responsable de proteger estas partes del organismo puede verse dañada cuando se trata de un consumo excesivo de alcohol. Tanto la irritación como la inflamación son consecuencias frecuentes de este abuso.

¿Disminución de la flora intestinal?

Existe una amplia variedad de factores que pueden desestabilizar la flora intestinal de nuestro sistema digestivo. Entre otras cosas, el consumo de fármacos como los antibióticos puede llegar a causar un efecto negativo en tu flora intestinal. A consecuencia de esta disminución de la flora intestinal, pueden llegar a producirse tanto gases como calambres. Por lo tanto, cuando se trata de consumir antibióticos u otro tipo de fármacos, es recomendable pedir primero que tu médico de cabecera te asesore. Otra sugerencia es la de recurrir a los antibióticos exclusivamente en el caso de que no haya ninguna otra opción. Además los antibióticos no sólo matan las bacterias perjudiciales, sino que también es probable que destruyan las bacterias beneficiosas cuya función es la de ayudar a la flora intestinal.

A consecuencia de esta disminución de las bacterias saludables en tu flora intestinal, tu sistema inmune se va a ver debilitado. Esto puede a su vez dar lugar a la aparición de determinadas infecciones. De esta forma también puedes tener más probabilidades de caer enfermo.

¿El estrés como posible causa?

Con excepción de las diferentes causas físicas posibles, también existen causas psicológicas que pueden poner en marcha determinados problemas intestinales. Entre otras cosas, el estrés puede romper el equilibrio del sistema digestivo, pudiendo así originar como consecuencias diarreas, flatulencias y otros posibles síntomas. Al igual que sucede con cualquier otra causa de problemas intestinales, el estrés puede dar lugar a problemas intestinales a largo plazo. Por lo tanto, en tu proceso de búsqueda de la posibles causas es conveniente tener en consideración la posibilidad de que exista una causa psicológica

¿Problemas intestinales? ¿Los diferentes trastornos intestinales?

De la misma manera que existen diferentes causas para los problemas intestinales, también existen diferentes trastornos intestinales. A continuación, podrás encontrar un resumen de los diferentes trastornos que están vinculados a los problemas intestinales:

¿SCI o síndrome de colón irritable?

Puede darse el caso de que existan determinados alimentos que tu sistema digestivo no haya podido digerir como corresponde. Un ejemplo común de este proceso irregular podría ser la intolerancia a la lactosa, en el que la leche no puede ser digerida correctamente en los intestinos. Este tipo de dolencias se pueden presentar sin embargo de forma más intensa y con mayor frecuencia. En tal caso, es probable que el síndrome de colón irritable sea el desencadenante.

El síndrome de colón irritable forma parte del grupo de problemas intestino-estomacales. En este tipo de trastornos, se genera un función alterada del proceso de tus intestinos o de tu estómago. Sin embargo, en este caso no se conoce la existencia de ninguna enfermedad subyacente. Por lo tanto, no sabemos la razón exacta por la cual se produce este desequilibrio.

Los problemas intestinales que se pueden llegar a originar a través de este trastorno pueden ser diferentes de una persona a otra. Cuando se trata de SCI, con mucha frecuencia se producen dolores o molestias estomacales. Además, también existen estos otros síntomas que se pueden poner de manifiesto cuando se trata de SCI:

  • Calambres
  • Diarrea, probablemente en alternancia con estreñimiento
  • Estreñimiento, probablemente en alternancia con diarrea
  • Sensación de hinchazón
  • Flatulencias
  • Estar permanentemente cansado
  • Dolores de espalda
  • Problemas para orinar
  • Dolores de estómago
  • Dolores de cabeza
  • Trastornos del sueño
  • Dolores durante las relaciones sexuales

¿Colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa es un trastorno intestinal, en el cual la membrana mucosa del colón sufre con frecuencia una inflamación crónica. A pesar de que la colitis ulcerosa sea una enfermedad que se centra principalmente en los intestinos, también puede acarrear como consecuencia otra serie de síntomas fuera de los intestinos. Por ejemplo, como consecuencia de esta enfermedad, otras partes de nuestro organismo también se pueden ver afectadas por una inflamación. Tanto la colitis ulcerosa como la enfermedad de Crohn son muy similares entre sí.

Al igual que sucede con otros tipos de problemas, la enfermedad y sus problemas intestinales se pueden manifestar de diferentes formas. La colitis ulcerosa puede dar lugar a una gran variedad de problemas intestinales con sus correspondientes grados. No todas las personas que sufren esta enfermedad van a experimentar los mismos problemas intestinales. Por lo tanto, es más que conveniente comprobar cuáles son los problemas intestinales que te están afectando en tu caso particular.

¿Síntomas de colitis ulcerosa?

En la colitis ulcerosa existe una gran variedad de problemas intestinales. A continuación, te vamos a enumerar una lista de los problemas más frecuentes. Para establecer que se trata realmente de esta enfermedad, no es necesario que todos los síntomas que detallamos a continuación estén presentes de forma simultánea. Tal y como hemos mencionado anteriormente, la enfermedad puede en concreto ser muy diferente de una persona a otra.

  • La sensación de que no puedes vaciar tus intestinos, incluso tras haber ido al baño
  • Sufrir una diarrea repentina. Esta materia fecal viene con frecuencia acompañada de
  • mucosas y sangre
  • Dolor rectal
  • Estreñimiento de materia fecal
  • Calambres en el estómago
  • Pérdida de peso a consecuencia de la diarrea y/o perdida de apetito
  • Agotamiento
  • Anemia como resultado de la pérdida de sangre a través de las heces
  • Problemas para controlar la defecación

Todas estas dolencias citadas son problemas que se centran principalmente en la inflamación del intestino. Por otra parte, la colitis ulcerosa puede también llegar a manifestarse a través de dolencias en otras partes de nuestro organismo. A continuación podrás encontrar una lista de las dolencias que esta enfermedad puede llegar a ocasionar:

  • Inflamación ocular
  • Inflamación articular
  • Problemas de la piel
  • Inflamación del hígado (o hepatitis)

¿Enfermedad de Crohn?

Al igual que sucede con el trastorno de intestino denominado colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn se caracteriza por determinados problemas de intestino. La enfermedad de Crohn es un trastorno del intestino muy conocido, el cual tiene mucho en común con la enfermedad colitis ulcerosa.

La colitis ulcerosa es causada por una inflamación crónica del colón específicamente y que hace su aparición de forma regular. Por el contrario, la enfermedad de Crohn da lugar a una inflamación más generalizada. En este caso no sólo se ve afectado el colón, sino que el intestino delgado también va a resultar perjudicado por las inflamaciones. Del mismo modo que ocurre con otros trastornos, en este caso las dolencias también suelen venir acompañadas de llagas y de sangre. Estos síntomas a su vez pueden llegar a conducir a otros síntomas como por ejemplo la anemia.

La enfermedad de Crohn puede por otra parte causar también otros tipos de dolencias, las cuales no vienen originadas por problemas de intestino. Otros órganos como por ejemplo la vagina, la vesícula o la vejiga también pueden sufrir irritación a causa de la inflamación. Del mismo modo, otras partes del cuerpo también pueden verse perjudicadas por esta misma enfermedad.

¿Los síntomas de la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn se puede identificar a través de diversos síntomas. Estos síntomas no son los mismos en todos los casos. Se pueden presentar bajo diferentes formas e intensidades. Por otra parte, para que la enfermedad de Crohn entre en juego no todos los síntomas tienen por qué estar siempre presentes. Por lo tanto, la enfermedad se manifiesta a un nivel individual según cada caso. A continuación, podrás encontrar una lista de las síntomas más frecuentes de la enfermedad de Crohn:

  • Diarrea y dolores combinados con sangre y mucosidades
  • Dolores de estómago
  • Estreñimiento
  • Anemia
  • Pérdida de peso
  • Estar permanentemente cansado
  • Fiebre
  • Cuando se trata de niños y de adolescentes, disminución del crecimiento
  • Heridas, llagas, y/o inflamaciones, por lo general alrededor del ano
  • Contracciones de los intestinos

A continuación podrás encontrar una lista de los síntomas que debido a la enfermedad de Crohn también pueden llegar a originarse en otras partes del organismo:

  • Inflamación de los ojos
  • Articulaciones hinchadas, probablemente combinados con inflamación
  • Sarpullidos en la piel
  • Llagas en la boca
  • Piedras en la vesícula

¿Parásitos?

Aproximadamente entre el 20 y el 30 por cien de la población padece en algún momento parásitos intestinales. Los parásitos intestinales son organismos que viven dentro de y gracias a un organismo huésped. Esto viene a significar que se alimentan a través de su huésped, pero que de la misma forma también pueden poner enfermo al organismo huésped. Por regla general son los niños los más susceptibles de contraer parásitos intestinales. Estos parásitos pueden provocar problemas de intestino indefinidos. Sin embargo, no todos los parásitos tienen por qué causar siempre problemas de intestino.

¿Cómo puedo hacer frente a los problemas de intestino?

¿Soluciones médicas?

No todos los trastornos ni los problemas de intestino pueden ser tratados y curados. Por ejemplo, por el momento no existe tratamiento específico para curar el síndrome de colón irritable o SCI. No obstante, se puede en este caso llevar a cabo una colonoscopia para examinar cuáles pueden ser las diferencias en comparación con cualquier otra posible causa. Mientras que la enfermedad y sus derivados problemas de intestino no pueden ser curados, sí que existen diferentes tipos de medicación que pueden reducir notablemente la gravedad de estos problemas intestinales. En algunos casos, los antidepresivos también pueden servir de ayuda para hacer frente a problemas de intestino. Esta medicación principalmente sirve para ayudar a reducir el dolor.

También existen otras formas de trastornos de intestino que no tienen cura específica. En estos casos la medicación también puede aportar cierto alivio para los problemas de intestino y sus síntomas.

Además de los medicamentos, también se puede recurrir a otros métodos los cuales nos van a ayudar a eliminar o al menos a reducir los síntomas y el dolor en casos de problemas de intestino.

La selección adecuada de alimentos.

Cuando uno se alimenta de forma saludable y no come nada que pueda afectar negativamente a los intestinos, se puede llegar a eliminar los síntomas. Entre otras cosas, el café o cualquier alimento con gas pueden dar lugar a problemas de intestino. A continuación podrás encontrar una lista con determinados tipos de alimentos y bebidas que pueden provocar flatulencia:

  • Sodas
  • Coles y repollos
  • Habas y otros tipos de legumbres
  • Cebollas

Por regla general, la fruta no llega a provocar ningún problema, a no ser que tus intestinos sean sensibles a la fructosa. Cuando estés comiendo, hazlo despacio, mastica bien y habla lo menos posible durante las comidas. Siguiendo estas pautas podrás evitar la entrada de aire no deseado en tu organismo. También es importante beber lo suficiente.

¿Soluciones psicológicas?

Ya se ha podido demostrar que en ocasiones el estrés puede llegar a ser uno de los factores desencadenantes de los problemas de intestino o que puede empeorarlos cuando ya existen. Por esta misma razón es conveniente procurar controlar o reducir tu nivel de estrés. Tanto las técnicas de relajación como el identificar los síntomas del estrés puede ser de gran ayuda para conseguir este propósito. También puedes combinar estas técnicas con posibles enfoques médicos, con el objetivo de poder lograr un tratamiento más efectivo.

‘Mis15Minutos.com’ ha desarrollado un programa de autoayuda en línea, con la colaboración de médicos y psicólogos, los cuales te van a orientar cada día en cómo reducir tu estrés. En el programa podrás encontrar técnicas terapéuticas, como lo son los ejercicios de relajación y de respiración, con el propósito de reducir el estrés. Los estudios han demostrado que al cabo de tan sólo un mes el usuario medio llega a reducir hasta el 77 % de su estrés con el programa.

¡Pasa el test de estrés gratuita!

¿Te gustaría evaluar en qué medida el estrés puede ejercer una influencia en tus problemas de intestino? ¡Entonces pasa aquí mismo el test de estrés gratuito!