X Cerrar

El dolor de espalda es un tipo de dolor que se manifiesta en gran parte de la población. Aproximadamente el 80% de la población belga ya ha sufrido algún dolor de espalda a lo largo de su vida. Para el 50% de estas personas, se trata de un problema recurrente o permanente. Por lo general, cuando se sufre algún tipo de dolor de espalda no suele ser a consecuencia de una enfermedad física, ni de una inflamación vertebral. Sólo en un porcentaje mínimo de los casos se determina una causa médica física.

¿Los síntomas del dolor de espalda?

Podemos distinguir diferentes tipos de dolor de espalda. La gran mayoría de las personas sufren algún dolor en los sectores inferiores de la espalda, zona lumbar. Esto afecta a los músculos, tanto intervertebrales como articulares, que han dejado de funcionar correctamente. Es complicado determinar la causa exacta de este dolor en esta zona precisa. Un dolor de espalda puede aparecer de forma repentina. En determinados casos, se va haciendo progresivamente más intenso. Si tuviésemos que describir la sensación, podríamos decir que en la mayoría de los casos se trata de un dolor intenso o punzante. El dolor puede llegar a ser tan intenso que se puede llegar a sentir también en las costillas e incluso en los glúteos. El dolor puede incluso en ocasiones extenderse hasta las piernas. La mayoría de las personas piensa que cuando se tiene algún dolor de espalda es malo moverse, cuando en realidad el quedarse de forma prolongada en la misma posición es lo que puede causar el dolor. Consideremos las siguientes situaciones:

  • Posición sentada prolongada
  • Posición estática prolongada
  • Posición vertical

El hecho de practicar alguna actividad puede en efecto ir acompañado de algo de dolor, pero por lo general el ejercicio es bueno para los músculos. En la mayoría de los casos, el dolor de espalda desaparece pasado un corto período de tiempo y a largo plazo no queda ninguna secuela vinculada a ese dolor de espalda. No obstante, en determinados casos, el dolor puede persistir más tiempo. Cuando persiste por un tiempo superior a entre 6 y 12 semanas, entonces podemos determinar que se trata de un dolor de espalda crónico.

¿Cuáles son las causas del dolor de espalda?

A menudo suele ser muy difícil poner de manifiesto cuales son las causas exactas de un dolor de espalda. El dolor de espalda puede tener una causa distinta según cada persona. Además, por lo general no suele haber ninguna causa específica que podamos determinar. Este es el caso en 9 de cada 10 personas que padecen algún dolor de espalda. Siempre que estemos estudiando las causas de este tipo de dolor, es imprescindible tener en cuenta tanto las causas físicas como las psíquicas. En la mayoría de los casos, los dolores de espalda pasajeros suelen ser consecuencia de los siguientes factores:

  1. Un esfuerzo físico intenso
  2. Una lesión o un trauma
  3. Un movimiento en falso

Hablamos de dolor de espalda no específico cuando los médicos no han podido encontrar ninguna causa específica a tus problemas. Sin embargo sí conocemos diferentes posibles causas para el dolor de espalda específico. Puede tratarse tanto de factores físicos como psicológicos. Enumeramos a continuación los principales:

¿Causas físicas del dolor de espalda?

  • Mala condición o baja forma
  • Postura sentado incorrecta
  • Técnica incorrecta para levantar peso
  • Postura inadecuada, por ejemplo, cuando caminamos
  • Tensión muscular
  • Debilitación de los músculos, los nervios intervertebrales o articulares
  • Inflamación vertebral
  • Debilitación de la espalda debido a una conducción demasiado frecuente
  • Musculatura insuficiente de los abdominales y de la espalda

¿Causas psicológicas del dolor de espalda?

Con frecuencia determinados factores psicológicos también pueden causar dolores de espalda. Tanto reprimir las emociones como haber vivido algunas situaciones difíciles pueden provocarlos. Además, los factores físicos así como los psicológicos pueden actuar entre sí y persistir. Por lo tanto también es necesario esclarecer cuáles pueden ser las causas psicológicas del dolor de espalda. Detallamos a continuación una lista de posibles causas psicológicas:

  • Estrés
  • Divorcio
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Sensación predominante de impotencia
  • Final de una relación

¿Tratar y combatir el dolor de espalda?

Antes siquiera de empezar a tratar tu dolor, es imprescindible determinar cuáles son las causas en tu caso individual. De esta forma podrás saber si el tratamiento que has elegido aborda realmente los factores específicos que causan tu dolor. Un médico de cabecera o un especialista te puede ayudar a luchar contra las causas físicas de tu dolor. En lo que concierne el tratamiento de las causas psicológicas, puedes acudir a un terapeuta o a nuestro programa de autoayuda. El programa de ‘Mis15Minutos.com’ ha sido desarrollado por médicos y psicólogos con el objetivo de aportar apoyo y asistencia diaria a las personas que están luchando contra las causas psicológicas de los dolores de espalda. Además, el programa te ayuda a reforzar tu organismo así como a incrementar tu umbral del dolor. De esta forma, al establecer una mayor resistencia al dolor, puedes aprender a hacer frente de una manera más eficaz al dolor y aumentar tu resiliencia contra el dolor.
Pain-reduction-4-weeks-FR-15Minutes4Me

 

Además, es conveniente examinar todas las posibles causas del dolor de espalda, tanto las físicas como las psíquicas. Estas pueden interactuar entre sí. Por lo tanto el seguimiento de una terapia también puede ayudar a hacer frente a las posibles causas físicas.

¿Test de dolor de espalda?

¿Quieres saber cuáles pueden ser las causas de tu dolor de espalda? Pasa aquí el test de dolor vinculado al estrés gratuito y descubre cuáles son las posibles fases sucesivas.

AL AUTODIAGNÓSTICO