¿Ansiedad en la infancia?

Es difícil hacer la diferencia entre la ansiedad en la infancia y la ansiedad que suele acompañar las fases del desarrollo. Debido a que a lo largo de la niñez son muchos los cambios que se experimentan, en cierta medida es normal que los niños sientan ansiedad. No cabe la menor duda de que durante fase de la pubertad se suele experimentar cierta ansiedad, pero los más pequeños a su vez también pueden llegar a sufrir ansiedad, por ejemplo, teniéndole miedo a los extraños.

Por lo que no siempre es fácil saber cuando se puede determinar que se trata de una ansiedad excesiva y qué tipo de enfoque y actitud es mejor adoptar como padres. Para ayudaros en este proceso, en este artículo os explicamos qué es la ansiedad normal y a partir de qué momento podemos decir que estamos frente a un trastorno de ansiedad. Por otro lado, también te informamos de en qué consiste un tratamiento para la ansiedad en la infancia.

¿Qué podemos definir como ansiedad normal en la infancia?

En función de las diferentes fases del desarrollo en los niños, existen formas normales de ansiedad que van a la par con la fase en la que se encuentra tu hijo. A continuación podrás encontrar algunos ejemplos de ansiedad normal en la infancia por franja de edad

De 0 a 6 meses, es normal que los niños estén ansiosos debido a ruidos fuertes, al acercamiento repentino de extraños o a la pérdida de protección.

De 6 meses a 1 año, es normal para los niños sentirse ansiosos frente a una altura importante y/o a las profundidades, a personas u objetos desconocidos, así como la angustia por estar separados de uno de sus padres también les puede provocar ansiedad

De 1 a 2 años, los niños pueden sentirse ansiosos frente a cosas que se originan por acontecimientos naturales, como lo pueden ser una tormenta o una ola grande.

De 2 a 4 años, los niños suelen estar ansiosos a menudo a la idea de tener que tocar un animal o al ver la sangre.

Los niños de 4 a 6 años pueden estar ansiosos para dormir en la oscuridad, frente a monstruos o si algo cambia en su cuerpo (por ejemplo, si tienen que ir al médico o cortarse el pelo).

Entre 6 y 12 años, los niños suelen estar ansiosos a menudo a la idea de poder ser juzgado por sus semejantes. Entra entonces en juego el miedo al fracaso, concepto más intenso. De ahí que estén ansiosos por el mero hecho de poder fracasar. Por otra parte, un niño de esta edad ya empieza a anticipar los acontecimientos negativos. Puede pensar, por ejemplo, en qué es lo que debería hacer si sus padres llegasen a separarse.

Los jóvenes de 12 a 18 años siguen estando ansiosos a la idea de ser juzgados por sus semejantes, pero ahora mucho más por los del sexo opuesto. La ansiedad se manifiesta sobre todo frente a los diferentes peligros que no tienen que ver directamente con la niñez, como lo puede ser una guerra.

¿En qué momento podemos estar refiriéndonos a un trastorno de ansiedad en la infancia?

Podemos hablar de ansiedad excesiva en la infancia si desde su edad más temprana este niño está constantemente ansioso. Si esto se prolonga, podemos estar hablando de posibles trastornos de ansiedad generalizados. Existe cierto tipo de ansiedad normal en la infancia, pero si ésta se manifiesta demasiado a menudo y empieza a controlar su vida, estamos hablando entonces de trastornos de ansiedad.

En este caso, a tu hijo le es difícil mantener el control de la situación. Tu hijo puede así mismo, al cabo de cierto tiempo, empezar a intentar evitar ciertas situaciones específicas. A pesar de que tu hijo probablemente sepa que en el fondo no debe estar ansioso, no puede evitarlo ni tranquilizarse.

¿Síntomas y trastornos de ansiedad en la infancia?

Si los criterios que enumeramos a continuación se cumplen, podemos entonces referirnos a un tipo de ansiedad excesiva en la infancia, y por lo tanto a trastornos de ansiedad si los síntomas se siguen manifestando en un plazo largo de tiempo:

  • Tu hijo sufre un nivel de ansiedad constante e incluso de pánico.
  • La ansiedad va a dar lugar a un comportamiento de evitación, lo cual a largo plazo va a conducir a unos trastornos depresivos.
  • Tu hijo está constantemente tenso y nervioso
  • Tu hijo está agotado debido a la tensión y a la ansiedad constantes.
  • La ansiedad no le deja energía suficiente para las actividades del día a día. Tu hijo está entonces a menudo cansado y, por este mismo motivo, ciertas tareas ya no van a poder llevarse a cabo.
  • Tu hijo sufre a menudo calambres.
  • Tu hijo padece trastornos del sueño.
  • Tu hijo ya no logra concentrarse de forma correcta.
  • Tu hijo reacciona a menudo de manera colérica y con mal genio.
  • Tu hijo busca a menudo calmarse con la gente que lo rodea.

La ansiedad en la infancia puede por lo tanto ser agotadora y ejercer una influencia desproporcionada en el niño. Todos los aspectos de la vida del niño se pueden ver perjudicados.

¿Tratar la ansiedad en la infancia?

La ansiedad en la infancia puede ser tratada. Existen diferentes instituciones a este respecto. En función de la edad, se deben tomar diferentes medidas para luchar contra la ansiedad en la infancia. De hecho, cada franja de edad va a necesitar un enfoque de técnica terapéutica diferente, el cual tiene su origen en numerosos tratamientos para la ansiedad.

‘Mis15Minutos.com’ propone un tratamiento para la ansiedad en la infancia a través de un programa de autoayuda en línea. Los niños que disponen de un buen vocabulario pueden perfectamente seguir a diario el programa con como único apoyo el de sus padres con el fin de reducir y combatir la ansiedad.

¿Evaluar la ansiedad en la infancia?

¿Quieres saber si tu hijo sufre algún tipo de ansiedad excesiva y tu hijo dispone de un buen vocabulario? Deja que pase aquí mismo el test de ansiedad gratuito.