X Cerrar

El trastorno obsesivo-compulsivo, también denominado TOC, es una variante de la ansiedad que ve cómo la persona afectada padece pensamientos repetitivos y/o conductas obsesivas recurrentes. Considera que estos pensamientos y estas conductas son molestos e incluso inútiles pero sin embargo no puede evitar tenerlos. No consigue librarse de ellos. A pesar de que sabe que estos pensamientos y conductas son inapropiados, no consigue deshacerse de ellos. El mero hecho de padecer y de llevar a cabo estos pensamientos y conductas puede provocarle un serio sufrimiento y sensación de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo?

Para poder dar un diagnóstico de trastorno obsesivo-compulsivo, según el DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana) se deben cumplir los siguientes criterios:

  1. La persona en cuestión tiene pensamientos obsesivos o lleva a cabo a menudo conductas obsesivas.
  2. La persona en cuestión es consciente de que estos pensamientos y conductas son inútiles.
  3. El hecho de llevar a cabo y de tener estas conductas obsesivas y/o pensamientos obsesivos le causa un sufrimiento significativo. Esto requiere mucho tiempo e interfiere en diversos ámbitos de la vida diaria.

Cuando nos referimos a conductas obsesivas, lo identificamos como conductas que tienen que llevarse a cabo a cada vez exactamente de la misma forma. Estas conductas se repiten de manera recurrente. Por ejemplo, el número de veces o la manera en la que usted se lava las manos después de ir al baño. Si se cumplen los siguientes requisitos, podemos hablar de conductas obsesivas:

  • Un pensamiento obsesivo le obliga a adoptar una conducta específica.
  • Estas conductas tienen como objetivo el prevenir o reducir el sufrimiento o la ansiedad.
  • Estas conductas sin embargo no están relacionadas con el objetivo deseado o son exageradas.

Los pensamientos obsesivos son pensamientos que se repiten constantemente bajo la forma de una idea, de un impulso o de una representación. La gente suele intentar reprimir estos pensamientos pensando en otra cosa o haciendo algo distinto. Usted sabe que es usted mismo el que ha creado estos pensamientos y que no se los han sugerido.

También podemos hablar de pensamientos obsesivos, también denominadas obsesiones, si se cumplen los siguientes requisitos:

  1. Podemos hablar de un pensamiento, impulso o representación recurrente y persistente. Uno siente que esto es algo que ha sido impuesto o que es inútil.
  2. Estos pensamientos provocan un sufrimiento importante.

En regla general, los pensamientos y/o conductas obsesivos se refieren a los temas siguientes:

  • Obsesiones relativas a la religión, al sexo y al cuerpo
  • Clasificar y ordenar de forma simétrica
  • Lavar y limpiar
  • Conducta de acumulación y de conservación

¿Cuáles son los subtipos del trastorno obsesivo-compulsivo?

Podemos distinguir tres tipos de trastorno obsesivo-compulsivo en función de si tenemos o no pensamientos obsesivos y/o comportamientos obsesivos :

  1. Trastorno obsesivo-compulsivo relativo a los pensamientos obsesivos
  2. Trastorno obsesivo-compulsivo relativo a conductas obsesivas
  3. Trastorno obsesivo-compulsivo relativo tanto a los pensamientos obsesivos como a las conductas obsesivas.

El último tipo de trastorno obsesivo-compulsivo es el que se manifiesta más a menudo ya que los pensamientos obsesivos conducen a menudo a conductas obsesivas.

¿Cuáles son los posibles efectos de un trastorno obsesivo-compulsivo?

Al igual que las otras variantes de la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo tiene un gran impacto sobre su felicidad y sobre su vida. Un trastorno obsesivo-compulsivo tiene sobre todo una gran influencia sobre las interrelaciones sociales, interrelaciones personales e interrelaciones encaminadas a la prestación. Debido a la repetición constante de pensamientos y de conductas, la persona afectada probablemente desaprovechará cosas agradables, no podrá seguir unos estudios e incluso evitará situaciones puesto que sabe que estas van a desencadenar sus conductas y pensamientos obsesivo-compulsivos. Al cabo de cierto tiempo, esto puede tener un impacto importante y eventualmente conducir a síntomas de depresión.

El trastorno obsesivo-compulsivo puede también tener consecuencias sobre las personas las personas de su entorno. A veces, esos pensamientos y esas conductas llegan a exigir mucho de parte de estas personas de su entorno ya que se ven implicadas inevitablemente en estas conductas.

¿Comorbilidad con el trastorno obsesivo-compulsivo?

A veces, el trastorno obsesivo-compulsivo puede estar acompañado también de otras enfermedades mentales y físicas. Algunos ejemplos de tipos de trastornos que están relacionados con trastorno obsesivo-compulsivo son los siguientes:

  • Depresión
  • Abuso de substancias
  • Trastornos de la alimentación
  • Epilepsia
  • Irritaciones en la piel derivadas de la compulsión de higiene

¡Haga el test de ansiedad!

¿Quiere usted saber si padece también de síntomas de ansiedad y cuáles pueden ser las posibles conductas obsesivas y pensamientos obsesivos de los que puede ser víctima? Haga aquí el test de ansiedad gratuito el cual también hace un balance sobre la depresión y el estrés.