X Cerrar

La migraña puede verse activada por una serie de factores de riesgo. Puede ciertamente ser de gran utilidad conocer estos factores de riesgo con el fin de poder tenerlos en cuenta en la vida cotidiana. Entre otros ejemplos, existen determinados alimentos que pueden provocar una migraña. En este caso, y puesto que puede llegar a ejercer una gran influencia sobre la incidencia de los brotes de migraña que puedas sufrir, sería razonable seguir una dieta específica.

¿Cómo puedo evaluar mis propios factores de riesgo de la migraña?

Puedes descubrir lo que provoca la migraña en tu caso particular llevando un registro. Un diario puede poner de manifiesto cuáles son los factores de riesgo que están vinculados a tus brotes de migraña. En este diario, podrás registrar en qué momento del día has tenido un brote y anotar algunas características específicas y relevantes de ese brote. Éstas pueden ser, entre otras, el lado del cráneo afectado, si parte frontal o posterior, etc. A continuación puedes elaborar una lista de tus factores de riesgo de la migraña. El propósito es que mediante el diario puedas señalar lo que has hecho y te ha sucedido en el transcurso del día y lo que has comido. Con el tiempo, esto te puede permitir establecer un patrón.

¿Los factores de riesgo son los mismos para todo el mundo?

Los factores de riesgo son específicos según cada caso. El que otra persona sufra migraña después de haber comido tomates no significa que a ti te vaya a ocurrir lo mismo. En tu caso puedes, por ejemplo, sufrir una migraña por haber cambiado tus patrones de sueño.  Por lo tanto es conveniente llevar un diario. Para ayudarte a redactar este diario, a continuación te presentamos una lista de posibles factores de riesgo de la migraña.

¿Cambios en tu entorno?

Determinados cambios en tu entorno pueden ser considerados como factores de riesgo de la migraña. A continuación adjuntamos una lista de los cambios en tu entorno que pueden llegar a provocar una migraña:

  • Cambios climatológicos
  • Cambios en tu rutina diaria
  • Saltarse una comida
  • Cambio de tu patrón del sueño

¿Estimulaciones sensoriales?

Además de los cambios en tu entorno, existe una serie de estimulaciones que constituyen también factores de riesgo de la migraña. Te detallamos a continuación una lista de estimulaciones sensoriales que pueden provocar una migraña:

  • Luz intensa
  • Olores desagradables
  • Ruidos fuertes

¿Estrés?

El estrés es un factor de riesgo de la migraña muy habitual. Por lo general, el estrés desempeña un papel considerable en la aparición de la migraña. A continuación detallamos una lista de las situaciones estresantes que pueden provocar una migraña:

  • Fases de intensa actividad, tanto física como mental
  • Períodos de descanso después de unos períodos intensos
  • Acontecimientos traumatizantes
  • Crisis

¿Fluctuaciones hormonales?

Las hormonas son, junto con los factores de riesgo anteriormente mencionados, unos de los principales causantes de trastornos. A continuación detallamos una lista de tipos de fluctuaciones hormonales que pueden provocar al migraña:

  • Menstruaciones
  • Ovulación
  • Días sin píldora cuando se está bajo tratamiento. Puede ocurrir que, los días en los que tienes que tomar la píldora aparezca una migraña; o a veces también es posible que el dolor de cabeza o la migraña aparezcan los días en los que no tienes que tomarla.

Factores de riesgo de la migraña: ¿Alimentos?

Existe una serie de alimentos que pueden dar lugar a la migraña y/o agravar un brote. A continuación te detallamos una lista de alimentos que se consideran factores de riesgo de la migraña:

  • Por regla general, el vino tinto así como otras bebidas alcohólicas oscuras o añejas son más peligrosos que el vino blanco y las bebidas alcohólicas blancas. Los siguientes productos son considerados factores de riesgo de la migraña: vino, Chianti, derivados del vino tinto, champán, cerveza, finos y jerez. La cerveza y el vino blanco pueden ser tolerados, siempre en cantidades moderadas.
  • Chocolate
  • Plátano
  • Pulpa de cítricos. El zumo en cantidades moderadas no supone un problema
  • Nueces
  • Cebollas
  • Champiñones y setas
  • Tomates
  • Arenques ahumados, en salazón o en vinagre
  • Cierto tipo de quesos. Principalmente se centra en los quesos fermentados, viejos o añejos. Los quesos frescos y los fundidos no suelen ser un problema. El queso holandés de bola fresco en cantidades moderadas puede incluso digerirse sin problemas.
  • Comida asiática que contenga glutamato monosódico, un tipo de potenciador de aromas.
  • Alimentos fritos que contengan glutamato monosódico.
  • Derivados cárnicos que contengan nitratos, como por ejemplo los perritos calientes y la charcutería.
  • Productos ‘light’ que contengan aspartamo.

¿Diferencias interpersonales con respecto a los factores de riesgo de la migraña?

Existe la posibilidad de que los factores de riesgo de la migraña no siempre produzcan los mismos efectos. Por lo tanto existen diferencias interpersonales. Entre otras cosas, es posible que cuando comas tomates durante las vacaciones esto no tenga repercusión, pero que sin embargo sí te afecte cuando lo consumes durante un período de estrés. Por lo tanto es una combinación de factores de riesgo de la migraña lo que la provoca. Además, también encontramos una diferencia entre las personas que sufren migraña con aura o sin aura. Por regla general, los pacientes con aura tienen menos problemas con los alimentos que los que no tienen aura.