X Cerrar

Fiebre del heno

La fiebre del heno es un tipo de alergia muy común. Si padeces fiebre del heno, eres hipersensible a todo lo que esté vinculado a la hierba o a los árboles y plantas. Más específicamente, tu alergia es debida al polen liberado por las plantas, los árboles o las gramíneas. La fiebre del heno también se conoce comúnmente como alergia al polen o alergia estacional.

¿Qué es la fiebre del heno?

La fiebre del heno se manifiesta cuando tienes hipersensibilidad al polen. Todos tenemos una serie de anticuerpos cuya función consiste en que nuestro organismo no reaccione al polen. Sin embargo, en determinados casos el organismo activa un sistema de defensa que nos hace reaccionar de forma desproporcionada al polen. Esta respuesta del sistema de defensa se produce cuando el polen entra en contacto con:

  • La nariz
  • Los ojos
  • La garganta
  • La boca
  • La tráquea

A partir de esta reacción, las mucosas se irritan. La reacción provoca una inflamación de estas mucosas. Además la alergia nos hace producir una mayor cantidad de flemas, lo que explica que tengamos que sonarnos frecuentemente la nariz.

¿Cuáles son los síntomas de la fiebre del heno?

La fiebre del heno no es una enfermedad peligrosa por sí misma y no suele dejar ninguna secuela persistente. Es sobre todo una enfermedad que consideramos molesta, especialmente en primavera y en verano. La fiebre del heno puede además dar lugar a diferentes inconvenientes, como:

  • Estornudos
  • Cosquilleo en la nariz
  • Garganta seca
  • Moqueo
  • Tos
  • Molestia ocular, enrojecimiento picor y lagrimeo

Se trata de las molestias típicas de la fiebre del heno. También existen inconvenientes menos frecuentes como:

  • Sensación de cabeza embotada o congestionada
  • Cansancio
  • Sensación de fiebre
  • Picores en la piel

La fiebre del heno suele ir también acompañada de otras enfermedades, como el eccema. También observamos con frecuencia una combinación del asma con la fiebre del heno. La fiebre del heno afecta con más intensidad en primavera, cuando las distintas plantas florecen. Es muy probable que determinadas personas sufran a diario la fiebre del heno mientras que otras solo padezcan la fiebre del heno de vez en cuando. La vulnerabilidad a la fiebre del heno está presente desde la más temprana edad, incluso desde que se nace. Sin embargo los problemas no se suelen manifestar de inmediato, sino más bien al cabo de varios años. La fiebre del heno y los síntomas que conlleva también pueden disminuir con el tiempo, aunque el momento en el que esto se produce varía de una persona a otra.

¿Causas de la fiebre del heno?

Es difícil determinar qué causa la fiebre del heno. Se ha observado que existe una predisposición a la fiebre del heno desde la infancia, pero que los problemas no se manifiestan siempre a la misma edad. Por lo tanto, es complicado determinar cuáles son exactamente los factores que activan la fiebre del heno. Lo que sí distinguimos perfectamente es que la fiebre del heno es más frecuente cuando uno de los padres también lo sufre. No debemos tampoco excluir la posibilidad de una causa genética. También es evidente que sufrimos más la fiebre del heno cuando nuestro sistema inmunitario está más débil; esto es debido a que al tener nuestro mecanismo de defensa debilitado el efecto del polen en nuestro organismo es mayor. La enfermedad y el estrés debilitan nuestro sistema inmunitario. Incluso el estrés que nos provoca pensar que vamos a estornudar constantemente puede aumentar el riesgo de sufrir ataques de estornudos. Por lo tanto, es necesario tener también en cuenta estos factores.

¿Tratamiento para la fiebre del heno?

A fin de que te puedan prescribir un tratamiento adaptado, antes de nada es necesario obtener un diagnóstico. Existen diferentes formas de hacer frente a las alergias y a la fiebre del heno, y además sus efectos varían de una personas a otra. Con frecuencia observamos que las personas afectadas intentan prevenir las crisis tomando algún medicamento antihistamínico. Sin embargo existen otras alternativas para reforzar tu organismo y poder descartar otras posibles causas. ‘Mis15Minutos.com’ es un programa en línea desarrollado por médicos y psicólogos con el objetivo de ayudar a las personas para que trabajen los diferentes aspectos de sus enfermedades y sus alergias. Al reducir el estrés, esto te va a ayudar a reforzar tu sistema inmunitario y así a aumentar tu umbral de tolerancia a la alergia. Además, el programa te ayuda a identificar las señales de advertencia y que esto te ayude a:

  • Reducir los síntomas de la fiebre del heno
  • Reducir la frecuencia y la duración de estos síntomas

¿Test de estrés?

¿Quieres evaluar cuáles son las causas que pueden ejercer alguna influencia sobre tu fiebre del heno? Pasa entonces aquí mismo el test de estrés gratuito.

AL AUTODIAGNÓSTICO