X Cerrar

Al igual que las demás formas de dolor, los dolores musculares tienen la finalidad de advertirte que algo no funciona correctamente en tus músculos. Por regla general los dolores musculares suelen ser el resultado de una inflamación o de un deterioro de los músculos. Pueden también aparecer a consecuencia de una rigidez muscular. Teniendo en cuenta que todo nuestro cuerpo está recubierto de músculos, podemos sufrir los dolores musculares por todo el cuerpo. Debido a que una parte considerable de nuestros órganos están también conformados por músculos, incluso el dolor que podamos sentir en algún órgano puede ser consecuencia de algún dolor muscular.

¿En qué consisten los dolores musculares?

Prácticamente todo el mundo ha sufrido alguna vez dolores musculares. Cuatro de cada diez personas en los Países Bajos sufre al menos una vez por semana algún dolor en los músculos. Los dolores musculares se manifiestan principalmente en:

  • Dolores de espalda
  • Dolores en las cervicales
  • Dolores en los hombros

Además, aproximadamente el 80 % de los dolores de cabeza están asociados a determinados dolores musculares. Esto viene a significar que este tipo de dolor de cabeza es consecuencia de dolores musculares, por lo general en la zona cervical. También se suele denominar ‘cefaleas tensionales’, frecuentemente vinculadas a la migraña.

¿Cuanto tiempo suelen durar los dolores musculares?

Los dolores musculares pueden variar en tiempo de duración, en frecuencia y en intensidad. Habitualmente la gente suele sufrir este tipo de dolor tras haber hecho algo de ejercicio (agujetas), pero por regla general suele desaparecer al cabo de pocos días. Por lo tanto, los dolores musculares pueden ser algo que se manifiesta de forma puntual cuando se ejercitan los músculos de forma intensiva. Solo un pequeño porcentaje de los dolores musculares se pueden clasificar como dolores crónicos. En la mayoría de los casos se pueden paliar estos dolores musculares puntuales mediante reposo o eventualmente a base de pomadas disponibles en farmacia. También existen otros tipos de dolores musculares más intensos, como lo son los calambres o los desgarros musculares. Estas formas de dolores musculares se pueden manifestar tanto de manera puntual como de manera crónica por lo que pueden requerir otro tipo de métodos para combatirlos.

¿Síntomas de los dolores musculares?

Existen diferentes formas de dolores musculares, de la misma manera que existen también diferentes causas. Por lo general, los dolores musculares aparecen a consecuencia de un deterioro de los tejidos y se sienten como un ‘dolor punzante’’. El músculo puede sentirse dolorido o agarrotado. Cuanto más deteriorado está el tejido, más intenso puede llegar a ser el dolor. Por otra parte, el dolor puede manifestarse superficialmente o más en profundidad. Esto va a depender de dónde esté localizado el músculo. Si sufres algún dolor superficial, te va a doler cuando tiras del músculo. Si los dolores musculares son debidos a un esguince, esto también se puede achacar sin duda a una localización superficial del músculo; por lo contrario una inflamación se va a localizar más en profundidad. Por lo general los dolores musculares suelen ser más frecuentes en las personas de más edad. Esto se debe al hecho de que la calidad de los músculos se va debilitando a medida que nos vamos haciendo mayores. Además de la edad, el estrés también puede ejercer una influencia. El estrés puede acabar provocando que tus músculos estén tensos y agarrotados durante mucho tiempo. Esto suele ser la causa de las cefaleas tensionales. Cuando se trata de cefaleas tensionales, el dolor puede sentirse ya sea como un ‘punzante/agudo’ o como un ‘martilleo/palpitación’. A la mayoría de las personas a las que se les ha diagnosticado migraña, las cefaleas tensionales también se suelen producir con frecuencia.

¿Cuáles son las causas de los dolores musculares?

La causa más frecuente de los dolores musculares es una inflamación o una debilitación de los músculos. Siempre que ejercites con frecuencia tus músculos, tendrás menos probabilidades de sufrir esa fatiga muscular. Esta fatiga suele afectar con más frecuencia a los músculos que se ejercitan con menos frecuencia. Así, en el momento en el que tu tejido muscular sufre el más mínimo agotamiento, puede aparecer una sensación de rigidez en tus músculos. También puede suceder que ese tejido muscular sufra un desgaste más importante. En este caso, el organismo va a liberar unas substancias, las cuales a su vez van a provocar la inflamación. Este tipo de reacción no aparece inmediatamente después del desgaste producido, sino que por lo general aparece unos días después del ejercicio. Por lo tanto nunca vas a sufrir de inmediato la inflamación de esos músculos fatigados. En muchos casos los dolores musculares pueden ir estrechamente vinculados con la enfermedad. De esta forma puedes llegar a sufrir dolores musculares en el marco de determinadas enfermedades. Pensemos, por ejemplo, en un resfriado. Un resfriado también puede causar dolores musculares. Los dolores musculares aparecen con más rapidez cuando estás enfermo que después de que tus músculos hayan sufrido un agotamiento por ejercitarse. Esto se debe a que las substancias que causan los dolores musculares son liberadas por el organismo con mayor rapidez cuando estás enfermo que si has ejercitado en exceso tus músculos. Los dolores musculares también pueden ser una advertencia de la aparición de algunas enfermedades como por ejemplo la gripe. Además de las causas específicas, también existen causas genéricas de los dolores musculares. No hay más que pensar en en ciertas épocas del año en las que todo el mundo parece estar enfermo y en las que todos parecen ‘dormir mal’ o tener ‘dolores musculares’. Entre otras cosas los cambios de temperaturas pueden ser un desencadenante de los dolores musculares. Por regla general, las personas suelen sufrir más dolores musculares durante las temporadas más frías que durante las temporadas más cálidas. Una mala postura también puede causar cierto tipo de dolores musculares. Así, la mayoría de la gente no se sienta correctamente en la mesa o al volante. Por lo que tanto las temperaturas como la postura corporal pueden resultar ser factores importantes en lo que respecta los dolores musculares.

¿Existe alguna causa psicológica para los dolores musculares?

Podéis estar seguros. Una parte considerable de los dolores musculares son debidos a determinados factores psicológicos, como por ejemplo el estrés y la ansiedad. Además, la fatiga también es un factor importante en la aparición de los dolores musculares. La fatiga te hace más vulnerable a posibles enfermedades y aumenta el riesgo de sufrir migraña u otros dolores de cabeza. En algunos casos, una sobrecarga emocional también puede afectar a tu organismo y en consecuencia a tus músculos. Las emociones pueden provocar que tus músculos permanezcan tensos durante mucho tiempo, lo que a su vez va a dar lugar a los dolores musculares crónicos. Tu organismo manifiesta una reacción física a la ansiedad, y en consecuencia también una tensión muscular. Normalmente esto tiene la función de hacer que reacciones con mayor rapidez a un determinado peligro. En los casos de trastorno de ansiedad, la ansiedad y el estrés van a provocar con mucha frecuencia dolor.

¿Cómo puedo hacer frente a los dolores musculares?

Generalmente, los dolores musculares se pueden superar a base de analgésicos, como por ejemplo el Parecetamol; o aplicando alguna pomada específica, como el Flexiumgel. En los casos de esguinces, unas vendas de frío pueden aliviar. Si estos remedios ‘habituales’ ya no son la solución, puede que sea necesario pasar a la siguiente fase. En concreto esto significa que tienes que determinar las causas físicas así como las causas psicológicas de tus dolores musculares. Para determinar cuales pueden ser las causas físicas de tus dolores musculares, puedes por ejemplo consultar con tu médico de cabecera o con un especialista. No obstante es conveniente analizar también cuáles pueden ser en tu caso las causas psicológicas de los dolores musculares que te afectan. Los dolores musculares suelen estar vinculados al estrés y el dolor puede verse agravado por otros factores psicológicos. Para estos casos, el programa ‘Mis15Minutos.com’ te puede ayudar. Médicos y psicólogos han desarrollado un programa de auto-ayuda online el cual estudia de qué manera puedes reducir las causas psicológicas del dolor. También aborda la vulnerabilidad que puede causar los dolores musculares en tu organismo. Mediante el uso de técnicas científicas, el programa te enseña aumentar tu umbral del dolor así como a reducir tu vulnerabilidad. Por lo que el programa también funciona para la lucha contra el dolor. Aprende desde hoy mismo cómo puedes:

  1. Reducir el dolor actuando sobre los factores en los que puedes hacer algo al respecto;
  2. Reconocer las señales de advertencia con el objetivo de poder controlar la frecuencia, la duración así como la intensidad del dolor;
  3. Prevenir las recaídas con el fin de evitar los efectos a largo plazo.

Pain-reduction-4-weeks-FR-15Minutes4Me

 

¿Test de dolor?

¿Quieres saber qué efectos pueden tener los dolores musculares en tu vida y si es posible que tus dolores musculares sean debidos a determinadas causas psicológicas? Pasa entonces aquí mismo el test del dolor vinculado al estrés gratuito.

AL AUTODIAGNÓSTICO