X Cerrar

¿Diagnóstico de depresión?

Con frecuencia, un diagnóstico puede llegar a ser importante para poder tener acceso a cierto tipo de terapia o llegado el caso para obtener el reembolso de cierto tipo de medicamentos. Basándose en esta filosofía, se han publicado diferentes métodos en los que se describen en qué consiste un diagnóstico de depresión. El DSM (‘Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales’ del Inglés ‘Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders’) describe un diagnóstico de depresión con los requisitos siguientes:

  • Se tienen que poder observar al menos cinco síntomas de la depresión.
  • Se deben observar estos mismos síntomas durante un período de tiempo de al menos dos semanas.
  • Los síntomas deben causar un sufrimiento considerable a diversos aspectos de tu vida diaria.
  • Los síntomas de la depresión no se pueden atribuir a otro tipo de enfermedad, a un luto, o a una adicción. De la misma manera, no podemos estar refiriéndonos a ningún tipo de depresión si sus síntomas son la consecuencia de cualquiera de las situaciones mencionadas anteriormente.

Según determina el DSM, estas son las pautas de actuación según las cuales podemos identificar una u otra depresión, y por lo tanto determinarla. Para ayudarte a que entiendas mejor qué significan exactamente estas pautas de actuación, a continuación vamos a describir cada una de ellas y les añadiremos algunos ejemplos.

¿Diagnóstico de depresión? ¿Síntomas que se deben poder observar durante un plazo de al menos dos semanas?

Una depresión y sus síntomas de la depresión no se pueden resolver así sin más. Para poder estar hablando de un diagnóstico de depresión, se debe establecer que no podemos deshacernos ni de los síntomas ni del sentimiento de estar deprimido. Todos los esfuerzos que haces parecen inútiles. Tal y como puedes observar en la parte de la depresión que se refiere a sentirse depresivo o a estar triste, se puede apreciar una gran diferencia entre las dos situaciones. Si te sientes triste, este sentimiento no va a llegar a abrumarte o a consumirte. Sin embargo si estás depresivo, ya no vas a ser capaz de reírte ni en los buenos momentos. Vas a estar constantemente disgustado y triste. Debido a que esto va a afectar a todos los ámbitos de tu vida, esto también va a consumirte y a atormentarte.

Cuando se trata de un diagnóstico de depresión, tienes el sentimiento de que ya no hay nada que puedas hacer para cambiar algo en relación a estos síntomas o a tus sentimientos depresivos negativos. Quieres que esto se termine, pero no sabes qué hacer para conseguirlo. Puede incluso llegar a ocurrir que dejes de creer en tus propias capacidades, y esto se traduce en que los síntomas de la depresión no van a hacer más que ir a peor.

Poco tiempo después, lo único que te va a quedar es un sentimiento negativo de tristeza. La depresión va a afectar cada vez más a todas las actividades de tu vida cotidiana.

Si se establece un diagnóstico que determina que tienes depresión, podrás darte cuenta que tu depresión llega a ser algo así como una especie de obstáculo en tu vida diaria. Tienes la sensación de que ya no puedes tomar tus propias decisiones. Tu diagnóstico de depresión hace que la mayoría de las veces ya no tengas la energía suficiente para poder seguir llevando una vida normal. Como resultado de ello, por lo general te vas a sentir rechazado o vas a tener la sensación de vivir bajo una presión excesiva.

¿Diagnóstico de depresión? ¿Cómo podemos determinar que tu sufrimiento es considerable?

Según determina el DSM, para poder afirmar que estamos ante un diagnóstico de depresión, debemos establecer que existe también un sufrimiento considerable. Esto viene a decir que tu diagnóstico de depresión debe ser en cierto modo un importante obstáculo en tu vida cotidiana e influir en tu día a día. Has perdido la energía necesaria para poder disfrutar del estilo de vida que tenías o del que te gustaría tener. Por ejemplo, ya no tendrás ninguna fuerza para ir a practicar deporte. En ese preciso momento, tu cerebro te estará diciendo que necesitas descansar. Sin embargo, realmente no vas a poder conseguir descansar, y en la mayoría de los casos vas a empezar a preocuparte y a angustiarte.

A continuación, te vamos a detallar algunos ejemplos de actividades cotidianas o de actividades con las que solías disfrutar que pueden verse afectadas por un diagnóstico de depresión. Por lo tanto, ese sufrimiento considerable puede influir sobre las siguientes actividades:

  • Trabajo
  • Cocinar
  • Ir a hacer las compras
  • Jugar al tenis
  • Salir a tomar algo con unos amigos
  • Acudir al cumpleaños de algún familiar
  • Ir a dar un paseo con el perro.

Siempre y cuando se trate de un diagnóstico de depresión, con frecuencia ya no tendrás fuerzas psíquicamente para poder llevar a cabo las actividades que te nombramos a continuación.

Para poder afirmar que en efecto existe un sufrimiento considerable, el DSM también determina que este sufrimiento considerable tiene que verse reflejado en distintos aspectos de tu vida. Por aspectos de la vida entendemos, por ejemplo, lo siguiente:

  • Tu trabajo
  • La vida familiar
  • Las aficiones o las actividades de ocio y tiempo libre
  • Tus estudios
  • Los amigos
  • La familia

Por lo tanto, para poder decir que se trata de un diagnóstico de depresión tu depresión deberá tener una influencia importante sobre varios de los aspectos de la vida mencionados anteriormente. Te puede ocurrir, por ejemplo, que dejes de practicar tus ‘hobbies’ y que ya no tengas ganas de participar a las reuniones familiares. De este modo, vas a empezar a aislarte y a no querer salir, y en consecuencia vas a preferir pasarte el día sin hacer nada. Teniendo en cuenta que vas a estar constantemente preocupándote por todo, tu cuerpo va a sentirse como si estuviese sobrecargado y estresado.

¿Sufrimiento considerable cuando se tienen menos de 5 síntomas de la depresión?

¿Es posible que también puedas padecer un sufrimiento considerable sin cumplir el criterio de los 5 síntomas mínimos requeridos para un diagnóstico de depresión? Sin lugar a dudas, puesto que este criterio no es más que una pauta orientativa que nos permite referirnos a un diagnóstico de depresión. El hecho de que no cumplas con todos los criterios mencionados de un diagnóstico de depresión no implica que no puedas estar experimentando un sufrimiento considerable.

Aunque decidas, o no, obtener ahora a través de este artículo un diagnóstico de depresión, deberías saber que también puede ser muy útil descubrir hasta qué punto podemos determinar que tu sufrimiento es considerable. Las pautas orientativas mencionadas anteriormente han sido facilitadas para poder establecer un diagnóstico médico, pero no deben ser en ningún caso un impedimento en tu búsqueda de ayuda para luchar contra tu sufrimiento. Incluso aunque no dispongas de un diagnóstico oficial de depresión, puedes buscar ayuda para luchar contra tu sufrimiento.

Para numerosos tipos de terapias contemporáneas, el disponer o no de un diagnóstico de depresión ha dejado de ser el factor más importante. Existen incluso ciertos tipos de terapia que se basan exclusivamente en lo que te ayuda y ya no en si se te ha establecido o no un diagnóstico de depresión.

¿Diagnóstico de depresión? ¿No se pueden atribuir estos síntomas ni a una enfermedad, ni a un luto ni a una adicción?

El DSM aplica estas normas de exclusividad del diagnóstico de depresión para poder determinar las causas reales de los síntomas de la depresión. Sin embargo, los síntomas de la depresión también pueden aparecer cuando se trata de una adicción, de un duelo e incluso cuando se toman cierto tipo de medicamentos. Los síntomas de la depresión pueden, por ejemplo, aparecer cuando uno es adicto a las siguientes sustancias:

  • Drogas
  • Alcohol
  • Tabaco

Sin embargo, en estos casos no podemos establecer que se trata de un diagnóstico de depresión ya que los síntomas de la depresión se deben entonces a una causa inicial diferente a la que sería si se tratase de una depresión. Por ejemplo, se excluye un diagnóstico de depresión cuando se trata de un duelo ya que como es obvio los síntomas de la depresión se deben a un proceso de duelo. En este caso, no podemos determinar oficialmente un diagnóstico de depresión.

Las causas físicas también deben ser siempre excluidas cuando se trata de establecer un diagnóstico, ya que no podemos atribuir los síntomas a ninguna causa psíquica teniendo en cuenta que al fin y al cabo se deben básicamente a unas causas físicas. Con esto queremos referirnos a que las enfermedades físicas, así como los medicamentos, pueden provocar o estimular los síntomas de la depresión. En estos casos, no se puede plantear el inicio de ningún tratamiento basándonos en un diagnóstico de depresión sino que en uno que esté basado en causas físicas.

¿Es importante está distinción?

No. El DSM aplica esta distinción para saber cuándo se puede establecer que se trata de un diagnóstico de depresión y cuándo son otras las causas que están en juego. Sin embargo esto no debería influir en absoluto en tu decisión de emprender una terapia ni en tu motivación para contactar con un terapeuta. Al igual que ocurre cuando se trata de un sufrimiento considerable, para luchar contra tu sufrimiento y sus síntomas, no es necesario que se establezca un diagnóstico de depresión.

¿Diagnóstico de depresión: el test de depresión?

¿Quieres saber más acerca de cuáles son exactamente los síntomas de la depresión que sufres y hasta qué punto padeces de un sufrimiento considerable? Pasa entonces aquí mismo nuestro test de depresión gratuito para obtener más información acerca de qué puedes hacer para luchar contra tus síntomas.

AL AUTODIAGNÓSTICO