X Cerrar

¿Causas de la fatiga?

Las causas de la fatiga pueden variar notablemente unas de otras. Por lo tanto, todas las fatigas no tienen la misma causa. En función de las causas de la fatiga, también existen diversos tratamientos contra la fatiga. Descubre aquí mismo más información acerca de las diferentes causas de la fatiga.

¿Causas psíquicas de la fatiga?

Según determina el profesor Cogan (Jefe del servicio de medicina interna en el hospital Erasmus de Bruselas), las causas psíquicas de la fatiga representan el 80% de las causas de la fatiga. Por lo tanto sólo el 20% resulta ser por causas distintas a los problemas psíquicos o a las causas de estrés. Se trata aquí de una cifra muy elevada. Entre las causas psíquicas de la fatiga, figuran problemas como lo pueden ser el estrés, la depresión e incluso la ansiedad. Por lo tanto, puede llegar a ocurrir que estés fatigado debido a que llevas ya mucho tiempo padeciendo demasiado estrés.

En el 80% de los casos, puedes hacer frente a las causas de la fatiga procediendo a un cambio de mentalidad. Debido a que el proceso para poder hacer frente a estas causas no siempre resulta evidente, con frecuencia a la gente le resulta difícil escuchar decir que la fatiga es debida a factores psíquicos. A pesar de que la gente suele recurrir cada vez más a la ayuda de un médico, todavía prevalece cierto tabú en lo que se refiere a los psicólogos así como a la idea de tener que buscar ayuda por un problema mental. También parece ser más difícil hacer frente a las causas psíquicas de la fatiga que a las causas físicas de la fatiga. Por lo general esto va a requerir un proceso específico que cada persona según su caso de fatiga va a tener que seguir.

Debido al tabú que rodea las causas psíquicas de la fatiga, a las personas afectadas les resulta difícil tomar la decisión de ir en busca de ayuda. La gran mayoría de la gente considera que los problemas psíquicos son algo parecido a un fracaso o sencillamente niegan la gravedad del problema.

¿Eres una persona débil por el mero hecho de ser víctima de causas psíquicas de la fatiga?

Esta es una pregunta que mucha gente se plantea. Suele ocurrir que estas personas también consideran que son más débiles que los demás, basándose en el hecho de que deben hacer frente a causas psíquicas de la fatiga

Los problemas y las causas psíquicas de la fatiga no guardan ninguna relación con ser o no débil. Por dar un ejemplo, ¿se te debe considerar una persona débil por llevar meses abrumado por la presión de una carga de trabajo interminable? «Pero si este compañero de trabajo no parece estar agobiado, entonces esto significa que yo soy más débil que él». No, todo esto es falso. Cada ser humano vive sus experiencias a su manera personal. Por consiguiente, frente a una misma situación, cada uno va a reaccionar de manera distinta. En algunos casos, la manera de reaccionar de uno frente a una situación angustiosa es en cierta forma más sana que la de otro en la misma situación. Por lo tanto cabe la posibilidad de que tu compañero tenga el mismo estrés que tú en el trabajo, pero que en su caso opte por ir todas las noches a tomarse algo con los amigos. De este modo, tu compañero de trabajo puede eliminar su estrés. Por lo contrario, tú tomas la decisión de trabajar aún más con la esperanza de poder terminar todo el trabajo que tienes pendiente. Debido a que no eres capaz de poner un límite, a pesar de tus esfuerzos cada vez se te acumula más trabajo. Las probabilidades de que al cabo de unos meses acabes padeciendo un burnout van a ser mucho más altas que en el caso de tu compañero que cada noche se relaja, por lo que él tiene menos riesgo de sufrir un burnout.

En este caso, las constantes horas extras no han resultado ser sanas ni para tu mente ni para tu cuerpo. Tu reacción no tiene nada que ver con ser una persona débil, sino más bien con el esfuerzo excesivo de tu mente. Por lo tanto, las horas extras han resultado ser un reacción perjudicial, la cual, en última instancia, ha dado lugar a un burnout. Es más que probable que si tu compañero hubiese tenido la misma reacción, también habría contraído un burnout. Por lo tanto esto no tiene nada que ver con ser débil, sino más bien con tomar o no la decisión beneficiosa.

Otro ejemplo: Los deportistas de alto nivel. A menudo escuchamos decir que se lesionan. Sin embargo no es muy lógico, ya que deberían estar en plena forma física por hacer mucho más deporte del que tú haces, y sin embargo tú no te lesionas. Probablemente pueda responder fácilmente a esta duda: claro, pero estas lesiones se deben a que su cuerpo ha sido sometido a demasiada presión y excesivos esfuerzos. ¿No es cierto que resultaría extraño decir que el cuerpo de un deportista de élite es más débil que el tuyo? Con este mismo proceso es como reaccionan también tu mente y tu cerebro. Si les exiges demasiado a través de un estrés permanente o de posibles estados de depresión, corres aún más el riesgo de sufrir la fatiga. Por lo tanto, no es que seas más débil, sino que básicamente estás incrementando tu agotamiento a consecuencia de tus hábitos perjudiciales.

¿Buscar ayuda en caso de causas psíquicas de la fatiga?

Por lo tanto, cuando se trata causas psíquicas de la fatiga, es conveniente buscar ayuda a la mayor brevedad posible. De esta forma, podrás frenar la gravedad y las consecuencias de las causas de la fatiga. Cuanto más esperes, más tiempo vas a necesitar y más difícil va a ser hacer frente a las causas de la fatiga.

‘Mis15Minutos.com’ es un programa de autoayuda en línea el cual te va a ayudar a luchar contra las causas psíquicas de la fatiga. Según determina un estudio reciente, al cabo de 3 semanas, el participante medio de ‘Mis15Minutos.com’ queda liberado de su estrés.

¿Causas físicas de la fatiga?

Además de las causas psíquicas de la fatiga, también existen las causas físicas de la fatiga. También es posible que sufras una fatiga permanente como consecuencia, por ejemplo, de una enfermedad. A continuación te detallamos una lista de las posibles causas físicas de la fatiga. Según determina el profesor Cogan, este tipo de causas de la fatiga representan el 20% restante de las causas de la fatiga.

  • Infecciones virales o infecciones bacterianas como por ejemplo la hepatitis.
  • Problemas metabólicos y trastornos endocrinos como por ejemplo la diabetes.
  • Afecciones oncológicas o hematológicas como por ejemplo la anemia.
  • Enfermedades cardíacas y pulmonares como por ejemplo el asma.
  • Afecciones neurológicas y musculares como por ejemplo la esclerosis múltiple.
AL AUTODIAGNÓSTICO