¿Alergia?

¿Sufres alergia? ¿Estornudas con frecuencia? ¿Tienes la nariz congestionada? ¿Te cuesta respirar?

¿Qué es la alergia?

Padecer alergia es una de las enfermedades más comunes que existen. Cada vez más gente padece algún tipo de alergia. En los Países-Bajos, 1 de cada 4 personas padece algún tipo de alergia. Piensa por ejemplo en la fiebre del heno o las alergias a los animales. Básicamente una alergia es una reacción exagerada de tu organismo a determinadas substancias que existen habitualmente en tu entorno. En situación normal tu organismo no necesitaría reaccionar de forma tan violenta. Se produce una especie de reacción desproporcionada a determinadas substancias, y esto es lo que provoca que seas alérgico a ellas. Las substancias que generan esta reacción se denominan alérgenos.  Los alérgenos más comunes son:

  • Animales
  • Polen
  • Determinados alimentos
  • Ácaros del polvo

¿Cuáles son los alérgenos?

Tal y como hemos mencionado anteriormente, una alergia es por tanto una reacción exagerada a determinadas sustancias de tu entorno, denominadas alérgenos. Esta reacción se manifiesta cuando estas sustancias se introducen en tu organismo o entran en contacto con el mismo, por ejemplo con la nariz o con los ojos. Podemos subdividir los alérgenos en las 6 categorias siguientes:

  1. Los neumoalérgenos, entre otros el polen
  2. El veneno de insectos, por ejemplo por una picadura de avispa
  3. Determinados alimentos, por ejemplo las nueces
  4. Determinados medicamentos, por ejemplo los antibióticos
  5. Las alergias profesionales, por ejemplo un agricultor que está frecuentemente en contacto con el trigo
  6. Los alérgenos transcutáneos, por ejemplo cuando unos pendientes contienen níquel.

Si el alérgeno se introduce en tu organismo o tú entras en contacto con este alérgeno, tu sistema de defensas reacciona y vas a manifestar una reacción alérgica. De esta forma, vas a tener los ojos hinchados cuando tus ojos entran en contacto con el polen; o las orejas inflamadas si te pones unos pendientes que contengan níquel.

¿Comorbilidad de los alérgenos? ¿Interacción de los alérgenos?

Existe una relación cruzada que hace que el cuerpo tenga dificultades en separar determinados elementos, los unos de los otros. De esta forma, es probable que tengas también una reacción alérgica, por ejemplo a las nueces, cuando realmente eres alérgico a otra cosa. Además, cuando eres alérgico, tu sistema inmunitario se va a ver debilitado y entonces va a dejar de funcionar con normalidad.

¿Cuáles son las reacciones alérgicas?

Existen diferentes formas de reaccionar a una alergia y estas pueden variar de una persona a otra. De esta forma, una persona que padece fiebre del heno puede empezar por moquear mientras que otra va a reaccionar con los ojos inflamados. La primera vez que vas a estar en contacto con un alérgeno, tu organismo no va a producir inmediatamente una reacción alérgica, pero por lo contrario sí va a producir anticuerpos. Incluso un bebé aún en el vientre de su madre puede entrar en contacto con los alérgenos, produciendo a su vez anticuerpos. Una reacción alérgica aparece sólo tras haber estado varias veces en contacto con los alérgenos. Los anticuerpos que se han producido en el primer contacto provocan esta reacción. Estos anticuerpos van a provocar una reacción más violenta de tu organismo al alérgeno.

¿Efectos de la alergia?

Hay indicios de que en todas partes del mundo las alergias son cada vez más frecuentes. Esto es cierto. Además, las alergias causan siempre problemas de salud. Podemos observar como la alergia afecta en gran medida sobre todo a los niños. Puede afectar hasta tal punto el rendimiento cotidiano que las tareas más sencillas se hacen difíciles. Además, cuando sufres alguna alergia de forma prolongada tu calidad de vida se va a ver perjudicada. Dormir, comer, estudiar/trabajar, se puede convertir a veces en algo muy complicado si se tiene algún tipo de alergia. Esto puede implicar unas consecuencias extremas como la ansiedad, el estrés y la depresión, e incluso dolores de estómago. También, en función de la frecuencia con la que se manifiestan determinados síntomas de una alergia, se puede restaurar la parte del organismo en la que están basados. 

¿Los diferentes tipos de alergias?

Además de los diferentes alérgenos, también existen diferentes tipos de alergias. Tal y como ya hemos mencionado anteriormente, dos personas que sufren el mismo tipo de alergia pueden reaccionar a esta alergia de manera distinta. A continuación hacemos referencia a las alergias más frecuentes, así como a las reacciones alérgicas más comunes según qué alergia.

¿Fiebre del heno o alergia al polen?

Se trata de la alergia más frecuente; se debe a unos anticuerpos que reaccionan al polen de las plantas, de los árboles o de las gramíneas. Por lo tanto, las personas que padecen la fiebre del heno manifiestan una reacción alérgica al polen producida por las plantas, los árboles o las gramíneas. Las partes del organismo que suelen verse más afectadas por la fiebre del heno son las siguientes:

  • Ojos
  • Nariz
  • Boca
  • Vías respiratorias
  • Garganta

Además de la afección de partes del organismo específicas, también entran en juego una serie de síntomas de la fiebre del heno. Para determinar que se trata de fiebre del heno, no tienen por qué manifestarse necesariamente todos los síntomas que detallamos a continuación:

  • Estornudos
  • Garganta seca
  • Tos frecuente
  • Picor en la nariz
  • Congestión nasal
  • Ojos irritados y llorosos
  • Sensación de embotamiento
  • Fatiga
  • Sensación febril
  • Picores cutáneos, sarpullido

Se han desarrollado diferentes tratamientos contra la fiebre del heno y otros tipos de alergias. De esta forma, existen diferentes fármacos que podemos tomar para hacer frente a los síntomas de la fiebre del heno. Además de estos medicamentos, también existen otras formas de luchar contra los síntomas de la fiebre del heno. Así, el programa en línea ‘Mis15Minutos.com’ te puede ayudar a reforzar tu sistema inmunitario así como a reducir las causas psicológicas de la fiebre del heno.

¿Alergia a los ácaros del polvo?

La reacción alérgica a los ácaros del polvo es debida a las deposiciones de estos ácaros. Estos insectos son unos minúsculos bichos a penas visibles a simple vista. Son blancos y pertenecen a una subclase de los arácnidos. Al margen de la reacción alérgica a sus deposiciones, los ácaros del polvo no suponen ningún peligro grave. Los ácaros del polvo prefieren los ambientes húmedos y sombríos a una temperatura cálida de aproximadamente 25º C. Se alimentan básicamente de escamas de la piel/caspa, razón por la que prefieren vivir entre sábanas y colchones. Si eres víctima de los ácaros, puedes llegar a manifestar los siguientes síntomas:

  • Dificultad respiratoria
  • Sentir el pecho oprimido al hacer la cama
  • Sensación de ahogo al vaciar la bolsa de la aspiradora
  • Estornudos repentinos
  • Despertarse repentinamente con la nariz tapada y moquear
  • Problemas oculares, ojos irritados y llorosos
  • Cansancio
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Eccema
  • Dolores de cabeza

¿Alergia a los animales?

Si sufres algún tipo de alergia a los animales, lo más probable es que seas alérgico a diferentes tipos de animales. Esto se debe al hecho de que todos los tipos de alergias a los animales tienen su origen en las escamas de piel, los pelos y las plumas de estos animales. Las alergias a los animales más frecuentes son a perros y gatos. Las alergias a las cobayas y a los conejos también son muy frecuentes. Si sufres algún tipo de alergia a los animales, se pueden manifestar los siguientes síntomas:

  • Ponerse a estornudar de repente y continuamente
  • Nariz congestionada
  • Moqueo
  • Ojos irritados y llorosos
  • Cansancio
  • Problemas en conciliar el sueño
  • Eccema
  • Dolores de cabeza

Si sufres algún tipo de alergia a los animales, la reacción alérgica se suele producir unos treinta minutos después de haber estado en contacto con el animal.

¿Alergia al veneno de insecto?

Puedes manifestar una reacción alérgica cuando un insecto, como por ejemplo una avispa, te pica e inyecta su veneno en tu organismo. Por regla general, esto suele causar una leve inflamación rojiza que puede escocer; y que, en la mayoría de los casos, desaparece pasados unos pocos días. Si eres alérgico al veneno de los insectos, lo más probable es que la primera vez que alguno te pique tu organismo no reaccione de forma violenta al veneno; sin embargo la vez siguiente esto puede provocar unos síntomas graves y hasta mortales. Pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Hinchazón y enrojecimiento en parte o en todo el cuerpo
  • Escozor/sarpullido en todo el cuerpo o en determinadas zonas
  • Inflamación de ojos, garganta, lengua y/o de los labios
  • Vértigos y dolores de cabeza
  • Trastornos estomacales (náuseas, vómitos, diarreas)
  • Disminución repentina de la presión arterial
  • Pulsaciones cardíacas irregulares o arritmias
  • Ataque al corazón
  • Desvanecimiento
  • Conmoción

En la mayoría de los casos, los síntomas que acabamos de describir aparecen un cuarto de hora después de la picadura. En algunos casos, estos síntomas también se pueden manifestar después de una hora.

¿Alergia alimentaria?

En el caso de una alergia alimentaria, se pueden presentar más o menos los mismos síntomas que los que se manifiestan cuando se trata de una alergia al veneno de los insectos. Por lo tanto, cuando se trata de una alergia alimentaria, nuestro organismo va a reaccionar de forma violenta a determinados alimentos. Los alimentos que con mayor frecuencia provocan una reacción alérgica son los siguientes:

  • Leche de vaca
  • Cacahuetes
  • Huevos de ave
  • Nueces y otros frutos secos
  • Pescado
  • Frutos con pepitas o hueso, por ejemplo las manzanas
  • Soja
  • Moluscos y crustáceos
  • Trigo

¡Asma?

En muchos casos el asma está vinculada a las alergias. En efecto, ambas afectan las vías respiratorias. Si padeces asma, tienes problemas para respirar. Además, las personas que sufren asma suelen tener una respiración sibilante y/o sienten una opresión en el pecho. Además, debido a que la cantidad de aire necesaria para llenar los pulmones es insuficiente, en la mayoría de los casos el asma provoca una sensación de asfixia. En algunos casos, los síntomas del asma pueden aparecer y desaparecer de forma repentina. Principalmente en la pubertad, el asma se puede agravar de forma repentina, y de la misma forma desaparecer. Esto no significa que el asma no pueda reaparecer de forma inesperada en un futuro.

¿Cuáles son las causas de una alergia?

No existe una causa de carácter general para la alergia. Las causas de la alergia pueden variar de una persona a otra. Además, a menudo ocurre que una serie de causas contribuyan de forma conjunta a la aparición de una alergia. La genética, la higiene, y el estilo de vida ejercen una influencia importante tanto en la aparición como en la persistencia de una alergia. A pesar de que conozcamos estos factores, no podemos saber con exactitud ni cómo ni cuándo contribuyen a la aparición de una alergia.

Genética

La genética juega un papel importante en la aparición de una alergia. Si un pariente sufre una determinada alergia, son muchas las probabilidades de que nosotros también suframos esta alergia. Además, podemos padecer una alergia desde la más tierna infancia. Este riesgo aumenta en la medida en que otros miembros de la familia padezcan esta misma alergia.

Estilo de vida e higiene

Debido a que en el mundo occidental cada vez tenemos unas condiciones de higiene mayores, la aparición de alergias es cada vez más frecuente. Cuando somos bebés, tenemos un sistema inmunitario inmaduro. Este sistema inmunitario se va construyendo a los largo de los años a medida que entramos en contacto con diferentes bacterias y otros microorganismos. Si un niño no está nunca en contacto con un cierto número de gérmenes, porque le hacemos crecer en un ambiente excesivamente limpio, las probabilidades de que su sistema inmunitario sea capaz de defenderse contra estos gérmenes disminuye.

¿Cómo tratar la alergia?

Teniendo en cuenta que una alergia puede afectar de manera considerable a nuestra vida cotidiana, es conveniente buscar un tratamiento para las alergias. Por lo tanto, el asma puede ser la consecuencia de un problema respiratorio prolongado causado a su vez por una alergia. Si una alergia se manifiesta exclusivamente durante los meses de verano, las probabilidades de que esta alergia tenga repercusiones perjudiciales son más reducidas, mientras que para una alergia que se manifiesta durante todo el año ocurre todo lo contrario. No obstante, una alergia que sólo se manifiesta en determinadas épocas del año también puede afectar considerablemente.

¿Medicamentos contra la alergia?

Para protegerte contra las alergias, existen todo tipo de remedios que un médico te puede recetar. Las gotas para los ojos, por ejemplo, pueden ayudar a las personas a las que se les hinchan los ojos. También existen medicamentos que reducen la producción de histamina. Nuestro organismo es el que produce la histamina cuando hemos entrado en contacto con los alérgenos y a su vez causa la gran mayoría de los síntomas de una alergia. Por lo tanto, los medicamentos sintomáticos te van a ayudar a bloquear la producción de histamina, y así a reducir los síntomas. También es posible que tengas que tomar simultáneamente estos diferentes remedios para poder reducir los síntomas. A tal efecto, solemos recurrir a una serie de medicamentos específicos para disminuir los síntomas que temporalmente te permitirán sufrir menos problemas. No obstante, estos síntomas reaparecerán una vez que hayas dejado de tomar la medicación/interrumpido la medicación.

¿Otros remedios contra la alergia?

Además de un tratamiento medicamentoso, existen otras técnicas para combatir la alergia. Por ejemplo, puedes seguir el programa en línea ‘Mis15Minutos.com’  con el fin de trabajar en los siguientes aspectos:

  1. Reforzar el sistema inmunitario
  2. Mejorar el nivel de tolerancia a la alergia, con objeto de ser menos sensible a los síntomas
  3. Poder reconocer las causas de la alergia, con el fin de poder controlarlas

‘Mis15Minutos.com’ te va a ayudar de distintas formas a trabajar sobre tu alergia. En primer lugar, trabajando tu estrés vas a poder modificar tu umbral de la alergia. Esto puede contribuir a que sufras menos crisis y/o menos síntomas alérgicos. Además, ‘Mis15Minutos.com’ te puede ayudar a aprender cómo reconocer las señales de advertencia que te avisan de una crisis. Gracias a ello, puedes atenuar los síntomas de la alergia. Como resultado, esto puede tener un efecto positivo sobre la incidencia de crisis alérgicas, sobre la frecuencia así como sobre la durabilidad de la crisis de alergia. Trabajando estos diferentes aspectos, también estarás trabajando la prevención de una recaída. Esto te va a ayudar a vivir de una manera más consciente, pudiendo así identificar a tiempo las señales de advertencia así como minimizar la alergia. ‘Mis15Minutos.com’ es un programa con base científica que te acompaña y orienta a diario desde tu casa con el fin de que trabajes los aspectos que hemos mencionado anteriormente. 

¿Test de alergia?

¿Te gustaría saber cuáles son las posibles causas de tu alergia? Entonces pasa aquí mismo el test de alergia gratuito.