¿Burnout?

¿Burnout? ¿Agotado? ¿Derrotado? ¿Cansado? ¿Exhausto? ¿Al límite?

Estas sensaciones parecen ponerse de manifiesto cada vez con más frecuencia. Parece ser que el número de personas afectadas por el burnout no deja de ir cada vez más en aumento. Pero la conclusión que deberíamos sacar de todo esto es que ¿sólo las ‘personas frágiles’ pueden padecer burnout? En otros tiempos las personas también tenían que trabajar a la vez que tenían que ocuparse de las tareas domésticas. ¿Acaso ahora nos hemos vuelto más ‘frágiles’?

Nuestra sociedad moderna no se ha vuelto ‘más frágil’ y además la manifestación del burnout no tiene nada que ver con las ‘personas frágiles’ sino todo lo contrario. Por lo general, la gente sabe que el burnout está vinculado al sentimiento de haber rendido más de la cuenta. La sensación de no poder dar más de sí tras una etapa larga de haberlo dado todo en el trabajo. Sin embargo, muchas personas no saben exactamente qué conlleva el burnout. Si crees que estás sufriendo burnout, sin lugar a dudas sería conveniente que leas este artículo, ya que la clave para la solución al burnout está en conocer el burnout.

¿Qué es el burnout?

Un burnout es un trastorno mental a consecuencia del cual te encuentras totalmente agotado. Ya no puedes dar más de ti mismo y con frecuencia estás emocionalmente extremadamente sensible. Tú puedes darte cuenta de que éste es un tema que afecta a todo en tu vida, sin embargo la gran mayoría de la gente apenas pueden identificar la enfermedad, o distinguir dónde radica el problema, incluso después de un diagnóstico.

Con frecuencia el burnout aparece dentro de un contexto profesional y se aplica por lo general a las personas que son perfeccionistas o extremadamente responsables y comprometidas. Lo cierto es que con frecuencia ellos mismos tienen tendencia a poner el listón demasiado alto con todo lo que hacen y a presionarse demasiado. Cuando eres así, es probable que al cabo de cierto tiempo le hayas exigido demasiado tanto a tu mente como a tu cuerpo. Por lo que si tienes burnout, podrás observar que incluso la tarea más insignificante puede exigirte demasiado. Para las personas que están acostumbradas a querer hacer siempre más que los demás, esto es algo que a menudo resulta muy difícil de aceptar.

Estas personas a menudo pueden observar como tanto su mente como su cuerpo han sido llevados al límite de sus fuerzas. Por lo general suele estar en su naturaleza querer seguir haciendo más de la cuenta, pero ni su cuerpo ni su mente pueden ya seguir ese ritmo. De ahí que el burnout esté estrechamente vinculado a algunos de nuestros hábitos.

Pasa el test para saber si en tu caso se trata de un burnout con la ayuda del test de burnout gratuito.

¿Burnout: prevalencia del burnout?

Para poder ayudarte a entender mejor cómo y cuándo se produce el burnout, vamos a describir la frecuencia de manifestación del burnout.

En Bélgica, ya se han llevado a cabo diferentes estudios acerca de la prevalencia del burnout. En 2010, Dr. Philippe Hansez (Lieja), Dr. Philippe Mairiaux (de la universidad de Lieja) y Dr. & Prof. Lutgart Braeckman (de la universidad de Gante) han estudiado la prevalencia del burnout entre la población belga en activo. Los resultados que obtuvieron son los siguientes:

  • El burnout se manifiesta tanto entre los hombres como entre las mujeres. Sin embargo, determinadas características y/o factores que entran en juego parecen manifestarse con más frecuencia entre las mujeres que entre los hombres.
  • Se ha determinado que el 0,8 % de la población belga ha sido diagnosticada con burnout.

Además de estas cifras de prevalencia en Bélgica, otros países ya han desarrollado también diversos estudios al respecto. De este modo, los doctores SA Santen, DB Holt, JD Kemp y RR Hemphill en un estudio llevado a cabo en 2010 han analizado la prevalencia del burnout entre los estudiantes de medicina. Pudieron determinar que del 21 al 23 % de los estudiantes desde el primer año hasta el cuarto año de carrera de medicina podían ser diagnosticados con un burnout. Entre los médicos y las enfermeras también se pudo determinar un alto índice de prevalencia del burnout (Grunfeld y al. 2000 – El desgaste profesional del médico):

  • el 53 % de los médicos presentaban un aumento del nivel de agotamiento emocional
  • el 41 % de los médicos presentaban un aumento del nivel general de estrés.

El burnout puede llegar a manifestarse en cualquier cultura del mundo. Sin embargo, no en todas las culturas se es consciente de que los síntomas del burnout están vinculados a algún trastorno mental. Por otra parte, con frecuencia nos resulta muy difícil hacer público el burnout. A menudo el tabú sigue imperando en nuestra sociedad. Si sientes que la gente no te comprende o tienes la sensación de estar solo frente al problema, tienes que saber que en el mundo entero existen personas que también están sufriendo burnout. No eres ni raro ni débil.

Burnout: ¿Consecuencias del alto índice de prevalencia?

Si eres víctima de un burnout en el trabajo, esto puede llegar a tener graves consecuencias tanto par ti mismo como para tu jefe. No es necesario recalcar que el camino para combatir y resolver el burnout va a ser largo. Los síntomas del burnout puede ejercer una influencia negativa importante. Por lo tanto, si padeces un burnout, es probable que estés muy perjudicado. Esto también puede acarrear consecuencias negativas para tu jefe. Un empleado que sufre burnout supone un gasto añadido importante tanto para el gobierno como para la empresa que lo contrata, la cual con frecuencia deberá adoptar nuevas medidas para garantizar que otros empleados puedan retomar tu carga de trabajo. El burnout puede repercutir de forma muy negativa en nuestra sociedad contemporánea (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). En resumen, el burnout puede ejercer una fuerte influencia en tu vida así como en tu rendimiento en las actividades cotidianas. Por lo tanto es necesario buscar un tratamiento adaptado con el objetivo de evitar a toda costa cualquier riesgo de una recaída y un nuevo burnout.

Evalúa si estás sufriendo determinados síntomas de burnout con la ayuda del test de burnout gratuito.

¿Cómo se manifiesta el burnout?

Existen diferentes tipos de causas de burnout. Dichas causas pueden incluso variar de una persona a otra. Para ayudarte en la búsqueda de las posibles causas de tu burnout, te detallamos a continuación las causas más frecuentes de burnout.

Inestabilidad en el trabajo

Muchas personas, sobre todo las que tienen una alta cualificación profesional, se identifican con su trabajo o con su empresa (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). Esto puede llegar hasta tal extremo que se identifican tanto con los éxitos como con los fracasos de la empresa. Cuando se trata de un fracaso, esto puede llegar a tener unas repercusiones graves sobre estas personas (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). Se van a encontrar en un estado que se asemeja mucho a la depresión. Por lo tanto este comportamiento de identificación tiene unas consecuencias graves.

También podemos reconocer un burnout cuando nos encontramos con un control inadecuado sobre la carga laboral, el hecho de sentirse frustrado y el sentimiento de haber perdido el significado de la vida (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). Fracasamos, estamos agotados y/o derrotados por el hecho de que nos imponemos unas exigencias y expectativas desmesuradas en cuestión de energía, de voluntad y de medios. Debido a que esta alteración requiere un esfuerzo suplementario, esta persona está agotada y se vuelve obstinada e inflexible (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). Mentalmente ya no le quedan fuerzas que poder dedicar a su trabajo. De ello se desprende un intento de aislamiento (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). Este aislamiento suele tener como objetivo poder reducir el estrés. Las relaciones interpersonales tanto con los compañeros de trabajo como con los clientes van a verse perjudicadas (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003).

La mayoría de las veces el burnout se presenta en el ámbito de la asistencia sanitaria. Las personas que llevan años trabajando muy duro o que no ponen ningún límite en ayudar a los demás tienen más probabilidades de acabar siendo víctimas de un burnout. Les puede ocurrir que de repente se den cuenta que su cuerpo ha llegado al límite de sus fuerzas. Seguramente esto sea el indicio de un síntoma de burnout.

Acontecimientos devastadores

Los sucesos traumatizantes o devastadores pueden acarrear como consecuencia el provocarte más estrés o hacerte sentir deprimido. Imagínate la pérdida de un ser querido, un divorcio… Estos sucesos pueden causar un terrible impacto sobre nuestro rendimiento en las actividades cotidianas. Pueden llegar a desorientarnos completamente. En este caso no estamos hablando de un impacto objetivo, sino de cómo nosotros percibimos esta situación.

Para que el burnout te esté esperando a la vuelta de la esquina, no siempre es imprescindible que exista un suceso devastador. Las mismas frustraciones cotidianas y reiterativas pueden también ser una causa. Imaginemos por ejemplo una situación en la que tus vecinos están haciendo mucho ruido, o tu pareja que se queja, o tu compañero de trabajo que te exaspera… una acumulación de todas estas frustraciones también puede desembocar en un burnout. Incluso en determinados casos más graves, una sola situación es suficiente para provocar un burnout.

Personalidad

Tu personalidad también puede jugar un papel muy importante. Va a influir sobre las posibles perspectivas que puedas tener de estas situaciones así como de qué forma te enfrentas a ellas. Por lo tanto cabe la posibilidad de que para una persona el estrés sea un desafío estimulante y sin embargo para otra sea la gota que colma el vaso.

Las personas con burnout suelen ser personas que se comprometen. Tanto en el ámbito laboral como en casa. Son capaces de asumir el fracaso de otro. Incluso pueden estar motivados ante la idea de solucionar ese fracaso. Por esta misma razón son muy exigentes consigo mismos y suelen poner el listón muy alto. Por esta misma razón, corren el riesgo de querer hacer más de la cuenta y de acabar al límite de sus fuerzas.

Para evitar el desarrollo de una depresión, puede servir de ayuda hablar de nuestros sentimientos, poder mantener los límites, pedir ayuda y mostrar una actitud optimista. Si te resulta difícil pedir ayuda y no eres el tipo de persona que habla de sus sentimientos, en breve vas a tener el sentimiento de que estás solo. Mientras que siendo varias personas en equipo llevar a cabo el trabajo resulta más fácil, siempre vas a querer hacer más de lo que está en tu mano para terminar tú el trabajo. Si además no eres capaz de decir que no a la carga de trabajo suplementaria y contemplas todo este trabajo con aversión, pronto todo esto se te va a acumular. Debido a que cada vez te resulta más difícil llevar a cabo tanta carga de trabajo, vas a generar estrés, y entonces es cuando el burnout te está esperando a la vuelta de la esquina.

Como ya hemos mencionado anteriormente, algunos empleados se identifican con su empresa así como a los posibles éxitos y fracasos de la empresa. Esta característica hace que estas personas sean más sensibles a sufrir un burnout. Este proceso está vinculado al lugar de control (‘locus of control’ – LC interno o externo).

Lugar de control

Las personas necesitan poder atribuir la culpa del comportamiento a una causa determinada. Basándonos en esta característica, podemos distinguir dos tipos de personas: las que poseen un lugar de control externo y las que tienen un lugar de control interno.

Las personas con un lugar de control externo echan la culpa de las situaciones al azar. Consideran que no tienen ningún control sobre ellas. Por ejemplo, una cita entre dos personas. Si no funciona, estas personas dirán que no podían haber hecho nada para cambiar la situación. Consideran que los factores del entorno son los causantes del fracaso. Ilustramos esto con un ejemplo. Tienes que colaborar con un compañero de trabajo para hacer una presentación. A pesar de la gran cantidad de esfuerzo que os va a exigir esta presentación, ninguno de los dos tiene mucho tiempo para prepararla. El día de la presentación, resulta ser un fiasco. El motivo que das para justificar el fracaso es que tu compañero no lo ha hecho todo lo bien que debería y que tu jefe te ha dado demasiado trabajo, por lo que tú no has podido trabajar en la presentación. Podemos deducir de este ejemplo que los motivos que das para justificar el fracaso son motivos que no tienen nada que ver contigo. Que no hay nada que hayas podido hacer para cambiar estas circunstancias. De esta forma, estas personas se identifican menos con los fracasos, por lo que en consecuencia también van disminuir las probabilidades de que puedan sufrir un burnout. No obstante hay que tener en cuenta que este tipo de personas sufren más estrés por culpa de su sensación de falta de control (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003).

Sin embargo las personas que tienen un lugar de control interno harían frente a esta situación de manera distinta. En caso de problema, las personas con un lugar de control interno se atribuyen ellos mismos el fracaso. Consideran que ellos son la causa del fracaso. Para volver a utilizar ejemplo anterior, las personas con un lugar de control interno atribuirían la causa del fracaso a su propia incompetencia o estupidez. Por lo que el impacto de este fracaso sobre esta misma persona sería mucho más grave que en los demás. No obstante es importante recalcar que este tipo de personas sufren menos estrés debido a su sensación de control (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003).

Puedes determinar en qué medida tu burnout ha aumentado en estos momentos con la ayuda del test de burnout gratuito.

¿Cuáles son los tipos de burnout existentes?

Hemos descrito diferentes causas de burnout. Todas las personas con burnout no reaccionan de la misma manera frente a las mismas causas. De modo que existen diferentes tipos de personas con burnout. No todas estas personas cometen el mismo error de juicio. Los estudios realizados distinguen 3 tipos de personas con respecto a cómo afrontan la causa.

El primer tipo se conoce por el trabajador comprometido (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). Éste tipo es de los que trabajan demasiado. Esta persona sufriendo burnout no es capaz de decir que no cuando se le pide que haga algo. Incluso cuando está desbordado de trabajo no quiere decir que no a los demás y sigue aceptando más carga de trabajo. Estas personas con burnout van a ir por encima de sus propios límites y esto les va a conducir progresivamente al agotamiento o al burnout.

El segundo tipo se conoce por el empleado ‘demasiado involucrado’ (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). Este tipo de persona se involucra tan drásticamente en su trabajo que llega a considerar su vida fuera de su ámbito laboral insatisfactoria. La persona que sufre este tipo de burnout quiere complacer siempre a todo el mundo. Es fiel al tipo de educación de las generaciones de hace años por lo que dice que sí a todo. A partir de un determinado momento, esta persona va a observar que no va a ser capaz de cumplir con todas sus promesas. En muchos casos esto va a empezar a ir de mal en peor.

El tercer tipo se conoce por el empleado autoritario (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). Este tipo de persona considera que nadie más puede hacer su trabajo tan bien como lo haría él (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis et Kaprinis, 2003). También se conocen este tipo de personas con burnout por unos perfeccionistas. Estas personas con burnout han aprendido que siempre se tienen que hacer las cosas lo mejor posible. Tienen tendencia a buscar la perfección. Con frecuencia han aprendido a aplicar este principio mucho más lejos que sólo a determinados contextos. En determinadas situaciones, esto puede ser algo valioso; pero en muchas otras ocasiones en la vida, el perfeccionismo puede ser un impedimento para poder vivir y trabajar feliz. Debido a que uno exige demasiado de sí mismo, en cierta medida, nos vamos a consumir. Siempre vamos a pensar que podríamos haberlo hecho mejor.

¿Quieres saber con qué tipo de síntomas de burnout debes enfrentarte? Entonces pasa aquí mismo el test de burnout gratuito.

¿Cuál es la diferencia entre la depresión y el estrés?

De acuerdo con el DSM-IV, manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (de EEUU – Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), el burnout no se podría considerar como una enfermedad por sí misma. Aún sigue manteniendo un estrecho vínculo con la depresión. Pero según la opinión general del gremio de psiquiatras, el burnout representa ciertamente algo específico. Ellos lo definen como una situación de agotamiento extremo según el cual una persona lleva demasiado tiempo reaccionando de una forma fundamentalmente contraria a su propia naturaleza.

¿Diferencia entre la depresión y el burnout?

Los síntomas del burnout equivalen en gran medida a los síntomas de la depresión. En ambos casos, se pueden sufrir trastornos de memoria, estamos agotados, se padecen trastornos del sueño, uno ya no se encuentra a sí mismo… (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). No obstante hay que hacer una distinción (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). Para poder hablar de depresión, ciertos pensamientos tienen que ejercer una influencia sobre diferentes aspectos de la vida cotidiana, como lo son el trabajo, las relaciones sociales, la aficiones … El burnout es un problema que se produce a consecuencia de una sobrecarga de trabajo. En sus últimas fases, el burnout puede afectar también a otros ámbitos de la vida, pero en gran medida se limita al trabajo. (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). Sólo los casos más graves de burnout implican también la depresión (Iacovides, Fountoulakis, Kaprinis y Kaprinis, 2003). La depresión es por lo tanto un concepto más serio y más amplio. También resulta difícil decir en qué consiste exactamente una depresión, mientras que se sabe que un burnout se produce a consecuencia de una sobrecarga de trabajo.

¿Diferencia entre el estrés y el burnout?

El estrés y el burnout también están estrechamente vinculados. Sin embargo podemos entender esto como una relación de causa a efecto. Al contrario que el burnout, el estrés por sí mismo no es un trastorno. El estrés aumenta el riesgo del burnout y, en determinados casos, va a dar lugar a un burnout. Debido a que estamos cansados y agotados, el riesgo de estrés a su vez puede aumentar. Por lo tanto, podemos observar que el estrés puede conducir al burnout y que el burnout puede provocar más estrés. No obstante el estrés no es el único síntoma de un burnout. El burnout no se limita sólo al hecho de estar sufriendo estrés. Por esta misma razón, el burnout puede ser considerado como un tipo más grave y más amplio de estrés.

Además, si estás sufriendo estrés de forma permanente, puedes llegar a caer en un círculo vicioso. A medida que tu estrés va en aumento, corres más riesgo de sufrir determinados síntomas del burnout. Debido a que te puede llegar a resultar extraño sufrirlos, más adelante estos síntomas de burnout pueden provocar más estrés. Por dar un ejemplo, no es normal padecer trastornos de la memoria con 30 años. A consecuencia del estrés, puedes llegar a desarrollar nuevos síntomas de burnout y por lo tanto a aumentar los riesgos de burnout.

No obstante, el estrés y el burnout no siempre tienen los mismos síntomas ni efectos. A continuación te mostramos una comparación entre los principales síntomas del estrés y del burnout.

Estrés Burnout
Implicarse en exceso Implicación escasa o nula
Las emociones se intensifican Disminución de las emociones
Hiperactividad como consecuencia Provoca el sentimiento de impotencia
Sentimiento de una baja energía Sentimiento de una falta de motivación y de falta de ilusión
Ansiedad como posible efecto Depresión como posible efecto
Los efectos son físicos Los efectos son emocionales
Puede provocar una muerte prematura Puede provocar la desesperación

Pasa aquí nuestro test de burnout gratuito para evaluar tus síntomas de burnout.

¿Cuáles son los síntomas de burnout?

Se puede reconocer el burnout por determinados síntomas de burnout específicos. Estos síntomas del burnout se asemejan mucho a los síntomas de la depresión así como a los síntomas del estrés. Con el objetivo de aprender a distinguir lo suficientemente pronto los síntomas del burnout, te describimos a continuación los síntomas de burnout. Hemos repartido los síntomas del burnout en 3 categorías: síntomas físicos, síntomas psíquicos y síntomas del comportamiento o conducta.

Síntomas físicos del burnout

  • Cansancio: si estás sufriendo burnout, estás permanentemente cansado. A pesar de que descanses, vas a seguir sintiéndote cansado. Este cansancio es consecuencia del hecho de que has estado demasiado tiempo sometiéndote a una presión excesiva. Tanto tu cuerpo como tu mente parecen estar en un estado permanente de cansancio.
  • Insomnio: El estrés que experimentas cuando estás sufriendo burnout puede dar lugar a que tengas dificultades para dormir o para conciliar el sueño. Las preocupaciones pueden tener como consecuencia el que no puedas conciliar el sueño, y esto sólo va a conseguir que tu cansancio vaya en aumento.
  • Dolor físico: el estrés y el cansancio también pueden provocar al cabo de cierto tiempo la aparición del dolor físico. De esta forma a menudo escuchamos a las personas que sufren burnout quejarse de dolores de cabeza o musculares. Al estar, a consecuencia de la reacción al estrés, constantemente exigiéndole demasiado a tus músculos como a todo tu cuerpo, esto puede llegar a provocar dolores tanto en los músculos como en el resto de tu organismo.
  • Trastornos digestivos y disminución del apetito: debido al estrés que sufres vas a comer menos. El estrés también puede provocar que ahora tengas dificultades para hacer una buena digestión cuando antes no era así, de ahí que puedan aparecer ciertos dolores de estómago e intestinales.
  • Debilitación del sistema inmunitario: el estrés también puede tener como consecuencia una mayor vulnerabilidad a las enfermedades.
  • Palpitaciones y otros síntomas del estrés: el estrés es el origen del burnout, motivo por el cual cuando se trata de burnout también van a hacer su aparición diferentes síntomas del estrés. De esta forma, no es extraño sufrir palpitaciones, una tensión arterial en aumento, e incluso problemas cardíacos.

Síntomas psíquicos del burnout

  • Sentimiento de estar exhausto: la tensión y el agotamiento constante pueden acarrear como consecuencia el que con el tiempo te sientas exhausto. Además son muchas las probabilidades de que no puedas dormir bien, y esto no va a hacer más que agravar tu sentimiento de estar exhausto.
  • Problemas de concentración: Si sufres estrés de forma duradera, esto va a provocar un aumento de la producción de cortisol, la hormona del estrés. Esta hormona del estrés va a atacar las neuronas que son las responsables de la concentración y de la memoria, de ahí que surjan determinados problemas en estas dos actividades.
  • Gran falta de autoestima: Debido a que por culpa del aumento de tu nivel de estrés empiezas a cometer cada vez más errores, y que estos errores hagan que te sientas mal, son muchas las probabilidades de que cada vez tengas más falta de autoestima. En particular, como antes no solías cometer estos errores, cada vez con más frecuencia van a surgir más pensamientos negativos en tu mente.
  • Sentimiento de constante irascibilidad: Una vez que has pasado por una situación de estrés´ya no puedes estar tranquilo. Todo parece ser demasiado. No consigues encontrar ningún descanso y ya no sabes qué hacer.
  • Estado depresivo y ansiedad: el burnout también puede provocar la depresión y la ansiedad. Debido a que cada vez te sientes peor, es probable que empieces a desarrollar ciertos síntomas de la depresión. Por el hecho de estar constantemente preocupado y que tu rendimiento y tus resultados con cada vez peores, es probable que empieces a reaccionar cada vez con más ansiedad frente a determinadas situaciones ya que además no sabes como evitarlas.

Síntomas del comportamiento o conducta del burnout

  • Llevar a cabo menos cosas y cometer más errores: tal y como ya hemos mencionado anteriormente, debido a que tu memoria y tu concentración están consumidas por el estrés, vas a cometer más errores. Esto a su vez no va a tener ningún efecto positivo en tu auto estima, y esto a su vez va a provocar que cometas más errores.
  • Consumo de ciertas sustancias: Debido a que no es nada fácil tener que hacer frente de repente a tanto estrés así como a sus repercusiones, determinadas personas pueden decidir empezar a consumir diferentes sustancias para luchar contra el estrés y sus repercusiones. Con frecuencia podemos observar cómo algunas personas se empiezan a fumar o fuman cada vez más, esperando que esto les ayude a controlar su estrés.
  • Autoaislamiento: AI igual que sucede en caso de depresión, en situación de burnout también puedes empezar a aislarte del resto. Tienes la sensación de que ya ni siquiera eres capaz de ponerte en contacto con otros o intuyes que los demás van a seguir pidiéndote cosas y que no vas a ser capaz de decir que no. Además, tu irascibilidad también puede tener un efecto negativo en tus relaciones con los demás y dar lugar a sentimientos depresivos.

¿Te gustaría evaluar tus propios síntomas de burnout? Pasa nuestro test de burnout gratuita.

¿Diagnóstico de burnout? ¿En qué consiste un diagnóstico de burnout?

No es fácil que te digan de repente que sufres un diagnóstico de burnout. Tú ya sabías que algo no iba bien, pero a pesar de todo, el resultado te sorprende. Desde hacía ya algún tiempo habías notado que no eras tú mismo y, en muchos casos, podrás observar que estás perdiendo la paciencia. Querías intentar romper ese círculo vicioso, pero ahora que has escuchado cómo te establecen el diagnóstico de burnout, ya no sabes muy bien por dónde empezar.

Esto es una reacción normal. Aunque en la sociedad actual cada vez se habla más del burnout, todavía no todos los círculos están abiertos a la idea del burnout. Con frecuencia se piensa que ya no se puede hacer gran cosa al respecto.

Tu médico es quien establece un diagnóstico de burnout. En cuanto se te ha detectado un diagnóstico de burnout, en muchos de los casos va a ser preciso empezar a buscar una solución para este burnout. Los síntomas del burnout no van a desaparecer por arte de magia. Es imprescindible hacerles frente con rapidez.

Si hace tiempo que no has acudido a tu médico y sin embargo te gustaría saber si en tu caso se trata de un burnout, puedes informarte a continuación sobre los criterios de un diagnóstico de burnout. Basándote en estos criterios no vas a poder establecer tú mismo un diagnóstico de burnout, sin embargo estos criterios pueden ofrecerte una perspectiva de lo que te está ocurriendo.

¿Cuáles son los criterios de un diagnóstico de burnout?

Tal y como hemos mencionado anteriormente en este artículo, según establece el DMS, no se reconoce el burnout como una enfermedad mental específica. No obstante se ha llevado a cabo un estudio sobre el proceso del burnout para poder definir algunos criterios (Verschuren y al, 2011). Este estudio plantea los siguientes criterios necesarios para poder hablar de la existencia de un burnout:

  1. Sobrecarga de trabajo.
  2. Que los problemas hayan aparecido hace más de 6 meses.
  3. El cansancio y un sentimiento de agotamiento extremo dominen tu vida.

Por lo que tanto el primer criterio consiste en que se debe tratar de una sobrecarga de trabajo. Con el objetivo de poder servirte de apoyo de la mejor forma posible en el descubrimiento de los síntomas así como de un diagnóstico de burnout, te enumeramos a continuación los criterios para la sobrecarga de trabajo (Verschuren y al., 2011).

A. Para poder establecer que se trata de una sobrecarga de trabajo (surmenage), es imprescindible que al menos se confirme la existencia de 3 de los síntomas citados a continuación:

  • Fatiga
  • Trastornos del sueño: problemas para dormir y para conciliar el sueño
  • Estar irascible
  • Tener problemas para soportar el ruido y el bullicio
  • Emociones inestables
  • Estar siempre preocupado
  • Experimentar un sentimiento de estrés
  • Trastornos de la concentración y problemas de memoria

B. A consecuencia del estrés y de la presión que estás padeciendo, vas a experimentar un sentimiento de pérdida de control y de impotencia. La pérdida de control y la impotencia son una reacción a un nivel de estrés demasiado alto en tu vida cotidiana.

C. El estrés y sus efectos te están causando un sufrimiento considerable tanto en el ámbito laboral como en tu vida social.

D. La desesperación, la pérdida de control y el sufrimiento considerables no pueden ser causados exclusivamente por un trastorno psiquiátrico.
¿Quieres evaluar tus propios síntomas de burnout? Pasa de forma gratuita tu test de burnout en línea gratuito.

¿Un tratamiento para el burnout? ¿Cómo puedo hacer frente a mi burnout?

Un burnout se manifiesta cuando tu carga de trabajo rebasa tus capacidades. Son los malos hábitos que acabas adquiriendo para reducir el estrés lo que lo provocan. Entonces es cuando empiezas a reaccionar con frecuencia al estrés dando lugar a su vez a más estrés. Por ejemplo, si te gusta que todo esté perfectamente bajo control y piensas que esto va a reducir tu estrés, debido a que no vas a tener tiempo de acabarlo todo a la perfección, cabe la posibilidad de que acabes encontrándote frente a una carga de trabajo excesiva. Esto a su vez puede llegar a generar más estrés.

¿Cuáles son las fases de un tratamiento para el burnout?

Existen diferentes técnicas terapéuticas y planteamientos para hacer frente a un burnout. Bastiaanssen y al. (2011) han separado, en el tratamiento del burnout, 3 fases que siempre se emplean en las terapias.

La primera fase del tratamiento de burnout tiene por objetivo el aportarte una mejor perspectiva sobre el mecanismo del burnout, para garantizar que puedas entenderte mejor a ti mismo así como a tu situación. Esta fase también se conoce por la ‘psicoeducación’. Te facilitamos la información necesaria sobre el burnout así como cuales pueden ser sus causas, con el objetivo de que en lo sucesivo puedas reconocer tu mismo el burnout.

Durante la secunda fase de un tratamiento de burnout, nos vamos a preocupar por tu situación personal así como por tus hábitos destructivos que aumentan los síntomas del estrés y del burnout. Posteriormente, el tratamiento te va a guiar por las capacidades de las que ya dispones, pero de las que quizás ya no seas consciente, con el fin de que participes enérgicamente en la reducción del estrés. De este modo, vas a aprender a reducir el estrés y a hacer frente de una manera saludable a las situaciones estresantes.

En el transcurso de la última fase, podrás aplicar enérgicamente las nuevas técnicas que has aprendido recientemente. Vas a poder llevar a cabo cada vez más cosas sin por ello sentirte derrotado. Si progresas de forma gradual en esta fase, vas a reducir los riesgos de recaída.

¿Quién puede ayudare a luchar contra el burnout?

Para luchar contra el burnout y los síntomas que se le asocian, puedes acudir a un psicólogo o un psiquiatra. Estos terapeutas van a ayudarte luchar contra el burnout paso a paso así como a recuperar tu dinamismo. Gracias al desarrollo de nueva tecnologías, también existen ahora otras formas de terapia, que han demostrado ser eficaces en la lucha contra el burnout.

‘Mis15Minutos.com’

El burnout se puede solucionar con el tratamiento adecuado. En el pasado, esto sólo era posible siguiendo una psicoterapia. Hoy en día, también tienes la oportunidad de ayudarte a ti mismo a salir de un burnout. Existen programas de autoayuda en línea. ‘Mis15Minutos.com’ propone un tratamiento al alcance de todo el mundo, y a la medida de cada persona. Vas a poder trabajar en ti mismo diariamente desde tu ordenador. ‘Mis15Minutos.com’ ha desarrollado un programa en función de los tres tipos de personas con burnout.

En el transcurso del programa de autoayuda en línea ‘Mis15Minutos.com’, enseñamos a los trabajadores comprometidos a practicar ejercicios para aprender a establecer sus limites. Primero van a aprender a volver a descubrir sus propios limites, ya que a menudo los han olvidado hace ya muchos años. Más adelante, le vamos a enseñar determinadas técnicas de comunicación que les van a ayudar a asegurarse de que se respeten esos limites. Enseñamos a los trabajadores ‘demasiado implicados’ a que descubran una perspectiva más selectiva acerca de los objetivos que deben ser alcanzados con carácter prioritario. Enseñamos al trabajador autoritario o persona con burnout perfeccionista a ceder algo de control para concentrarse más bien en sus prioridades.

El camino más corto hacia la curación de un burnout es tomando un descanso en coordinación con tu médico de cabecera y siguiendo el programa de autoayuda en línea ‘Mis15Minutos.com’. Este programa tiene una duración de 15 minutos cada día. En el transcurso de este cuarto de hora vas a aprender a observar bajo otra perspectiva tu conducta, tus pensamientos y tus hábitos. Vas a adoptar nuevas perspectivas sobre la manera en la que puedes organizar tu vida para obtener mejores resultados pero con menos esfuerzos. Este programa ha sido objeto de un estudio científico. Según determinan los resultados de este estudio, se observa que tras sólo un mes participando en el programa ‘Mis15Minutos.com’, el estrés que padecemos llega a reducirse hasta un 77 %.

¿Uso de fármacos durante el tratamiento del burnout?

Por lo general, para luchar contra el burnout no se suelen prescribir medicamentos. Lo que eventualmente sí puede ocurrir es que tu médico te prescriba algún tipo de somnífero para con el fin de reducir tus trastornos del sueño a corto plazo.
¿Quieres obtener más información sobre tu nivel de burnout y qué tratamiento te puede ayudar? ¡Pasa aquí mismo el test de burnout gratuito!

¿Evaluar el burnout? Evalúa aquí mismo tus síntomas de burnout.

Existen diferentes test de burnout disponibles que puedes completar para evaluar tus síntomas de burnout. Un test de burnout adecuado debe evaluar correctamente tus síntomas de burnout así como establecer correctamente un diagnóstico de burnout. Si estás buscando un test de burnout a través de Internet, puede darse el caso de que test defectuosos se filtren dentro de esta interpretación. Es por esto por lo que resulta imprescindible buscar un test de burnout acreditado, cuya eficacia haya sido supervisada y demostrada mediante un estudio científico. A continuación te mostramos algunos ejemplos de test de burnout acreditados:

  • El ‘Vierdimensionele Klachtenlijst (4DKL)‘, (Índice de dolencias en 4 dimensiones -donde una serie de preguntas analizan las dolencias o síntomas experimentados exclusivamente en los últimos 7 días). Desarrollado por el Dr. B. (Berend) Terluin, médico de cabecera en Almere (Países Bajos) y Jefe de Investigación en el departamento de Medicina General en el Instituto para la Investigación de la Salud y la Asistencia Sanitaria (EMGO) en la Universidad VU de Amsterdam.
  • La ‘Symptom Checklist-90′ (SCL-90) (Cuestionario de los 90 síntomas) Instrumento de cuantificación sintomática diseñado en la Universidad Johns Hopkins que permite evaluar una amplia gama de síntomas psicológicos y psicopatológicos, tanto en población clínica, como en población normal.
  • El ‘Brief Symptom Inventory’ (BSI) desarrollado por el Dr. F. Jaggi (Suiza).

El test de burnout del programa ‘Mis15Minutos.com’

Mis15Minutos.com’ emplea un test de burnout acreditado cuya eficacia ha sido demostrada por diferentes estudios científicos. Si estás buscando una evaluación correcta de tus síntomas de burnout, entonces no tienes más que pasar aquí mismo nuestro test de burnout gratuito. Se tarda aproximadamente unos cinco minutos en rellenar el test y tan pronto como lo hayas completado te mostrará inmediatamente tus resultados personales.