¿Consecuencias del estrés?

Las consecuencias del estrés pueden presentarse en forma de consecuencias muy variadas. Unas más extremas que otras. Determinar cuáles pueden ser las consecuencias del estrés depende la mayoría de las veces del nivel de estrés que tú padeces y de la duración de la persistencia de ese estrés. Los síntomas del estrés que sufres son además una buena indicación de las medidas que puedes tomar.

Si el estrés se acumula y persiste demasiado tiempo, existe un riesgo significativo de que los síntomas del estrés se agraven y acaben transformándose en otra enfermedad mental. Todos los tipos de estrés no dan lugar a las mismas consecuencias del estrés, por lo tanto resulta necesario determinar cuáles son los síntomas, y esto es lo que vamos a abordar en este artículo. .

Hacer frente a las consecuencias del estrés: ¡Ya has dado un primer paso!

Ya has dado un primer paso en la dirección correcta. El mero hecho de buscar información es a menudo un primer paso que te va a poder ayudar a luchar contra las consecuencias del estrés. Además, esto también puede ayudarte a prevenir las consecuencias del estrés.

Teniendo en cuenta que las consecuencias del estrés pueden adoptar la forma de tantas consecuencias del estrés distintas, te vamos a formular a continuación algunas de las consecuencias del estrés más conocidas con el fin de que ya puedas saber qué es lo que te puede suceder si dejas rienda suelta a tu estrés durante demasiado tiempo.

Ya no eres tú mismo

Escucho a mucha gente decir: «Desde hace algún tiempo ya no soy yo mismo». Entre las posibles consecuencias del estrés, podemos destacar especialmente el sentimiento de estar atrapado, de ahí se desprende que en ocasiones hagas cosas que no corresponden de ninguna manera a tu propia personalidad. Por dar un ejemplo, si antes eras una persona tranquila, como ahora el estrés exige lo mejor de ti mismo, existe la posibilidad de que en breve te sientas frustrado. Puedes leer a continuación el testimonio de una madre que se dio cuenta de que el estrés le había hecho perder su propia personalidad.

“Esto me ha parecido aterrador. No es nada fácil encontrar trabajo, y a menudo te hacen realizar las tareas de 2 o 3 personas. Ya no sabía qué podía hacer para cambiar la situación. Mi trabajo me tenía tan estresada, sin embargo no sabía qué hacer para reducir ese estrés. Tampoco podía cogerme días de vacaciones porque necesitaba el dinero. Soy madre de familia. Quiero a mis hijos, pero últimamente nuestra relación parece haberse deteriorado. Los dos están estudiando, y cuando vuelvo a casa quiero que me ayuden. La mayoría de las veces no sé por donde empezar, lo que hace que con bastante facilidad me pongo a echarles la bronca. Por lo general me siento agotada y quiero que alguien me ayude. Sin embargo no quiero que ellos hagan todo el trabajo, porque después de todo soy su madre, tengo que ocuparme de ellos. Pero, a fuerza de tantos reproches, al cabo de pocos minutos empiezo a levantar la voz hasta que todo va de mal en peor. A menudo acabo diciéndoles que después de todo ya no les quiero, pero en realidad no les corresponde a ellos ayudarme.’

Las frustraciones pueden acumularse y, a medida que los problemas se van agravando,  a menudo las personas ya no saben cómo superarlo. Las preocupaciones se amontonan y ya no se puede pensar ni con claridad ni con calma. ¿Es esto mismo por lo que tú también estás pasando? Entonces es imprescindible que busques ayuda. En la mayoría de los casos, los síntomas se agravan y es preciso reencontrarte sosegadamente contigo mismo así como ponerte a buscar enérgicamente una herramienta para luchar contra estos síntomas.

¿La depresión como consecuencia del estrés?

A menudo las consecuencias del estrés van acompañadas de la depresión. Las preocupaciones, las frustraciones y los problemas de memoria pueden llegar a acumularse, y esto con el tiempo puede dar origen a determinados síntomas de la depresión. Al sentir que estás atrapado y sin saber qué hacer, al cabo de cierto tiempo puedes empezar a sentirte triste, decaído. Cuando se está pasando por un estrés permanente, suele ocurrir que se pierde el deseo de emprender cualquier actividad de forma activa. Muy desafortunadamente, la depresión es una consecuencia del estrés, pero puedes hacerle frente gracias a la ayuda de profesionales.

¿El ‘burnout’ como consecuencia del estrés?

El ‘burnout’ (síndrome de desgaste profesional o del trabajador quemado) también suele ir acompañado de las consecuencias del estrés. Al cabo de cierto tiempo, te vas a sentir realmente agotado y desbordado, por lo que los síntomas del burnout van a ser cada vez más frecuentes. El burnout viene derivado del estrés y con frecuencia surge cuando llevas tiempo trabajando demasiado duro y con demasiada intensidad. Has llevado al límite tanto tu cuerpo como tu mente y ahora estás pagando el precio.

¿Qué puedo hacer para hacerle frente a las consecuencias del estrés?

Además de determinar cuáles son los factores de riesgo del estrés y cuáles son las consecuencias del estrés, es indispensable ponerse a buscar enérgicamente algún tipo de ayuda. En la mayoría de los casos, los síntomas no desaparecen así sin más por lo que hay que hacerles frente con firmeza. El programa de autoayuda en línea ‘Mis15Minutos.com’ puede ayudarte a conseguirlo. Los estudios realizados demuestran que al cabo de 3 semanas los participantes al programa logran que su estrés disminuya hasta una media del 70%, y gracias a esto pueden poco a poco volver a ser ellos mismo.

¿Quieres saber cuál es tu nivel de estrés? Entonces pasa ahora nuestro test de estrés en línea de forma totalmente gratuita.