X Cerrar

¿Qué es el estrés?

El estrés es una reacción química que experimentamos cuando estamos confrontados a algo determinado que crea una tensión o cierta presión. Si, por ejemplo, estamos nerviosos al pensar que tenemos la obligación de tener éxito, esto puede dar lugar al estrés. El estrés tiene como objetivo el llevar a nuestro organismo a un estado de alerta. Nos va a preparar para las situaciones de peligro permitiendo que nuestro organismo reaccione con más rapidez y mayor eficacia.

Por esta misma razón, es normal que una pequeña dosis de estrés sea también estimulante y beneficiosa. Si por ejemplo sientes cierta dosis de estrés el día antes de un examen, hay muchas probabilidades de que esto te permita estudiar mejor y más tiempo, y en consecuencia que obtengas mejores notas. Por lo tanto, el estrés tiene por objetivo el darte un pequeño empujón e impulsarte para obtener mejores resultados en determinadas situaciones.

Sin embargo, cuando el estrés se acumula, las consecuencias del estrés ya no serán tan estimulantes. El estrés en pequeñas dosis te impulsa a avanzar, pero cuando este estrés se presenta en exceso puede hacer que te bloquees y que tengas ‘menos éxito’ en lo que emprendas. Entre otras cosas, puede llegar a ocurrir que debido al exceso de estrés ya no puedas conseguir estar suficientemente concentrado, y esto a su vez te llevará a empezar a cometer más errores.

¿Son el estrés y la presión una misma cosa?

El estrés no es lo mismo que la presión. Cuando hablamos de presión, nos referimos básicamente a la sensación de que la carga de trabajo y el número de tareas que tenemos que asumir nos desbordan. El estrés a su vez puede ser una consecuencia de esa presión excesiva que hemos experimentado. Por lo tanto es posible que diferentes personas con la misma carga de trabajo no sientan la misma presión. Tanto la presión como el estrés son dos sentimientos subjetivos, que son dinámicos e individuales. Por lo que ahora mismo no te beneficia escuchar a los demás decir : «¿De dónde sacas tanta presión?». Incluso teniendo la misma carga de trabajo, cada persona va a reaccionar de una forma diferente a la otra, y por lo tanto también van a experimentar otro tipo de sensación de presión y de estrés.

Por lo que no es alentador sentirse «más débil» o «menos apto» que los demás, puesto que esto no tiene nada que ver con cómo cada uno experimenta la presión y el estrés a su manera. Sin embargo lo que sí podemos hacer es observar de qué forma estas otras personas hacen frente al estrés y a la presión con el objetivo de aprender otras técnicas para superar el estrés y la presión.

¿Consideras que tu nivel de estrés es excesivamente alto?

Tal y como has podido leer al principio de este artículo, cuando el nivel de estrés que experimentamos se mantiene a un nivel óptimo te va a ayudar a seguir adelante y progresar. Si pasas nuestro test de estrés gratuito, podrás descubrir si tu nivel de estrés sigue siendo beneficioso o si por lo contrario es perjudicial para tu salud.

AL AUTODIAGNÓSTICO