¿Tratamiento del burnout?

A pesar de que las principales herramientas de diagnóstico no reconozcan el burnout como una enfermedad mental específica, sí que existen tratamientos específicos para luchar contra el burnout. Una vez que hayas observado que estás sufriendo determinados síntomas de burnout, o que te hayan diagnosticado un posible burnout, es preciso buscar un tratamiento para el burnout.

Al igual que sucede cuando se trata de otras enfermedades mentales, los síntomas del burnout no desaparecen por arte de magia. En realidad, el burnout surge debido a los malos hábitos. Y por malos hábitos nos queremos referir a los hábitos que no reducen nuestro estrés. Por ejemplo, si eres un perfeccionista, el hecho de que compruebes tres veces si has hecho tu trabajo tal y como se esperaba no te va a ayudar a cambiar lo que ya está hecho. En un principio, es posible que esto tenga la función de reducir el estrés, pero al cabo de cierto tiempo, vas a estar tan inmerso por la carga de trabajo que esta técnica ya no te va a ayudar en absoluto. Por lo que entonces un tratamiento de burnout puede resultar ser un factor de gran utilidad.

Un tratamiento de burnout centra esencialmente su atención en la disminución del estrés y en el aprendizaje de nuevos hábitos positivos que se asegurarán de que desarrolles una mayor resiliencia (o la capacidad para sobreponerte a períodos de dolor emocional y situaciones adversas). Por lo tanto, un tratamiento de burnout tiene por objetivo el luchar contra tu burnout y establecer contigo nuevos hábitos que te permitirán prevenir el burnout en el futuro.

¿Las diferentes fases de un tratamiento de  burnout?

Existen diversas técnicas y diferentes tipos de tratamiento del burnout, pero por lo general tienen el mismo objetivo y funcionan según el mismo sistema. Bastiaanssen y al. (2011) distinguen 3 fases de tratamiento para la enfermedad.

La primera fase de un tratamiento de burnout consiste en aportarte una mayor información acerca del burnout con el fin de que puedas identificar tus síntomas a tiempo y que aprendas a reconocer más en profundidad cuál es tu situación actual. A pesar de que, por ejemplo, te hayan diagnosticado que sufres un burnout, probablemente a menudo vas a seguir teniendo muchas dudas. Esta primera fase te va a proporcionar respuestas y una mayor información sobre el procedimiento del burnout. Por lo tanto, la primera fase de un tratamiento de burnout tiene por objetivo el enseñarte a conocer y entender mejor tu situación actual.

Por lo que la primera fase de un tratamiento de burnout te ayuda a obtener un mayor entendimiento de ti mismo y de tu situación actual. En la segunda fase de un tratamiento de burnout, es cuando nos ocupamos firmemente del problema en sí, así como de la solución. Esto significa que junto con tu terapeuta vas a observar en qué situaciones experimentas menos estrés y así procurar poner en práctica esta información con el fin de disminuir tu nivel de estrés general. Numerosas terapias prefieren recurrir a las capacidades de las que tú mismo ya dispones con el objetivo de cambiar tus hábitos negativos y así disminuir tu estrés de forma duradera. Durante esta fase del tratamiento de burnout, tienes que volver a emprender progresivamente diferentes actividades nuevas y tienes que volver a empezar enérgicamente alguna ocupación. Conviene hacer esto solamente si ya has adquirido cierta perspicacia nueva. De no ser así, es más que probable que vuelvas a esforzarte demasiado.

En el transcurso de la última fase de un tratamiento de burnout, es cuando vas a aplicar los nuevos hábitos adquiridos con el fin de volver a emprender poco a poco ciertas actividades de manera más constante. Es importante que lo hagas de forma progresiva, sin prisa, con el objetivo de limitar los riesgos de recaída.

¿Dónde puedo dirigirme para un tratamiento de burnout?

El tipo de tratamiento de burnout que hemos descrito anteriormente se puede seguir gracias al asesoramiento de un psicólogo, un psicoterapeuta, o con la ayuda de un programa de autoayuda en línea. Un psicólogo y un psicoterapeuta te van a acompañar mediante conversaciones directas cara a cara con el fin de reducir tu estrés y prevenir el burnout en el futuro.

Además de los métodos tradicionales de tratamiento del burnout, en la actualidad también existen nuevos métodos de tratamiento del burnout. Con el fin de evitar las largas listas de espera o para que el esfuerzo que esto te va a suponer no sea demasiado grande, hoy en día también puedes encontrar diferentes programas en línea que te pueden ayudar a luchar contra tus trastornos mentales.

De esta forma, ‘Mis15Minutos.com’ ha desarrollado un programa de autoayuda en línea, basado en técnicas cognitivas y sistémicas orientadas hacia la búsqueda de soluciones con el objetivo de proporcionarte ayuda en tu lucha contra tu burnout. Por lo que el programa se ha inspirado en técnicas terapéuticas ya en vigor con el fin de proponerte un tratamiento de burnout sin salir de casa.

Los estudios realizados indican que el participante medio de ‘Mis15Minutos.com’ experimenta una disminución de su nivel de estrés del 77 %. Al igual que sucede con la terapia de conversaciones directas con tu terapeuta, ‘Mis15Minutos.com’ te ayuda a obtener un mejor entendimiento y un mayor conocimiento de tu situación, así como a integrar lentamente y progresivamente en tu vida determinados nuevos hábitos.

¿Uso de medicamentos como parte de un tratamiento de burnout?

Por lo general, en un tratamiento de burnout no se utiliza ningún medicamento. Lo que llegado el caso sí se podría prescribir, sería, por ejemplo, un somnífero con el fin de garantizar la reducción de un determinado síntoma de burnout a corto plazo; en este caso, los trastornos del sueño.

¡Evalúa tus síntomas de burnout con la ayuda del test de burnout!

Te gustaría saber en qué medida tus síntomas de burnout ejercen alguna influencia sobre tu vida y qué tipo de tratamiento de burnout te puede ayudar? Entonces pasa nuestro test de burnout gratuito.