Depresión

¿Depresión? ¿Depresivo?

¿Depresión? ¿Depresivo? ¿Deprimido? ¿Triste? ¿Infeliz? ¿Se siente extenuado? ¿Tanto físicamente como mentalmente? ¿A penas consigue poder descansar?¿Ciertas ideas no paran de atormentarle? ¡Entonces, el artículo que le presentamos a continuación podrá aportarle algunas aclaraciones! Puede que nos estemos refiriendo a una depresión.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del ánimo. Por lo que va a ‘atacar’ sobre todo a su mente. Su estado de ánimo está atrapado en una espiral negativa. Su alegría de vivir disminuye y se siente deprimido, triste. Esta es la razón por la que la mayoría de la gente conoce la depresión como un ánimo constantemente deprimido. Por este motivo sólo experimentamos a penas o ningún placer. Esta es una buena descripción. Lo que la mayoría de la gente no sabe, es que la depresión está compuesta de mucho que de un ánimo constantemente deprimido. La depresión es mucho más compleja que una mala racha. Más compleja de lo que podríamos creer a primera vista.

¿En qué momento podemos hablar de depresión?

¿Cuál es la diferencia con respecto a sentirse deprimido? La depresión tiene unas consecuencias muy graves en la vida cotidiana. En caso de depresión también vamos a experimentar más y con más intensidad algunos de los síntomas que si sólo estuviésemos deprimidos. Cuando estamos tristes, es sencillamente un período pasajero, pero todavía podemos reir en los momentos agradables. Una depresión tendrá como efecto que nos sintamos en todo momento y durante un período mucho más largo deprimidos y depresivos. Ya no hay nada que nos pueda hacer reír. Ya nada nos hace sentirnos mejor. Estos síntomas se deben poder observar durante al menos dos semanas.

Por otro lado, una depresión tiene también una influencia mucho más importante en la vida cotidiana que si sólo nos sentimos deprimidos. Un depresión va a conducir a unos dolores de cabeza, preocupaciones constantes, no querer volver a salir de casa, etc. La tristeza no tiene este tipo de efectos. A posteriori, podrá observar que su trabajo y eventualmente su relación, etc. sufrirán quizás con más rapidez las consecuencias de sus sentimientos depresivos. En ‘los tiempos difíciles’, estos efectos negativos no va tan deprisa.

A veces, se dice a la personas con depresión:

  • ‘No exageres tanto’
  • ‘Esto es pasajero’
  • ‘Todos hemos pasado por momentos difíciles’

Naturalmente, éstas no son el tipo de reflexiones que de pronto van a dar algo de apoyo a la persona en depresión. Aunque la intención tras estas reflexiones sea buena, a veces pueden hundir a la persona ya que con esto se supone que están empeorando las cosas. Para la persona en depresión, es importante que se deje llevar lo menos posible a reaccionar con este tipo de reflexiones ya que lo importante es ir en busca de ayuda. Si usted ha pasado por una depresión, y aún más si no la aborda, las probabilidades de que vuelva a pasar por otra son muy reales.

Este artículo describe los síntomas de la depresión y presenta los criterios necesarios para un diagnóstico de depresión según el DSM (Diagnostical and Statistical Manual of Mental Disorders o en Español Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales).

La prueba de depresión gratuita puede ayudarle a hacer la distinción entre un momento de gran tristeza y un auténtico estado depresivo.

¿La depresión en cifras? ¿La frecuencia de la depresión?

Ya se han llevado a cabo diversos estudios sobre la frecuencia de la depresión. Es posible saber con qué frecuencia se presenta la depresión. ¿Es la depresión un fenómeno específico de la cultura occidental o aparece en todas las culturas del mundo?

En los estudios de la organización mundial de la salud (OMS), hemos extraído las siguientes cifras en lo concerniente a la depresión:

  • 350 millones de personas sufren de depresión en el mundo. Otros millones sufren indirectamente la depresión de un miembro de la familia o de un compañero.
  • 1 millón de personas han fallecido quitándose la vida, suicidándose mientras padecían una depresión.
  • 1 a 2 madres de cada 10 sufren de depresión prenatal, acarreando como consecuencia unos sentimientos negativos en cuanto a los cuidados que deberían aportar a su hijo. Esto puede a su vez tener graves consecuencias en el futuro desarrollo del niño.

Por lo tanto, podemos alegar que la depresión es un problema que se presenta con mucha frecuencia. Y no sólo en Bélgica o en los Países-Bajos, sino también en todas partes por todo el mundo. La depresión está presente a su vez en todas las culturas. Esto puede no parecer cierto a primera vista, teniendo en cuenta que ciertas culturas no dejan el espacio necesario para que se manifieste la depresión.

Fundamentalmente lo que estas cifras quieren dejar ver, es que hay más gente que padece depresión que lo que podríamos llegar a pensar a priori. Por lo que en nuestra sociedad no es nada fuera de lo normal el sucumbir al estrés y a la presión de la vida cotidiana. Si estamos sufriendo una depresión, esto no viene a significar que seamos ‘débiles‘ o ‘incapaces de hacerle frente a muchas cosas’. Estos síntomas están relacionados con otros factores de los que hablaremos más tarde en este mismo artículo.

La prueba de depresión gratuita puede ayudarle a determinar si es usted depresivo.

¿Ciencia y depresión? ¿Cómo coordinar cuerpo y mente?

El cuerpo y la mente están permanentemente relacionados. Por lo que podemos apreciar a menudo que ciertas vulnerabilidades psicológicas, por ejemplo, pueden expresarse a través del cuerpo y viceversa.

Cuerpo                          <=>                              Mente

La depresión está vinculada a ciertas hormonas del organismo, a saber, la serotonina, la dopamina, la noradrenalina, la endorfina y el cortisol. En el caso de que aparezca un desarreglo de estas hormonas, hay fuertes probabilidades de que aparezca la depresión. A continuación, vamos a describir el funcionamiento de estas hormonas y el efecto que pueden llegar a tener en nuestra mente y nuestro cuerpo.

Un buen descanso y un buen humor gracias a la hormona serotonina.

La serotonina ayuda a garantizar que podamos dormir bien y que nos sintamos bien. Esta es la razón por la que también se conoce la serotonina por la hormona ‘feelgood’ o hormona de la felicidad. La serotonina no sólo trae como resultado un buen humor y un buen descanso, sino también el sentimiento de alegría, una buena memoria y una buena tensión arterial. La serotonina también se puede encontrar en cierto tipo de alimentos. Dentro de la gama de alimentos con alto contenido en serotonina, el que probablemente sea el más conocido es el chocolate.

He aquí algunos casos en los que se produce un desarreglo hormonal que trae como consecuencia una falta importante de serotonina :

  • Estrés continuo
  • Síndrome premenstrual
  • Depresión

Un desequilibrio de esta hormona puede conducir a la hiperfagia, dolores de cabeza, problemas de concentración y un humor depresivo. Como podemos observar, esto también puede conducir a ciertos síntomas de la depresión:

  • Hiperfagia
  • Dolores de cabeza
  • Problemas de concentración

Por lo tanto, en lo que consiste la hormona serotonina puede tener un efecto considerable sobre nuestra mente y nuestro cuerpo, y puede contribuir a la aparición de una depresión.

El dolor se desvanece y la euforia aparece gracias a la hormona endorfina.

Las endorfinas actúan como un analgésico. Su función consiste en hacer que no sintamos con demasiada intensidad el dolor si nos golpeamos contra algo. Por otro lado, las endorfinas proporcionan un sentimiento agradable, eufórico. Piense en un orgasmo. Este sentimiento agradable y relajante es el resultado de la secreción de endorfinas. Estas hormonas también se producen practicando deporte.

Al igual que ocurre con la morfina, las endorfinas puden llevar en mayor o menor medida a una dependencia. De hecho, podemos experimentar el sexo e incluso el deporte al cabo de cierto tiempo practicándolo algo gratificante. De ello podemos sacar como provecho un sentimiento de quietud y de felicidad. Cuando algo provoca una secreción repentina de una gran cantidad de endorfinas, esta reacción se puede considerar como positiva y provocar que hacemos más de ello. Es así cómo ciertas conductas nos pueden llevar a desarrollar una dependencia.

En el momento en el que hay un desajuste de esta hormona, a todo esto pueden venir a sumarse también unos sentimientos de depresión y de sufrimiento, algo que no es conveniente ni para el cuerpo ni para la mente. Y es entonces cuando nos volvemos más vulnerables.

Gratificación y estímulo gracias a las hormonas dopamina y noradrenalina

Estas dos hormonas están a cargo del aprendizaje y del estímulo de los hábitos. Una persona está programada para llevar a cabo cosas gratificantes y disfrutar de los hábitos. Las personas siguen haciendo las mismas cosas, aunque pasado cierto tiempo estas ya no sean tan gratificantes como antes, ya que entonces pasan a ser hábitos.

La dopamina sirve para garantizar que ciertos hábitos sigan siendo estimulados y recompensados. Por lo que también es estimulante. Al igual que sucede en el caso de las endorfinas, también con la dopamina cierto tipo de conducta va a verse recompensada por lo que vamos a poner en práctica más a menudo esta conducta. En colaboración con las endorfinas, podéis de esta forma crear ciertos hábitos gratificantes gracias a la dopamina y a la noradrenalina. Es precisamente aquí donde se encuentra la clave de la repetición. Los hábitos que hemos adquirido también pueden ser desaprendidos. Esto no siempre llega a ser algo fácil de llevar a cabo ya que salir del círculo vicioso no es tan gratificante.

Por otra parte, la dopamina está en estrecha relación con vuestro cuerpo. Es la encargada de organizar las funciones motrices y se ocupa de garantizar que, en caso de que haya un exceso de información, pueda usted seguir funcionando normalmente. Su cuerpo va a filtrar las información ya que la dopamina reduce ciertas señales. La dopamina también se preocupa en garantizar que usted pueda llevar a cabo, sin llegar a extenuarse, dos cosas a la vez en un corto plazo de tiempo.

En el caso de producirse una carencia de dopamina, esto puede eventualmente fomentar ciertas adicciones:

  • Drogas
  • Alcohol
  • Cigarrillos

La dopamina y la noradrenalina se esconden detrás de todos estos recursos. Es así como es recompensada y estimulada una dependencia. A excepción del estímulo y la gratificación, la dopamina y la noradrenalina también están vinculadas a:

  • Buena memoria
  • Mejores prestaciones
  • Euforia

En caso de abundancia de estas hormonas, corre el riesgo de experimentar los siguientes síntomas:

  • Palpitaciones cardíacas
  • Tensión
  • Ansiedad

Esta es la razón por la que es de suma importancia que haya un buen equilibrio de éstas hormonas. Tanto en el caso de un exceso como en el de una carencia de dopamina y de noradrenalina, puede hacer aparición la depresión. O no va a poder descansar, o se va a volver triste. He aquí también ciertos síntomas que también están relacionados con la depresión:

  • Memoria
  • Euforia
  • Tensión

Como puede usted ver, ciertas hormonas están conectadas con ciertos síntomas de la depresión.

El cortisol, la hormona del estrés.

‘La impotencia aprendida’ (o ‘indefensión aprendida’) también permite explicar por qué nuestro cerebro entra en depresión en un momento dado. ¿Qué es la ‘impotencia aprendida’? Impotencia aprendida significa que hemos aprendido a sentirnos impotentes. Durante un tiempo determinado, hemos aprendido que no somos capaces de afrontar nuestros problemas. Hemos aprendido que estos esfuerzos no llevan a ninguna parte, y al cabo de un tiempo nos resignamos pensando que no podemos cambiar nada. He aquí donde se encuentra la base de la depresión. Nuestro cuerpo reacciona a esta impotencia aprendida, y esto va a intensificar la depresión.

A medida que nos vamos sintiendo de forma duradera ‘impotentes aprendidos’, la producción de la hormona del estrés, el cortisol, aumenta en el cortex surrenal. Esto es lo que ha podido demostrar el investigador Robert Sapolsky de la Universidad de Stanford durante su curso magistral en la Washington State University el 10 de Octubre del 2001.

El cortisol es a su vez la base del burnout. Sin embargo existe una diferencia entre la depresión y el burnout. En el caso del burnout, ya hay un nivel bajo de cortisol. Por lo que al estar ya el cuerpo agotado, apenas se va a poder producir la hormona. En el caso de la depresión, el cortisol sigue estando presente en una mayor medida.

El cortisol va a deteriorar aproximadamente un 25 % de las células del hipocampo. Exactamente éste 25 por cien de las neuronas que son equipadas con receptores de cortisol. El hipocampo es el responsable de la:

  • Concentración
  • Memoria

Estas funciones son entonces las que primeros están dañadas. Se trata de la primera etapa de la depresión.

En la etapa siguiente, el cortex prefrontal izquierdo también va a verse implicado. Este es el responsable de los:

  • Pensamientos positivos
  • Sentimientos agradables

Si usted no lucha contra la depresión, ésta seguirá avanzando aún más. Entonces empezará a experimentar los siguientes síntomas:

  • Ánimo sombrío
  • Ninguna alegría de vivir
  • Sin felicidad
  • Problemas de memoria
  • Problemas de concentración

Si su depresión aún persiste, el cortex prefrontal derecho también se verá implicado. Este es el responsable de lo siguiente:

  • Pensamientos negativos
  • Sentimientos negativos
  • Experiencias negativas

En el transcurso de ésta última etapa, el paciente se vuelve apático y se siente vació. Casi todos los pensamientos dirigidos hacia el futuro desaparecen a su vez.

Sabemos que la impotencia aprendida es una de las principales causas de depresión. Con el fin de combatir esta impotencia aprendida, es importante recuperar su propia fuerza. Bajo el pretexto de que usted se siente impotente, dejará de emprender cualquier acción. Hay que darle la vuelta a éste hábito. Esta es la razón por la que el terapeuta elige un procedimiento mediante el cual el cliente vuelve a descubrir que puede prestarse ayuda a sí mismo.

Queremos formar el ‘optimismo aprendido’. Este principio ha sido descrito en el libro de Martin Seligman.

Descubra aquí su nivel de depresión con la ayuda de la prueba de depresión gratuita.

Causas de la depresión

La depresión puede ser causada por una variedad de factores. Una misma depresión puede entonces tener diferentes causas. Esta es la razón por la que una depresión no siempre va a requerir el mismo tipo de tratamiento. Puede que por ejemplo conozca a alguien que esté padeciendo depresión, pero que a su vez esté recibiendo un tratamiento diferente al suyo.

Para ‘causar’ una depresión, también es necesario que se haya una interacción de ciertos factores.

Causas genéticas              <=>              Causas de entorno

Las causas genéticas tienen por efecto el hacerles más vulnerables y a partir de ese momento propenso a desarrollar ciertas enfermedades. Así, también se han podido identificar ciertos genes, los cuales están vinculados con la aparición de la depresión. Por lo que puede usted presentar desde su nacimiento una vulnerabilidad al desarrollo de ciertas enfermedades.

La psicología considera sin embargo que ésto no es suficiente para que podamos estar hablando de depresión. Estas causas genéticas deben venir también acompañadas de factores de entorno. Queremos decir con esto que algunas situaciones pueden surgir en nuestro entorno y que la depresión puede hacer su aparición en función de la forma en la que usted va a reaccionar frente a ellas. Algunos ejemplos son el divorcio, la pérdida de un trabajo, una pelea seria, etc. Las ‘causas de entorno’ están pues relacionadas tanto a la reacción mental como a la corporal frente a estas situaciones. Tanto nuestra mente como nuestro cuerpo están en perpetuo desarrollo y no se pueden considerar como si fuesen dos cosas separadas. Las reacciones que usted adopta también se van desarrollando constantemente. La depresión va a aparecer cuando algo devastador se produce y usted piensa que no reacciona frente a ello de la forma adecuada, de tal forma que usted va a desarrollar unos hábitos no deseados.

Las causas psicológicas pueden por lo tanto interactuar con las causas físicas, que a su vez van a interactuar con las causas genéticas.

¿Es siempre necesaria la presencia de causas genéticas para llegar a la depresión?

Los valores, que atribuimos en este artículo a cada tipo de causa, pueden también variar de una depresión a otra. El modelo anterior no es más que un modelo general. Por lo que su situación personal puede ser diferente a esto. Pero tiene que tener en cuenta que existe por lo menos una interacción entre mente y cuerpo. Si usted es depresivo, su mente y su cuerpo están en constante interacción y es posible que su mente lleve a su cuerpo a la depresión o viceversa. Es importante ser consciente de ello para así poder hacer que funcione mejor un tipo de tratamiento.

Con el fin de darle una mejor perspectiva sobre la dinámica que puede causar la depresión, explicamos aquí mismo en detalle todas las posibles causas.

¿Causas de entorno? ¿Causas psíquicas de la depresión?

Nuestra mente y nuestro bien estar psíquico están sometidos constantemente a las ‘causas de entorno’. Las causas de entorno entrañan una interacción entre la mente y el cuerpo así como la manera en la que nuestra mente reacciona a situaciones externas. La mayoría de las veces lo que causa la depresión es una sobrecarga de larga duración tanto de nuestro cerebro como de nuestro sistema de defensa. Esta sobrecarga se va formando debido al hecho de que está usted viviendo una situación devastadora y que su mente no sabe cómo reaccionar de la manera adecuada. Por situaciones devastadoras entendemos las situaciones que usted vive personalmente como extremadamente negativas. He aquí algunos ejemplos de lo que podemos considerar como situaciones devastadoras:

  • Fuerte aumento de la carga de trabajo
  • Dificultades financieras
  • Problemas familiares

No todo el mundo se va a sentir desbordado por estas situaciones, pero no se trata aquí de experiencias objetivas, sino más bien subjetivas. Esto viene a decir que la situación se percibe como radicalmente negativa ya que es lo que usted atribuye a esta carga. Puede por ejemplo que su trabajo lo signifique todo para usted. Por lo tanto va usted a considerar unas vacaciones como algo mucho más devastador que lo que lo haría alguien que por ejemplo no le dé mucha importancia a su trabajo.

Además de la situación en sí, la manera en la que usted va a manejarla es también importante. Su mente va a elegir la mejor reacción posible entre las experiencias pasadas y las convicciones sobre su capacidad. Si usted desarrolla una depresión, a menudo va a elegir la reacción de ‘impotencia aprendida’. Esto viene a decir que su mente no sabe muy bien lo que es una reacción adaptada y por ello desarrolla el sentimiento de que no es usted capaz de hacer nada para cambiarlo. Para traducir esto de forma práctica, a menudo va a tener tendencia a quedarse en la cama y a preocuparse acerca de qué es lo que podría hacer.

¿Debemos pensar que somos débiles si estamos en depresión?

Queremos insistir en el hecho de que esto no es algo típico de personas ‘débiles’. Esto no tiene nada que ver con ello. Una depresión surge en respuesta a la unión entre un acontecimiento devastador y a una ‘reacción no adaptada’ a este acontecimiento. Esta reacción está formada por experiencias pasadas y su propia capacidad de resolución. Puede que se sienta desbordado hasta tal punto que por esta situación devastadora que ya no se fíe de sus propias capacidades. Esto va a influir en en su capacidad de resolución y puede llevarle a un estado de preocupación extrema. Este estado de preocupación extrema hace fluir las ideas a un ritmo tan rápido en el cerebro que la parte responsable de las soluciones y de la acción se ve desbordada y confusa. Entonces nos encontramos en un círculo vicioso debido a que ya no podemos alcanzar ninguna solución eficaz. A partir de ahí la confianza en sus propias capacidades se va a ver disminuida.

Por lo tanto, la aparición de una depresión no va a tener nada que ver con una ‘reacción débil’ sino con una ‘reacción no estimulante’. Todo el mundo puede llegar a tener en ocasiones una reacción no adaptada a una situación devastadora. Depende entonces de usted el elegir hacerle frente y el llevar de nuevo su mente a la calma con el fin de poder buscar una reacción apropiada. Podemos ayudarle a conseguirlo.

.¿Causas de entorno? ¿Causas físicas de la depresión?

Las causas físicas entran en la categoría de las ‘causas de entorno’. Como hemos podido ver anteriormente, pueden interactuar a su vez con factores genéticos y factores psicológicos para conducir a una depresión.

¿En qué medida juegan las causas corporales un papel? El cuerpo puede llegar a influir en la aparición de la depresión. Al cabo de un tiempo, podrá usted observar los factores psicológicos en su propio cuerpo. Lo que vivimos en nuestra mente puede tener una repercusión en nuestro cuerpo. Por ejemplo, el estrés puede tener como consecuencia un descenso de nuestro sistema inmunitario, permitiendo así que podamos caer más fácilmente enfermos.

Por lo tanto, los factores físicos pueden ser una consecuencia de lo que vive nuestra mente, pero esto puede a su vez activar otros problemas en nuestra mente. Piense en la falta de tal sustancia o a un exceso alguna sustancia.

  • Ciertos medicamentos
  • Cambios hormonales (tras un embarazo)
  • Una insuficiencia desde hace demasiado tiempo de luz solar en la retina
  • Una falta de vitamina D o de ácidos grasos ricos en omega 3 (EPA y DHA)

Los problemas de la lista que acabamos de enumerar se pueden observar a menudo en las personas que sufren depresión.

Aún no hemos llegado a hablar en este artículo de hasta qué punto una enfermedad puede conducir nuestra mente a la depresión. Las personas que padecen de dolores crónicos o de alguna enfermedad crónica tienen un mayor riesgo de sufrir también de depresión. Su organismo está agotado y pueden llegar a tener dificultades para integrar la nueva imagen de su cuerpo que les gustaría alcanzar. Por ejemplo, a las personas víctimas de migrañas les cuesta generalmente aceptar que la migraña pueda aparecer de repente y que les obligue a anular sus planes. Al cabo de cierto tiempo, pueden llegar a tener el sentimiento de que su enfermedad les impide poder disfrutar. Tienen el sentimiento de que la enfermedad ha tomado el control de su vida. Para algunos, esto puede llegar a ser tan intenso que empiezan a tener síntomas de depresión.

¿Causas genéticas de la depresión?

En algunas formas de depresión, la causa principal reside en la genética/hereditaria. ¿Qué significa ésto? Como hemos indicado anteriormente en este artículo, la investigación ha identificado los auténticos ‘genes de la depresión‘. Esto viene a decir que si usted ha heredado algún ‘gen de la depresión’ de sus padres o eventualmente de sus abuelos, tiene una mayor probabilidad de desarrollar una depresión. Esto debe ser determinado correctamente por un médico o un psiquiatra. No se puede hablar a la ligera de las causas genéticas cuando se trata de depresión. Hay que saber exactamente si la genética puede ser o no una causa, ya que esto tendrá también una repercusión sobre su tratamiento.

Si se establece al final que usted tiene un ‘gen de la depresión’, la norma suele basarse la mayoría de las veces tanto en tomar medicamentos psicotrópicos (antidepresivos + litio) como en seguir una terapia. Esto es también una línea directriz general. Su situación personal puede no entrar en la norma. Si se confirma que usted ya tiene un ‘gen de la depresión’, es preferible que hable acerca de cuál tiene que ser su tratamiento con un médico o con un psiquiatra.

Según establecen unos estudios recientes, aproximadamente el 50 % de la población tendría una variante de un ‘gen de la depresión’. Esto los hace más vulnerables a la depresión que el 50 % de la población restante. Ésto no significa que todas estas personas puedan ser víctimas de una depresión o del mismo tipo de depresión. Con esto queremos subrayar que un gen no tiene por qué conducir necesariamente a la depresión. Si en su caso es cuestión de un ‘gen de la depresión’, su entorno va a tener una gran influencia.

¿Estoy condenado a la depresión por causas genéticas?

A menudo, al leer lo que hemos escrito anteriormente, la gente piensa que está condenada a desarrollar una depresión. Los génes pueden conducir a una vulnerabilidad pero no van a condenar a una persona a que tenga que desarrollar sistemáticamente este tipo de enfermedad.

“Genes are rarely about inevitability, especially when it comes to humans, the brain, or behavior. They’re about vulnerability, propensities, tendencies.”
– Robert Sapolsky, Why zebra’s don’t get ulcers.

 

Esta citación quiere demostrar que una predisposición genética hacia una enfermedad específica, incluso para una depresión, no conduce obligatoriamente a que esta enfermedad se declare. Incluso dice también que para desarrollar una depresión hay que trabajar mucho. ¿Trabajar? Alimentar los hábitos que son los que estimulan una depresión y que hacen que su depresión persista, ésto requiere mucho esfuerzo.

¿Piensa que está afectado por la depresión? Entonces reflexione a la siguiente pregunta:

“¿Se siente usted cansado y agotado? ¿Tiene la sensación de estar totalmente exhausto?”

Muchos contestarán que sí a esta pregunta. El dolor que os invade en el proceso de mantener los hábitos que estimulan la depresión es extenuante y agotador. Algunos de estos hábitos son:

  • Preocupación
  • Buscar constantemente la culpa en uno mismo
  • Pensar que no podemos cambiar nada a la situación

Estos pensamientos exigen muchísimo a nuestro cerebro y a la imagen que tenemos de nosotros mismos. Por lo que es cansador y agotador trabajar tan duro en alimentar la depresión. A propósito de esta ‘experiencia de trabajo’, este profesor declara lo siguiente:

“If I had to define a major depression in a single sentence, I would describe it as a genetic/neurochemical disorder requiring a strong environmental trigger whose characteristic manifestation is an inability to appreciate sunsets.”
-Robert Sapolsky, Why zebra’s don’t get ulcers.

Si podemos trabajar tan duro para avivar una depresión, también podemos tomar las riendas de la depresión para curarnos. Podemos aprender a reaccionar correctamente contra la ‘impotencia aprendida’ y cambiar los hábitos que estimulan la depresión por hábitos que estimulen la alegría de vivir. La manera exacta de hacer que ésto sea posible está explicado al final de este artículo.

La única excepción en el marco de la cual no podemos tomar el control absoluto de nuestra depresión, sin tener que recurrir a la medicación para poder estar completamente curado de su depresión, suele ser la depresión bipolar. Toda las demás personas con otros tipos de depresión son capaces de tomar el control de su depresión y de elegir la manera de curarse.

Venga a descubrir más información sobre sus síntomas de la depresión con la ayuda de la prueba de depresión.

Los síntomas de la depresión

Además de la tristeza, existen différentes síntomas que pueden determinar la depresión. Como ya lo hemos indicado anteriormente, la depresión puede tener un efecto importante tanto sobre la mente como sobre el cuerpo. Por lo que podemos dividir los síntomas de la depresión en dos categorías principales: síntomas psíquicos y síntomas físicos.

Síntomas psíquicos de la depresión

  • Irascibilidad cuando hay depresión: Todo el mundo se enoja de vez en cuando. Cuando hay depresión, esto ocurre más a menudo de lo que viene a ser habitual. Todo puede provocar enfado. Incluso un anuncio en la tele, por ejemplo. Para denominar esta irascibilidad, también tenemos que hablar de las ‘sensaciones de insatisfacción’. La irritación parece estar transformándose en un hábito. En este caso, existe una causa más profunda para esta irascibilidad, es decir la depresión.
  • Sentimientos de culpabilidad y de ansiedad: Es normal sentirse culpable y ansioso si hemos hecho algo mal, pero en las personas que padecen depresión, esto va mucho más lejos. La depresión trae como consecuencia que usted piense que ‘todo lo que va mal’ es culpa suya. Ya no ve las cosas buenas. Si algunas personas que no están padeciendo depresión tienen miedo, suele haber una buena razón para ello, razón que no existe en las personas con depresión. Cuando estas personas se ven afectados por la enfermedad, se sienten angustiados sin que por ello haya una razón realmente clara. Los demás no ven ninguna razón para angustiarse. Por ejemplo, las personas con depresión pueden volverse ansiosas haciendo sus compras.
  • Menos sentimientos / apatía cuando hay una depresión: A veces, es como si tuviésemos menos emociones. Las cosas ya no parecen afectarle cuando está en depresión. Una pelea entre amigos, por ejemplo. Puede que en este caso usted acabe pensando que es una mala persona, por qué a usted ya no le afecta. La reacción resultante que usted tenga podrá consistir en evitar entonces a la gente. Por lo que entonces entrará en un círculo vicioso negativo de pensamientos y de emociones en los que no encontrará ninguna objetividad.
  • Pensar en sí mismo negativamente / falta de autoestima cuando hay una depresión: Nadie se considera perfecto. Por supuesto, a todo el mundo le gustaría cambiar algo, sin embargo la mayoría de la gente está bastante satisfecha de sí mismos. Si es usted depresivo, pensará en sí mismo de forma muy negativa y ya no podrá relativizar. Cada pequeños detalle que no le parezca perfecto se intensifica y se vuelve considerablemente importante. Siente que no tiene ningún valor. Puede por ejemplo sentirse feo, sin encanto, poco interesante, etc.
  • Falta de confianza cuando hay una depresión: Debido a que piensa en sí mismo de forma negativa, pierde la confianza en sí mismo. Si usted se encuentra feo, le será difícil entrar en cualquier parte. Tiene la impresión de que todas las miradas están puestas sobre usted. En otras situaciones también, si usted es depresivo, no le gusta llamar la atención. Por ejemplo, no se atreve a levantar la mano en clase, tiene miedo de pasar por un idiota.
  • Pensar que nada tiene sentido en caso de depresión: Si está pasando por una depresión, tiene la impresión de que ya nada tiene sentido. Especialmente su trabajo, sus pasatiempos e incluso sus relaciones con los demás. Para usted, la vida entera ya no tiene sentido. Suele hacerse la reflexión: “¿Qué más da? Nada tiene sentido”, y como resultado se siente flojo y ya no tiene ganas de nada.
  • Problemas de concentración en caso de depresión: Si está en depresión, le puede costar mantener su atención. Por ejemplo, le es imposible leer un libro o mirar un programa de televisión. También le puede resultar difícil mantener una conversación. Las palabras le entran por una oreja y le salen por la otra. No consigue almacenar ninguna información. En consecuencia, en sociedad puede llegar a dar la impresión de estar ausente.
  • Pensamientos de culpabilidad en caso de depresión: En caso de depresión, empieza a pensar que no es lo suficiente bueno para nada y a partir de ese momento va a empezar a faltar a sus obligaciones. En el trabajo, por ejemplo. Estos pensamientos pueden también afectar a su pasado. Por ejemplo, puede sentirse culpable porque ha olvidado del cumpleaños de una amiga.
  • Atormentarse en caso de depresión: Se trata de un síntoma muy relevante de la depresión: Puede estar pensando durante mucho tiempo a un mismo problema o a una misma situación cuando usted está en depresión. Incluso a cosas de poca importancia. No puede olvidarse de ellas y no puede parar de pensar en lo mismo. Sus ideas van por así decirlo a dar vueltas en círculo sin parar. Esto suele producirse sobre todo durante la noche puede también puede suceder durante el día. Las preocupaciones pueden descontrolarse cuando hay depresión. Una mezcla de pensamientos y de problemas se entrecruzan. Y de esta forma surge una tempestad confusa de pensamientos sombríos de los que es difícil deshacerse. Es lo que solemos llamar atormentarse.
  • Posponer las decisiones en caso de depresión: Si usted está depresivo, le es difícil tomar decisiones. Esto puede referirse a cosas sencillas como el tener que hacer la compra. Es aún más difícil tomar las decisiones importantes. Razón por la que las va a posponer, y esto a su vez va a traer como consecuencia el que no pase nada y no se haga nada.
  • Pensar a cámara lenta en caso de depresión: Sus ideas son lentas e incluso parecen haberse parado cuando usted está afectado por la depresión. Sencillamente deja de pensar. Si alguien le pregunta: “¿En qué piensas?”. la respuesta suele ser: nada. Esto puede parecer extraño y sin embargo es una respuesta más que sincera si está deprimido. De esta forma puede incluso llegar a vivir en una especie de silencio de sus ideas. O puede ir alternándose con el atormentarse, para darle un respiro a su mente atormentada, o este silencio de ideas viene tras haber estado atormentándose. Su mente está entonces agotada hasta tal punto que necesita descansar y que ya no le queda energía para pensar.
  • Dudar del significado de la vida en caso de depresión: En caso de estar deprimido, le pueden faltar ganas de vivir. Usted piensa; “Ya nada va a cambiar, mi vida es inútil”. A veces, estos pensamientos llevan a tendencias suicidas.

Síntomas físicos de la depresión

  • Dolores de cabeza y otros achaques en caso de depresión: Los dolores de cabeza son un síntoma frecuente de la depresión. En la mayoría de los casos, al estar siempre muy tensos cuando pasamos por una depresión suelen aparecer los dolores de cabeza. A lo largo de todo el día, usted se está atormentando y se va alterando. Otros trastornos comunes en estos casos son la sensación de opresión en el pecho, de tener el corazón en un puño, de un nudo en el estomago, de palpitaciones o de hiperventilación.
  • Problemas de sueño en caso de depresión: Si usted padece depresión, puede tener dificultades para dormir correctamente. Puede que le cueste mucho conciliar el sueño ya que no deja de atormentarse y de dar vueltas en la cama. Si consigue dormirse, su sueño será muy ligero y no dejará de despertarse constantemente. Nota que no ha conseguido descansar lo suficiente. Puede también que consiga dormirse pero que se levante demasiado pronto. Su noches también son demasiado cortas. Con el tiempo, estos problemas de sueño van a llevar su cuerpo al agotamiento y así fomentar el círculo vicioso de la depresión.
  • Problemas de alimentación en caso de depresión: Si usted padece depresión, tiene tendencia a perder el apetito y lo poco que como ya no le sabe a nada. De esta forma empieza a perder peso. Comer menos no es necesariamente un síntoma de la depresión. En algunos casos, las personas que padecen depresión llegan incluso a comer más. Comiendo, a menudo algunos llegan a sentirse mejor, sin embargo esta sensación no suele durar mucho. Al comer mucho, nos recuperamos un poco pero esto puede conducir a un aumento de la melancolía. Y entonces es cuando la depresión se agudiza.
  • Tensión en caso de depresión: Si es usted depresivo, puede llegar a sentirse a veces muy tenso y padecer estrés. Incluso cuando está usted solo, puede llegar a sentirse bajo una gran presión. Tiene las manos sudorosas, se le acelera el pulso y se siente oprimido. En sociedad, este sentimiento llega a ser a menudo más intenso. Sobre todo si tiene que llevar algo a cabo. Esta tensión intensa puede conducir a unos trastornos como pueden ser los dolores de cabeza, dolores de estómago o una sensación de opresión en el pecho.
  • Pérdida de energía en caso de depresión: La pérdida de energía es también un síntoma de la depresión. Se siente apático, insignificante y ha perdido el interés por las actividades para las que antiguamente no tenía ninguna dificultad. Esta sensación está presente desde el momento en el que se levanta. Quiere quedarse en la cama todo el día y no tiene ganas de nada. .
  • Pesadez o nerviosismo en caso de depresión: Cuando hay depresión, puede llegar el caso de que usted piense, hable o reaccione con más lentitud. A veces puede tener la mirada fija delante de usted, en general al vacío. Esto también puede suceder al revés. Puede estar muy nervioso, no poder quedarse quieto, hablar con excesiva rapidez, estar confuso y agitar las manos y los pies. Es lo que llamamos también ‘agitación’.
  • Menos o ninguna necesidad de sexo en caso de depresión: Cuando está pasando por una depresión, no se siente en plena forma, se cansa con rapidez y se siente medio enfermo. Además, también tiene la autoestima por los suelos, algo que le hace sentirse más vulnerable. Por todo ello probablemente tenga menos, por no decir ningún apetito sexual.

Venga a descubrir más información sobre los síntomas de la depresión que está padeciendo con la ayuda de la prueba de depresión.

¿Cuándo podemos decir que estamos hablando de depresión?

Para poder hablar de un ‘diagnóstico’ de depresión, según las compañías aseguradoras norteamericanas, y para que se puedan fijar unas repercusiones financieras, el DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) aplica las líneas directrices siguientes:

  • Se deben observar al menos cinco de los síntomas de depresión citados anteriormente.
  • Que estos se puedan observar durante al menos dos semanas.
  • El sufrimiento que estos síntomas causan, debe ser considerable.
  • No se puede atribuir los síntomas a una afección médica, a estar de luto o a una dependencia. Puede usted, por ejemplo, experimentar ciertos síntomas de la depresión por tomar cierto tipo de medicación. Por consiguiente, la causa ya no es la depresión sino la medicación.

Si se cumplen los criterios que hemos citado anteriormente, entonces podemos hablar de depresión.

¿Síntomas observados durante al menos dos semanas?

Una depresión así como los síntomas que están asociados a ella no se disipan así como así. Es como si ya no pudiese escapar a su poder. La depresión es una etapa mucho más larga que cualquier otro momento de tristeza o de negatividad que pueda usted haber vivido ya. También le va a consumir completamente. Si le sucede cualquier situación agradable, ni siquiera va a tener la energía suficiente para alegrarse por ello. Como ya hemos indicado anteriormente, la depresión es más compleja que un simple sentimiento de tristeza. La razón por la que ésta tiene consecuencias determinadas es porque es muy difícil escapar de la depresión. La depresión va a tener cada vez más influencia sobre los acontecimientos de nuestra vida cotidiana.

Expliquemos esto con la ayuda de un ejemplo. Digamos que le gusta mucho salir entre amigos. Una depresión tendrá como consecuencia el que empiece a aislarse cada vez más de los demás. Por lo que ya no tendrá ningún deseo de salir. La depresión se convierte en un impedimento. Un obstáculo para poder salir con amigos.

¿Sufrimiento considerablae en caso de una depresión? 

Según las líneas directrices del DSM (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana), se especifica que la depresión debe provocar un sufrimiento considerable. ¿Qué debemos entender por ello? Para poder hablar de un sufrimiento considerable, usted ya no tiene la capacidad de llevar a cabo actividades que sí podía llevar a cabo en otro tiempo. No tiene por qué tratarse necesariamente de asuntos que le eran agradables, sino también de actividades de todos los días. Por ejemplo:

  • Llevar a cabo tareas profesionales
  • Limpiar la casa
  • Hacer las compras

Si usted está deprimido, a menudo se va a olvidar de algunos asuntos o no tendrá la energía suficiente para llevarlos a cabo.

Para poder decir que estamos ante un sufrimiento considerable, su depresión debe tener repercusiones en varios ámbitos de su vida. Estos ámbitos de su vida pueden ser en particular:

  • El ámbito del trabajo
  • La familia
  • Las aficiones
  • El colegio
  • Los amigos

Varios de estos ámbitos de la vida deben por lo tanto ‘sufrir’ los efectos de la depresión. Esto viene a decir que usted va a dejar de llevar a cabo las tareas e incluso las actividades agradables de estos ámbitos de su vida. Desatiende su trabajo y deja de ir al tenis. Finalmente, al cabo de cierto tiempo bajo la influencia de la depresión, llega incluso a preferir quedarse tanto como le sea posible solo en casa.

¿Sufrimiento considerable con menos de los 5 síntomas necesarios para la depresión?

¿Es también posible sufrir considerablemente por la depresión sin presentar 5 de los síntomas de depresión que se han descrito anteriormente en este artículo? Por supuesto. El DSM plantea esta regla, pero esto no implica que usted no pueda sufrir también considerablemente con menos síntomas. Si está buscando una tratamiento o una cura, lo importante no es buscar únicamente un diagnóstico sino de qué es lo que necesita personalmente. Los diagnósticos pueden variar de un manual a otro, pero esto no hace que su sufrimiento sea más o menos importante.

Incluso sin diagnóstico puede usted tomar la decisión de luchar contra su sufrimiento. Puede hacer la elección de recuperar sus ganas de vivir destruyendo los hábitos no deseados.

¿Síntomas que no se pueden atribuir a un problema médico, un duelo o una dependencia?

Es de utilidad, si se trata de un ‘diagnóstico’ de depresión, el tener en cuenta esta regla. Ciertos tipos de medicación e incluso algunas enfermedades pueden activar algunos síntomas de la depresión. No debemos confundir esto con una depresión, la cual puede derivar de enfermedades crónicas. En este último caso, puede llega a desarrollar una depresión al cabo de cierto tiempo debido a la influencia de los problemas crónicos sobre su cuerpo y su vida. l Cuando hablamos de afección médica y de síntomas que se deben interpretar correctamente, estamos pensando en los síntomas médicos de la enfermedad. Por ejemplo, una afección médica puede provocar los siguientes síntomas:

  • Problemas de concentración
  • Problemas de memoria
  • Lentitud de ideas
  • Agitación

Como podrá observar, técnicamente esto se puede considerar como síntomas de depresión, pero no por ello podemos hablar en este caso de una depresión. Los síntomas no son la consecuencia de la manera en la que nos sentimos con respecto a la enfermedad, sino que es la enfermedad la que provoca estos síntomas.

Ciertos tipos de medicación pueden a su vez provocar los síntomas mencionados anteriormente. En este caso tampoco podemos estar hablando de depresión, ya que es la medicación la que provoca estos síntomas. Algo que sí podría por ejemplo indicar una depresión sería que usted se volviese depresivo como consecuencia de estar tomando los medicamentos, porque el tener que tomarlos le suponga un problema. Piense a estas personas que tienen que tomar una cantidad importante de medicamentos cada día. Al tener que tomar estos medicamentos, les cuesta pensar por ejemplo que debido a los efectos de estos medicamentos ya no pueden hacer todo lo que quieren. Es una consecuencia psicológica derivada de la medicación y no un efecto secundario de la medicación.

¿Luto y depresión? ¿Acaso no estamos siempre depresivos cuanto estamos de luto? No. Es importante hacer la distinción entre las dos cosas. En el caso de luto, nos referimos de los síntomas naturales que padece una persona después de haber perdido alguien cercano. Todo el mundo está de luto al perder una persona querida. Por lo que no podemos decir que es depresión, sino todo el mundo habría padecido al menos una a lo largo de su vida. Las consecuencias naturales de la pérdida de un ser querido no son suficientes para definir un diagnóstico de depresión.

¿Qué tiene que ver la depresión con las dependencias o adicciones? Las dependencias pueden provocar sentimientos de depresión. Por ejemplo, si bebe mucho, puede que esté deseando dejarlo pero que ‘no se sienta lo suficientemente fuerte’ para hacerlo o que tenga la sensacion de que ‘no va a cambiar nada si lo hace’. Aunque se trate de un sentiemiento depresivo, no podemos llegar a definirlo como depresión ya que el problema principal es la dependencia. La dependencia suscita estos sentimientos, no una depresión. Una depresión puede por ejemplo originar una dependencia, pero no podemos decir que una depresión es consecuencia de una dependencia. Una vez eliminados los efectos de esta dependencia, la situación puede ser revaluada.

¿Es esta distinción importante?

No. Es una distinción definida en un manual específico para dar un diagnóstico. ¿Dice esto algo acerca del sufrimiento que experimenta o de las posibilidades de cura que se le presentan? No. Usted mismo puede cambiar parte de la situación en la que se encuentra. Qué importancia tiene que esta situación sea una depresión, estar de luto o una dependencia … lo que importa es que usted reconozca su sufrimiento y que busque qué es lo que puede hacer para curarse.

Venga a descubrir su nivel de depresión con la ayuda de la prueba de depresión gratuita.

¿Cuáles son los diferentes tipos de depresión? ¿Formas de depresión?

Existen diferentes tipos de depresión. Le detallamos a continuación las más importantes.

¿Una depresión menor?

Para poder hablar de depresión menor, es necesario que al menos 2 de los síntomas de la depresión de los mencionados anteriormente se cumplan y que dominen su vida durante al menos 2 semanas. Una depresión menor es un tipo de depresión conocida y que amenaza a todo el mundo, que puede padecer cualquiera. En el caso de este tipo de depresión también se padece sufrimiento.

¿Una depresión mayor?

Para poder hablar de depresión mayor, usted debe estar padeciendo al menos 5 síntomas de la depresión. Estos síntomas deben, al igual que ocurre con la depresión menor, estar activos desde hace al menos 2 semanas. La depresión mayor es menos conocida que la depresión menor. pero no obstante un gran número de personas pasan en mayor o menor medida por una depresión mayor.

Una de las condiciones para que podamos estar hablando de depresión mayor, es la de no padecer más que un solo período depresivo. Si usted vive varios de estos períodos, entonces se trata de otra forma de depresión.

¿Una depresión crónica?

Cuando se trata de una depresión crónica, los síntomas de la depresión mencionados anteriormente se presentan más de una vez. Esto significa que en el caso de depresión crónica vamos a pasar por un período de depresión en numerosas ocasiones. Estos mismos episodios depresivos deben estar separados por un intervalo de al menos 2 semanas. Durante estos intervalos, la condición es que usted no puede estar experimentando ningún síntoma de depresión.

¿Una distimia?

Esta forma de depresión suele ser vivida la mayoría de las veces como algo menos intenso que los otros tipos de depresión. Una distimia es una forma de depresión durante la cual la fase triste y alicaída no debe ser predominante. Esto significa que si estamos pasando por una distimia aún podemos experimentar algo de alegría. a diferencia de lo que sucede con los otros tipos de depresión. Sin embargo, la fase depresiva debe ser más frecuente que la experiencia de cualquier momento de felicidad. Aunque en este caso la fase depresiva no predomine, todavía podemos hablar de la presencia de un sufrimiento. En este caso también un tratamiento adecuado puede ayudarle a luchar contra los síntomas.

¿Una maníaco depresión?

Para poder hablar de maníaco depresión, los episodios depresivos deben alternarse con los episodios maníacos. Durante estos episodios maníacos, puede usted experimentar una euforia intensa o una fuerte agitación. Durante los períodos maníacos, tiene la sensación de poder enfrentarse al mundo entero y que nada le puede afectar. Sin embargo los episodios depresivos duran más tiempo que los maníacos. Por lo tanto, durante los períodos depresivos va usted a padecer ciertos síntomas de la depresión.

Un tratamiento adecuado a la maníaco depresión puede parecer diferente a un tratamiento de depresión estándar.

¿Otras clases de depresión?

También existen otras formas de depresión que pueden, por ejemplo, estar relacionadas con las hormonas o debidas a algún proceso físico. Algunos ejemplos de estos tipos de depresión son:

  • Depresión posparto
  • Depresión estacional, como la depresión de invierno
  • Depresión relacionada con las menstruaciones

Con la ayuda de la prueba de depresión, acérquese a descubrir cuáles son los síntomas de depresión que se aplican a usted.

¿Depresión en la infancia? ¿Puede producirse la depresión en el niño?

Por desgracia, la depresión puede presentarse a menudo también en la infancia. La depresión en la infancia se caracteriza por un gran número de síntomas que comparte con la depresión en el adulto. Sin embargo existen diferencias importantes que podemos observar cuando se trata de depresión en la infancia.

¿Comportamiento agresivo o introversión?

La depresión en la infancia no sólo va a manifestarse a través de un ánimo dominado por la tristeza. Los niños no siempre entienden cómo poder acomodarse a cierto tipo de sentimientos y por esta razón puede ser que a veces un comportamiento depresivo en el niño sea diferente al comportamiento de un adulto. De esta forma, cuando se trata de depresión los chicos jóvenes pueden desarrollar un comportamiento agresivo. Sin embargo las chicas jóvenes van más bien a volverse retraídas y a penas van a comunicar.

¿Trastornos somáticos en la infancia?

Al ser más frágiles que los adultos, la depresión puede tener una gran repercusión en el cuerpo del niño. De esta forma, el niño puede tener dolores de estómago derivados de la depresión. Debido al hecho de que son más frágiles, esto suele observarse más a menudo en los niños que en los adultos.

¿Jugar con un niño depresivo?

Para los niños, el juego es como una especie de evasión. Gracias al juego aprenden a conocerse y a reconocer su entorno. Los niños utilizan también a menudo el juego con el fin de coordinar ciertos pensamientos y sentimientos. Si su hijo es depresivo, a menudo podrá observar que ya no jugará tanto como antes. Los niños que padecen depresión ya no tienen ganas de hacer absolutamente nada y suelen dejar de sentirse seguros para poder salir de su aislamiento y explorar lo que les rodea.

¿Qué puedo hacer como padre para ayudar a mi hijo?

Como padre, es obvio que desea lo mejor para su hijo y que quiera ayudar a su hijo a superar los momentos difíciles. Los padres quisieran también poder ayudar a sus hijos cuando se trata de depresión, pero a menudo no saben cómo poder hacerlo. La depresión es un tema delicado y hace que el niño sea más sensible a ciertas enfermedades.

A menudo, los padres piensan que el hecho de prestar atención es siempre de gran ayuda. En muchos casos, es cierto. Una comunicación abierta es importante y puede hacer que el niño se sienta respaldado. Sin embargo, a veces los padres pueden llegar a implicarse demasiado y sentirse enfadados o tristes por lo que su hijo tiene que contarles. En este caso, puede llegar a suceder que el niño, por no herir los sentimientos de sus padres, deje de compartir los suyos propios.

Algunos padres pueden llegar a castigar a sus hijos cuando presentan un comportamiento agresivo. En un principio es un buen planteamiento el hacer ver claramente al niño que un comportamiento inadaptado no es algo aceptable. Sin embargo cuando se trata de depresión el castigo no es más que contraproducente. Castigando, en realidad usted no hace más que luchar contra la forma que tiene el niño de expresar su problema y no contra la depresión en sí.

Por otra parte, algunos padres piensan que si no pueden hacer nada para combatir la causa de la depresión, tampoco pueden hacer nada para ayudar a su hijo. En terapia, solemos concentrar nuestros recursos tanto en la superación del problema como en la aceptación del problema. Esta aceptación no significa que no sea necesario superar el problema sino que va a dejar claro que es normal sentirse así. A partir de esta experiencia, los terapeutas van a intentar entonces formular un plan de superación centrándose en cómo superar sus sentimientos y cómo recobrar la felicidad perdida.

¿Tratar la depresión en el niño?

Al igual que ocurre con el adulto, un niño puede recurrir a un psiquiatra o a un psicólogo para superar la depresión. En este proceso, el papel que desempeñan los padres como figuras de apoyo es importante. Además de estas formas tradicionales de terapia, el niño también puede seguir el programa de autoayuda en línea. Este programa ha sido desarrollado por médicos y psicólogos para ayudar a los niños a superar su depresión sin salir de casa. Los niños a partir de 13 años o que tengan unos buenos conocimientos de vocabulario pueden seguir ellos mismo el programa en línea, con algo de ayuda ocasional de los padres cuando surgen términos demasiado complicados.

Puede evaluar la presencia de síntomas de depresión con la ayuda de la prueba de depresión gratuita.

¿Depresión en la tercera edad? ¿Puede también aparecer la depresión en las personas mayores?

Sin lugar a dudas, la depresión también puede aparecer en la personas mayores. Las personas en una edad avanzada deben hacer frente a muchos cambios. Ven cómo sus hijos se van de casa, se jubilan, pierden a su pareja. En una palabra, no siempre es fácil superar estos cambios. Además, mucha gente mayor van siendo conscientes de que no pueden hacer tantas cosas como antes y esto también puede afectar en gran medida en su bien estar general.

¿Síntomas de la depresión en las personas mayores?

Los síntomas de la depresión en las personas mayores se parecen mucho a los síntomas de la depresión en el adulto. Al igual que en la categoría anterior, para que podamos establecer un ‘diagnóstico’ de depresión es necesario que al menos 5 de los síntomas de la depresión predominen al menos durante dos semanas.

Por otro lado, las personas mayores entran en la categoría de personas físicamente vulnerables. Puede entonces que las personas mayores que padecen depresión tengan más dolores y tengan más problemas físicos.

¿Demencia o depresión?

De la misma manera que la depresión y el burnout se parecen, el síndrome de demencia y la depresión se parecen mucho. A menudo se atribuyen ciertos problemas a la demencia cuando en realidad se trata de depresión. No cada centro tiene la posibilidad de hacer pasar unas pruebas específicas que puedan poner de manifiesto la diferencia entre depresión y demencia. Sin embargo podemos observar que si trata la depresión, la demencia también desaparece inmediatamente.

¿Tratar la depresión en las personas mayores?

Al igual que ocurre cuando se trata de depresión en el adulto, existen diferentes posibilidades para tratar la depresión en las personas mayores. Disponemos de diferentes métodos de tratamiento como pueden ser un psiquiatra o un psicólogo, pero también tenemos nuevas formas de terapia como puede ser el programa de autoayuda en línea de ‘Mis15Minutos.com’. Todo el mundo puede seguir este programa a diario sin salir de su casa, sin tener que desplazarse. Sin embargo pueden trabajar cada día por sí mismos para superar la depresión.

Evalúe aquí mismo gratuitamente su nivel de depresión como persona mayor con la ayuda de la prueba de depresión.

¿Cómo puedo tratar una depresión? Cómo puedo superar una depresión?

Si usted tiene el presentimiento de que algunos de los síntomas de la depresión indicados en este artículo se aplican a usted, puede que en efecto podamos estar hablando de una depresión. No es cuestión de poner a nadie a la ligera la etiqueta de ‘depresión’ bajo el pretexto de que esté pasando por un momento más difícil. Por esta misma razón es necesario recurrir a la ayuda de un profesional con el fin de obtener un diagnóstico de depresión.

¿Qué podemos hacer contra la depresión? ¿Cómo podemos superarla y por dónde podemos empezar? Mucha gente no sabe por donde empezar. Es difícil identificar con exactitud una depresión. Un problema adicional radica en el hecho de que quién padece depresión no se sienta capaz de emprender absolutamente nada, ya que además la depresión le está susurrando: “No lo vas a conseguir”. Por lo que el tratamiento de la depresión no siempre es tarea fácil.

Por ello a menudo es tan difícil dar el primer paso hacia el tratamiento de la depresión. Sin embargo cabe destacar la importancia cuando se trata realmente de depresión de buscar ayuda, ya que son muchas las probabilidades de recaída. Una vez pasada la primera depresión, el riesgo de recaída asciende a un 30 %. Tras una segunda depresión, este riesgo aumenta hasta el 75 %. Pasado el tercer episodio de depresión, este riesgo llega a alcanzar el 90 %. Por lo tanto, el tratamiento de la depresión es algo más que necesario para reducir el riesgo de recaída.

A pesar de estas cifras, a menudo la gente no encuentra el camino a la terapia. Un estudio de la universidad KULeuven de Bélgica señala que sólo el 14 % de las personas que padecen depresión han recurrido a la terapia en el mismo año en el que apareció el trastorno, sin aplazar para más tarde este procedimiento (Bruffaerts, Bonnewyn & Demyttenaere, 2008). Todos los demás no han recurrido a ninguna ayuda o sólo lo han hecho años más tarde. En pocas palabras, a veces tratar la depresión parece ser algo más fácil de decir que de poner en práctica.

Nosotros podemos ayudarle a dar ese paso que le llevará hacia una terapia y a romper con el círculo vicioso de la depresión. Juntos, encontraremos la solución a su depresión. Juntos, estudiaremos la forma de poder superar la depresión.

Les ofrecemos a continuación las posibles formas de terapia para el tratamiento de la depresión con las ventajas e inconvenientes respectivos a cada una para ciertas formas de depresión.

¿Tratar la depresión? ¿Me puede ayudar un psiquiatra?

Puede sin duda recurrir a un psiquiatra si piensa que puede estar sufriendo una depresión. De hecho, es la única persona autorizada y capaz de establecer un diagnóstico. Si usted está buscando un diagnóstico, recurrir a un psiquiatra es una buena opción. Por otra parte, un psiquiatra ha tenido una formación esencialmente médica. Por esta misma razón, muchos psiquiatras optan preferentemente por una terapia con tratamiento de medicamentos y puede eventualmente encomendar la psicoterapia. Aunque el psiquiatra también haya seguido una formación en terapia, usted tendrá que acudir entonces a otro lugar para obtener una ayuda psicológica.

Algunos tipos de depresión son tratadas con éxito gracias al hecho de recurrir a la medicación. En el caso de ciertas formas específicas de depresión, este proceso puede tardar más tiempo que para otras depresiones. Si la causa de su depresión se basa principalmente en causas genéticas y físicas, es prácticamente imposible plantearse una terapia son medicación. Cuando se trata de formas físicas y genéticas de depresión, una terapia sin medicación es prácticamente ineficaz.

¿Antidepresivos? ¿Cuáles son los posibles antidepresivos en el tratamiento de la depresión?

Los psiquiatras están pues capacitados para prescribir antidepresivos.

En el tratamiento de la depresión, existen diferentes clases posibles de antidepresivos que pueden servirles de ayuda. ¿Qué tipo de antidepresivo debe usted tomar en función del tipo de depresión que padece y cómo estos antidepresivos interactúan con otras formas de terapia?

Para daros una perspectiva general de las clases de antidepresivos disponibles en el mercado, podrá encontrar a continuación los nombres de estos antidepresivos y hasta qué dosis pueden ser recetados.

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)

Nombre Dosis
Citalopram Hasta 40 mg al día en una dosis
Escitalopram Hasta 20 mg al día en una dosis
Fluoxetina Hasta 60 mg al día en una dosis
Fluvoxamina Hasta 40 mg al día en una o varias dosis
Paroxetina Hasta 50 mg al día en una dosis
Sertralina Hasta 200 mg al día en una dosis

Inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina (SNRI)

Nombre Dosis
Reboxetina Hasta 10 mg al día en dos dosis

Antidepresivos triciclos (TCA)

Nombre Dosis
Amitriptilina Hasta 150 mg al día en 3 dosis
Clomipramina Hasta 150 mg al día en 2 o 3 dosis
Dosulepina Hasta 150 mg al día de 1 a 3 dosis
Doxepina Hasta 150 mg al día en 1 o varias dosis
Imipramina Hasta 200 mg al día en 3 dosis
Maprotilina Hasta 150 mg al día en 1 o varias dosis
Nortriptilina Hasta 150 mg al día en 3 o 3 dosis ; en las personas mayores, hasta 50 mg al día 

Inhibidores de las recaptación de la serotonina y de la noradrenalina no selectivos (SNRI)

Nombre Dosis
Duloxetina Hasta 60 mg al día en 1 dosis
Venlafaxina Hasta 225 mg al día en 1 dosis

Inhibidores de la recaptación de la dopamina y de la noredralina no selectivos (SNRI)

Nombre Dosis
Bupropion Hasta 3000 mg al día en 1 dosis

¿Tratar la depresión? ¿Me puede ayudar un psicólogo o psicoterapeuta?

Un psicólogo o psicoterapeuta puede ayudarle en el tratamiento de la depresión. No puede establecer un diagnóstico pero sin embargo puede, en función de los síntomas, elegir un tratamiento terapéutico adaptado. Algunas formas de terapia que se suelen aplicar en caso de depresión son versiones de la terapia del comportamiento cognitivo (o terapia cognitivo-conductual TCC). Esta terapia le va a permitir reestructurar, modificar los pensamientos que giran entorno a la depresión para poder hacer sitio para los pensamientos que van a servir a ayudarle.

Un tratamiento con un psicólogo o psicoterapeuta es muy eficaz cuando se trata de causas psicológicas y de ciertas causas físicas. La investigación demuestra que la psicoterapia es una forma sumamente efectiva de terapia cuando se trata de depresión grave y es a la vez una buena terapia complementaria para las formas genéticas de depresión tratadas con medicación.

¿Tratar la depresión? ¿Puede ayudarme un programa de autoayuda en línea?

A menudo la gente cree que una conversación empática con un médico o un terapeuta es la única manera de poder salir de la depresión. Es lo que todos hemos creído también durante mucho tiempo en los círculos científicos, teniendo en cuenta que todos los estudios se llevaron a cabo para poner en relieve la función de la empatía en la terapia. Nuevos estudios, en particular los del investigador Americano Scott Miller, vienen a demostrar que la empatía está sobre todo presente para conseguir que el cliente se ‘implique’. De esta manera, el cliente deja ver claramente que está deseando cambiar algo de la situación.

Tan pronto como se toma la decisión de poner en marcha una terapia, el cliente tiene que estar orientado y asesorado con la ayuda de las preguntas correctas. El que este asesoramiento y orientación los proporcione un ordenador o una persona no es lo más importante. Los resultados ponen de manifiesto que el estado depresivo disminuye hasta un 50 % a lo largo de las tres primeras semanas cuando se está siguiendo el programa ‘Mis15Minutos.com’.

Nos hemos basado en las técnicas terapéuticas para desarrollar el programa de autoayuda en línea ‘’Mis15Minutos.com’. Este programa parte de las técnicas cognitivas y orientadas a las soluciones para convertir los hábitos no deseados cuando hay una depresión, estrés o burnout en nuevos hábitos que estimulan la alegría de vivir. El programa y la autoprueba gratuita no pueden establecer un diagnóstico. El programa es mucho más accesible que algunas otras formas de psicoterapia para así poder dar también la oportunidad de un tratamiento a las personas con formas de depresión leves a medias a las que les es más difícil dar el paso para decidirse por una terapia. Con el fin de poder trabajar más rápidamente hacia su curación, puede recurrir a nuestro programa en línea. Según las estadísticas provisionales, existen algunas pruebas de que se tarde tanto en sentirse un 50 % mejor con la ayuda del programa que en buscar un psicólogo y programar una cita.

Este programa no tiene como objetivo el sustituir la psicoterapia actual sino más bien ofrecer una alternativa y un eventual complemento a la psicoterapia actual. Por lo tanto puede también seguir el programa en combinación con una psicoterapia o un tratamiento instruido por un psiquiatra para de esta manera poder seguir trabajando cada día en su progresión. Si está siguiendo más de una forma de terapia, mencione lo al psiquiatra, médico, psicólogo o psicoterapeuta responsable de su caso de manera que pueda hacerse una idea completa de cuál es su tratamiento en el programa.

También puede invitar a algún pariente en el programa para que le sirva de apoyo. Les enseñamos cómo pueden ayudaros. Les ayudamos también a entender mejor por lo que está pasando. No obstante, no está obligado a invitarles. El programa sólo propone la opción de trabajar en su recuperación con los miembros de su familia.

Acérquese a descubrir cuál es su nivel de depresión con la ayuda de la prueba de depresión gratuita y dé entonces el paso hacia la terapia.

¿Tratar la depresión? ¡Haga la prueba de la depresión!

Podemos encontrar en el mercado diferentes pruebas de depresión posibles. ¿Quiere saber hasta qué punto está padeciendo ciertos síntomas de la depresión o hasta qué punto los síntomas de depresión tienen un impacto en su vida? Para conseguirlo puede hacer nuestro prueba de depresión. Este prueba está compuesto por una veintena de preguntas. Una vez pasado la prueba, el programa le conducirá directamente a una página en la que figuran sus resultados personales que le ayudarán a elaborar a establecer las siguientes etapas del tratamiento.